Ecuador: Denuncia pública. El Telégrafo Me Ha Censurado

23 abril, 2012

Imagen Ecuador: Denuncia publica. El Telegrafo Me Ha Censurado

Desde el 30 de mayo de 2010, he escrito una columna de opinión en la sección editorial de diario El Telégrafo, publicada los domingos; sin embargo, el 15 de abril, el artículo de mi autoría titulado “TODOS SOMOS COMO LA HIERBA”, no fue publicado. Ante esta situación, de inmediato envié un mensaje por correo electrónico al director del diario Sr. Orlando Pérez, con copia a otras 4 personas a quienes regularmente se envían los artículos por disposición de aquel diario, preguntando cuándo lo publicarían, ya que creí había algún problema de espacio; al no recibir contestación alguna, el lunes 16 envié un nuevo mensaje similar, pero tampoco fue contestado; el martes17 hice lo mismo y el miércoles18 lo volví a hacer (adjuntando -esta vez- el nuevo artículo que debería aparecer en la edición del domingo 22 de abril), pero nunca hubo respuesta. Ante esto, el jueves 19 de abril, se me ocurrió enviar un mensaje por Facebook (por interno) al sitio del Sr. Orlando Pérez, recibiendo la siguiente respuesta:

“Como usted sabe, el diario tiene la potestad de publicar o no. No tenemos un registro de un compromiso de publicarlo siempre que nos lo manda, verdad? O si usted tiene firmado un convenio con el diario, le ruego hacérmelo llegar”.

Luego de esta contestación del director de El Telégrafo, opté por esperar hasta el domingo 22 de abril para ver si publicaban uno de los dos artículos últimos, mas no ha ocurrido asi, por lo cual, he decidido denunciar esta censura de prensa en un medio que no es privado ni del gobierno, sino PÚBLICO, que se trata de un artículo que no contiene términos o conceptos que puedan ser considerados reñidos con la moral y las buenas costumbres, que por el contrario, constituye un exhorto a tener en cuenta que las ambiciones materiales son efímeras, y que por ello no ha podido expresarse en su contra argumento alguno de parte del Sr. Pérez, sino una autoritaria respuesta, que vulnera mis derechos humanos y constitucionales de libertad de expresión y opinión.

Es curioso y paradójico que, precisamente el miércoles 18 de abril, en la misma sección editorial de El Telégrafo, bajo el título de “CENSURA”, el ciudadano Juan Cárdenas Espinoza, en calidad de columnista invitado, denuncie que fue sacado de su columna que por 13 años mantuvo en diario El Mercurio de Cuenca, debido a que -según expresa- “me rifaron de El Mercurio por sostener mis puntos de vista con la fidelidad ideológica de mi antigua militancia revolucionaria y socialista”.

En su escrito, el Sr. Cárdenas agrega con acierto: “estaba en el legítimo ejercicio de mi libertad de opinión, hasta que me cerraron intempestivamente las puertas en las narices, acaso en razón de mi criterio, que no es coincidente con el de algunos medios de comunicación…”. Lo más sorprendente, es que El Telégrafo ni siquiera es un medio privado, ¿o acaso lo es? Tampoco es un medio del gobierno, ¿o acaso eso creen algunos?. El Telégrafo es un MEDIO PÚBLICO que debería ser ejemplo de democracia y respeto a los derechos fundamentales.

Agradezco el tiempo empleado en leer este mensaje y solicito el apoyo (publicando en vuestros muros y compartiendo con vuestros amigos) de todos quienes, simpatizando o no con el régimen actual, tengan claro que los derechos constitucionales no se alquilan, ni se venden, ni se mendigan, pues, de mi parte, no estoy dispuesto a mirar pasivamente que mi libertad de expresión y opinión sean pisoteadas, pues de consentirlo estaría coadyuvando a que mañana se vulneren los mismos derechos en los demás ciudadanos.

Adjunto el link del susodicho artículo para su análisis:

http://www.facebook.com/note.php?note_id=10150722400433279

William Sánchez Aveiga

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: