Ecuador: Érase una vez…

19 abril, 2012

Imagen Ecuador: Erase una vez…

Allí en la Cordillera de los Andes, en la cadena montañosa, se escucha el crujir del Amazonas que espera los aguajes del Santiago, el cual se une con la cuenca del Zamora para dar la bienvenida a Quimi, Tundayme y Waywame, ríos que están allí cercanos. Allí donde está la Minería a cielo abierto. El pasado 5 de marzo, el Estado ecuatoriano firmó el Contrato de Explotación Minera con la empresa Ecuacorriente. El proyecto minero Mirador está en la provincia de Zamora Chinchipe, cantón Pangui. “La riqueza biológica de la Cordillera de El Cóndor se basa en albergar 16 tipos de ecosistemas, desde las tierras bajas de los bosques amazónicos hasta las formaciones vegetales en mesetas ubicadas en las altas montañas. Destacándose una alta concentración de especies de orquídeas y bromelias. Su bosque amazónico, en el área del río Santiago y sus afluentes (Coangos, Mayaik y Tsuis) presenta árboles que se yerguen entre 30 y 45 metros de altura. Existen más de 600 especies. Entre éstas se incluyen al menos 14 especies globalmente en vías de extinción y algunas especies cuya distribución se restringe a estas cordilleras, además incluye algunas especies que no habitan en otras áreas del país o cuya distribución en Ecuador es muy limitada, como son la

Pyrrhura picta y la Oxyruncus cristatus. Pero la riqueza ecológica que encierra al proyecto Mirador 1 y Mirador 2 será alterada por las fases de exploración y explotación presentes en la actividad minera. Para Gloria Chicaiza, coordinadora de la campaña de minería de la organización Acción Ecológica, los impactos ambientales ya iniciaron con la fase de exploración, pues se habla de huecos de aproximadamente 500 a 800 metros de profundidad, es decir que la emanación de los minerales está en contacto con la superficie. También la instalación de campamentos ha provocado la deforestación de vegetales en la zona. A ello se suma la instalación de operaciones que ha obligado la salida de la comunidad de San Marcos. También se observa que las aves están migrando… La entrada de maquinaria, el ruido, la vibración, los explosivos, la chancada del mineral son frutos de la exploración y más tarde de la explotación minera. “La minería a cielo abierto ha generado que en Perú tres ciudades sean declaradas por los organismos internacionales como ciudades invivibles. En Pasco se habla de que 50.000 personas deben salir del lugar porque ya no es posible vivir ahí. En Oroya, los niños están naciendo con plomo en la sangre, mientras que en los cantones mineros que eran cantones pobres en el Perú, hoy en muchos casos están catalogados como cantones muy pobres”, expresó Edgar Isch, ex ministro del Ambiente.

“En Ecuador no hemos visto lo peor en impactos ambientales, debido al proceso de resistencia permanente en las comunidades, como las de Junín, Íntag, Río Blanco. En este gobierno los impactos sociales se evidencian aún más, se puede hablar desde la ruptura del núcleo familiar y de la organización social hasta las convulsiones sociales, proceso de criminalización de opositores y entrada de paramilitares”, explicó Chicaiza. La resistencia del pueblo es uno de los caminos para conservar la vida, la diversidad natural. Para María Vetsabel Veintemilla Ordóñez, una mujer de cabellos blancos y arrugas acentuadas, salir desde Chunchubletza, cantón Pangui, en la Marcha por la Vida y el Agua, significa que todos están “unidos como una creciente de aguas

para que se vayan estas mineras extranjeras, que dejen nuestras aguas, montañas, flora, nuestros animales, dejen agua limpia. Nosotros somos mujeres luchadoras por nuestros hijos, nuestros nietos…”

Por otro lado, la fauna de la cordillera del Cóndor se encuentra amenazada. Para Raúl Brito, subgerente de Salud, Seguridad Ocupacional y Ambiental de Ecuacorriente (en diario El Universo), el compromiso es hacer un rescate representativo en el caso de especies comunes, y un rescate total en el caso de especies de animales amenazadas o en peligro; sin embargo, Chicaiza dice que, por ejemplo, existen anfibios en el Mirador, pero éstos son anfibios endémicos, es decir, que solo existen en este sitio y no pueden ser trasladados. Según expertos nacionales e internacionales, se han registrado un total de 11 especies de mamíferos ubicados en las categorías más importantes de amenaza (En Peligro Crítico, En Peligro y Vulnerable). Hay un total de seis especies que están catalogadas con amenaza de desaparecer y que habitan en la Cordillera del Cóndor, entre estas se encuentra la Pava barbada y el Perico pechiblanco, Vulnerable en el Ecuador y En Peligro Crítico a nivel mundial. Figuran también el mono araña (Ateles bezelbuth), el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), el mono nocturno (Aotus sp.), la nutria neotropical (Contra longicaudis), el jaguar (Pantera onca) y el mono maquisapa (Lontra lagotricha).

Toda esta diversidad de flora y fauna se encuentra ahora en manos de la empresa minera Ecuacorriente.

Por Mayra Caiza
Quincenario Informativo Opción

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: