Ecuador: Sobre la destitución a faltones

10 abril, 2012

Imagen Ecuador: Sobre la destitucion a faltones

Por Ulbio Cárdenas S.

La opinión pública nacional, conoció el oficio mediante el cual Juan Arcos Tuitza, Gobernador de Morona Santiago y miembro del Buró Político de Alianza País, informaba al Presidente Correa que la mayoría de burócratas de libre nombramiento y remoción que cumplen funciones de dirección en dependencias oficiales de esta provincia no asistieron a la llamada Marcha Nacional “en defensa de la democracia”, convocada por el oficialismo, en respuesta a la Marcha Nacional por la Vida y la Dignidad de los Pueblos organizada por la CONAIE, el Frente Popular y otras organizaciones sociales. En dicho oficio, el Gobernador identificó a veinte y tres directores que no salieron a Quito el 22 de marzo, lo que para Arcos desdice del carácter “revolucionario” que deben tener los designados por el correísmo, argumento con el que pidió la destitución de los veinte y tres faltones que parece han caído en desgracia ante el Gobernador.

Un primer elemento que se desprende del incidente, es la serie de inconsistencias ideológicas que caracterizan al movimiento oficialista, cuya cabeza elabora orientaciones a ser aplicadas sin discusión por los mandos medios y las bases, que cumplen el rol de cajas parlantes que multiplican el eco de los discursos y las rabietas de las cadenas nacionales. La carencia de debate interno marca el tono antidemocrático de AP, que actúa sujeto exclusivamente al criterio personalista y autoritario de Correa, que dejó de lado el proyecto político inicial.

Un segundo elemento es la prueba plena aportada por el Gobernador, de que los actos de masas de AP no cuentan con la asistencia voluntaria, consiente y militante de la gente; sino que funciona en base a dádivas y al chantaje de mantenerse o irse del puesto, como queda claro en este caso; pues está pedida la separación de los revolucionarios falsetas. Se entiende entonces la incertidumbre de cientos de miles de servidores públicos sometidos a los ilegales contratos ocasionales sucesivos, quienes por necesidad de trabajo, tienen que afiliarse a AP, conquistar adeptos, participar obligadamente en los actos de masas; y, contribuir con una parte de su escuálido sueldo a financiar al movimiento gobiernista.

A nivel de simpatizantes, una inquietud cundió entre ciertos jóvenes que aún creen en la cacareada transparencia correísta, inquietud que se expresa en un comentario vertido en las redes sociales, que refiriéndose al pedido de Arcos preguntaba “Y ahora… Qué dirá el Presi…?”, dando a entender que esperaban un posible tirón de orejas al Gobernador. Y la respuesta no se hizo esperar, pues primero fue el Secretario de Comunicación quien aplaudió a Arcos; luego, el Presidente terminó dando razón al Gobernador, confirmando que se trata de una línea de acción política para someter bajo chantaje a la “militancia”; práctica típica de la vieja partidocracia de derecha, que con la “revolución ciudadana”, a pesar de la retórica en contrario está siendo reiterada, profundizada y refinada.

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: