Ecuador: La historia se repite

18 abril, 2012

Imagen Ecuador: La historia se repite

Bajaron de sus barcos, el hombre animal. Las cuatro patas escondían su identidad. No fueron muchos, pero fueron suficientes para cambiarnos el oro por espejos. Ahora bajan de sus carros, tampoco son muchos, pero aún siguen siendo suficientes para tomar el cobre, el oro y la plata.

Más de medio milenio ha pasado y aún regresan en busca de “El Dorado”, pero esta vez no son los hombres barbudos y colorados sino los rostros amarillos, con ojos rasgados que hoy representan el nuevo imperio, la China.

No importa quién en este siglo tome el papel de imperio. ¿España?, no podrá; ¿EE.UU?, quizás, o ¿China?: ésta lo hizo. El pasado 5 de marzo el Estado Ecuatoriano firmó el Contrato de Explotación Minera con la empresa Ecuacorriente. Las concesiones mineras “Mirador 1″ y “Mirador 2″ están en la provincia de Zamora Chinchipe, en el Cantón Pangui, y son el primer proyecto de minería a cielo abierto.

“Se habla de que la perforación en la Cordillera del Cóndor excavará de 1 hasta 2 kilómetros de diámetro, con 800 metros de profundidad, para extraer los minerales. La producción del cráter generará desechos sólidos que estiman ser 5 veces el cerro de El Panecillo de Quito. Esa tierra sale contaminada, porque de hecho es tierra sulfurosa, incluso si la empresa no utilizara químicos pesados, que sí lo va hacer, esa tierra tiene y sigue un proceso que la contamina inevitablemente”, expresa Edgar Isch, ex ministro del Ambiente.

A esto se suma la creación de las relaveras o piscinas de 250 hectáreas, equivalentes a 4 parques de La Carolina, en Quito, donde se prevé lavar los minerales para separarlos y obtener la concreción del cobre.

Las políticas extractivistas del Ecuador datan de la década de los 70, con el Boom petrolero, que se despliega durante la década de los 80, 90 y en la actualidad. Sin embargo, ¿la explotación de los recursos naturales logró un crecimiento económico para el Ecuador? No, no existe un país de los llamados ´subdesarrollados` que haya logrado cambiar su economía en base al extractivismo (…) Viven de la renta primaria de lo que dan a ese país”, manifiesta Isch.

Ante esta realidad, en septiembre del 2008, luego de la consulta popular, se publica la Constitución de la República del Ecuador que garantiza los derechos de la naturaleza, de las joyas ecológicas, de los recursos no renovables para vivir en armonía, en el Sumak Kausay.

“No obstante, el contrato es inconstitucional porque viola el Artículo 398, que se refiere a la consulta previa a las comunidades, y el Artículo 408 que plantea que el Estado participará en beneficio de aprovechamiento en un monto que no sea inferior al de la empresa”, expresa Klever Jiménez, asambleísta por Zamora Chinchipe. Existen varios elementos que exigen la inmediata nulidad del contrato, explica el legislador:

1. La falta de la Evaluación Económica del Yacimiento (EEY) por parte del Estado, es decir que no sabemos qué tipo de minerales existen en el lugar y en qué cantidad.

2. La firma con la empresa Ecuacorrientes, cuyos accionistas están o estuvieron domiciliados en paraísos fiscales -las islas Caimán. Esto se contradice con el Mandato 1973, donde se prohíbe la firma con empresas ubicadas en paraísos fiscales.

3. Que el Informe provisional de la Controlaría General del Estado no fue tomado en cuenta en el Informe de Impacto Ambiental.

4. La falta de aplicación del artículo 408, que expresa que el país no podrá recibir menos del 52% de los recursos minerales obtenidos. Esto como respuesta a la ausencia de EEY por parte del Estado o una entidad independiente, lo cual no permite saber qué no más se llevan y en qué cantidad, por consiguiente, no es posible saber si lo que declaran es o no lo que extrajeron.

Para Isch existe la EEY (realizada por la empresa Junior-canadiense Aurelians), pero de forma superficial, pues se basa en las reservas posibles, y lo posible puede ser todo.

Otro elemento importante es que no se consideró el índice de lluvias que tiene la zona, el cual es enorme y puede ocasionar un derrame de las piscinas de relave. En este sentido, Wiliam Sacher, hidrólogo y climatólogo, dice: “no hay suficientes datos hidrometeorológicos de la zona para diseñar las obras del proyecto de manera segura y prever los impactos al agua de manera adecuada”.

Los ríos que se encuentran aledaños son Quimi, Tundayme y Waywame. Estos ríos, junto con las fuentes de agua, serán contaminados por la minería, expresó Ramiro Bravo, habitante del cantón Pangui.

Por Mayra Caiza
Quincenario Informativo Opción

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: