USA: Un informe revela violaciones a las leyes laborales en los campos de Carolina del Norte

31 marzo, 2012

Imagen USA: Un informe revela violaciones a las leyes laborales en los campos de Carolina del Norte

Carolina del Norte incumple con las leyes que protegen la seguridad de los migrantes, reveló un nuevo reporte del Centro de Salud de los Trabajadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Wake Forest.

El informe, “Violaciones a los Reglamentos de Viviendas de los Campesinos Migrantes de Carolina del Norte”, investigó las condiciones habitacionales y la experiencia de esta fuerza laboral en sus residencias.

“En conclusión, debemos mejorar estas viviendas, tener más regulaciones, ejercer más presión para cumplimiento de las leyes existentes y más inspectores”, afirmó hoy a Efe el doctor Thomas Arcury, uno de los investigadores.

Según Arcury, se visitaron 226 campos y sólo en 183, localizados en 16 condados del este y la zona central del estado, se analizaron las condiciones habitacionales. Estas incluyeron el lugar donde duermen los campesinos -la mayoría migrantes de países como México y Centroamérica-, baños, cocinas, lavanderías, y otras áreas de la vivienda.

En cada campo estudiado, se encontró al menos una violación a los estándares establecidos por el Departamento de Trabajo de Carolina del Norte (NCDOL) a un rango de 4 a 22 irregularidades. Entre ellas infestaciones de cucarachas, roedores, inodoros y duchas inservibles, falta de ventilación y alarmas de incendios, agua potable contaminada, drenajes en mal funcionamiento, entre otros.

Carolina del Norte ocupa la sexta posición a nivel nacional en el número de trabajadores del campo migrantes con más de 150.000 por cada periodo de cosecha, de los cuales se estima que 130.000 son hispanos y un alto porcentaje indocumentados.

También este es el estado que emplea más campesinos temporales, que llegan a los campos con visas de trabajo H2A, especialmente de México, para sembrar y trabajar el tabaco, árboles de Navidad, camote, pepino, tomates, y chiles.

Sus jornadas son de hasta 12 horas, devengando salarios mínimos que rondan los 11.000 dólares al año, o 7,25 dólares por hora, con carencia de beneficios y especialmente malas condiciones de vivienda, como lo señaló el estudio universitario.

Cerca de 58.000 campesinos viven en casas que son provistas por los productores o por los líderes de las cuadrillas de trabajo, según estimados del NCDOL. Más de 1.200 campos están registrados con las autoridades estatales pero cálculos de varias organizaciones apuntan a que operan más de 4.000.

En 2009, sólo 55 campos fueron revisados por los 10 inspectores asignados por el NCDOL, la mayoría donde se encuentran los trabajadores con H2A, y ocurren la totalidad de las irregularidades. La agricultura genera anualmente a la economía estatal 10.000 millones de dólares, lo que representa el 22 % de los ingresos de Carolina del Norte, Clermont Fraser, del Centro de Justicia de Carolina del Norte, institución que pertenece a la Coalición de Defensa de los Trabajadores del Campo (FAN), que desde 2003 lucha por cambios legislativos que mejoren las condiciones de los migrantes, explicó a Efe que el estudio es el primero que logra examinar una cantidad significativa de los campos.

“Nos asombra lo que han hecho y sobre todo descubrir que luego de inspecciones de las autoridades del trabajo, todavía se encontraron violaciones a las leyes. Si ayudan las revisiones, pero es necesario más inspectores y penalidades más severas”, acotó Fraser.

Fraser enfatizó que por primera vez, el FAN tendrá una reunión la próxima semana con la comisionada del Departamento de Trabajo de Carolina del Norte, Cherie Berry, en la que discutirán los hallazgos del estudio y ofrecerán recomendaciones.

Según Fraser, en 2007 se lograron aprobar algunas medidas como exigir a las granjas que cada trabajador tenga un colchón para su cama, sin embargo, todavía requieren servicios básicos como espacio para cocina, baños privados, lavadoras de ropa, etc.

Una ley que incluía dichos aspectos y otras mejoras no ha podido ser aprobada en la Asamblea General. La Unidad Legal de Trabajadores Agrícolas de Carolina del Norte presentó el pasado mes de octubre una demanda al Departamento de Trabajo de EE.UU. contra la dependencia laboral estatal por no garantizar las condicionales de vivienda de los campesinos.

Una investigación de la máxima autoridad laboral del país arrojó que NCDOL se ha rehusado a cambiar las políticas que calculan las penalidades monetarias -un promedio de 512 dólares-, que se aplican a los granjeros cuando incurren en una falta, consideradas muy bajas.

Fuente: .laprensasa.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: