Ecuador: Estabilidad Laboral. Un ingrediente más para el verdadero Sumak Kawsay

24 abril, 2012

Imagen Ecuador: Estabilidad Laboral. Un ingrediente mas para el verdadero Sumak Kawsay

Por Tatiana Carcelén

La Marcha por el Agua, la Vida y la Dignidad mostró la vigencia de la unidad de los pueblos para defender los derechos de varios sectores, mediante un Mandato, que recoge los principales aspectos que debe el gobierno tomar en cuenta para materializar el verdadero sentido del Sumak Kawsay.

Entre los puntos recogidos en este Mandato se encuentra el que hace referencia al Respeto a los derechos laborales, mediante una verdadera garantía a la estabilidad, libre organización sindical y derecho a la contratación colectiva; de igual forma, se solicita la derogatoria del Decreto 813 y el reintegro de los trabajadores separados a través del mismo, así como también la derogatoria de la Ley Orgánica de Servicio Público y la aprobación del nuevo Código Laboral demandado por las centrales sindicales.

Pedidos que se exige al gobierno los cumpla, ya que a pesar de que algunos de ellos se encuentran establecidos en la Constitución continúan siendo letra muerta, pues bajo decretos y también con el pretexto de la “externalización” de los servicios hospitalarios de alimentación, limpieza, lavandería y seguridad para entregárselas a empresas privadas se ha llegado a despedir a más de 600 trabajadores de este sector en los hospitales: Baca Ortiz (Quito), Abel Gilbert (Guayaquil), José María Velasco Ibarra (Tena), Verdi Cevallos (Portoviejo); según las autoridades, cada despedido recibiría una indemnización de 70mil dólares y se les capacitaría para que formen sus microempresas.

En teoría, esto suena bien, pero la canción en la práctica es otra, ya que a esta cifra de nuevos desempleados se suman los 3.000 trabajadores de los casinos según datos de la Asociación de Casinos y Bingos (ASCABI), además de los cerca de 3.000 servidores públicos despedidos de 24 instituciones públicas en el 2011 con el Decreto 813, datos que desmienten así la versión pomposa del gobierno que el “desempleo ha disminuido”. Las 10.375 personas que han asistido a las Ferias de Trabajo muestran que no, y que los ofrecimientos oficiales han quedado en palabras que se las lleva el viento.

“Vemos con preocupación que nos encontramos frente un gobierno cada vez más agresivo, prepotente y arrogante, que pretende continuar aplicando políticas que afirmen la sobreexplotación, y, de persecución a los dirigentes que representan al sindicalismo de clase, que ha venido enfrentando las políticas antiobreras, en un gobierno que elimina los derechos laborales”, señala Nelson Erazo, presidente nacional de la Union General de Trabajadores del Ecuador (UGTE).

Pues según el dirigente esto se ha evidenciado en otros hospitales, como el Francisco de Ycaza Bustamante, Mariana de Jesús y el Neumológico Alfredo J. Valenzuela, con el despido de dirigentes como: Wilson Albarracín (vicepresidente regional de la UGTE), María Palma (dirigente nacional UGTE), Bolívar Merchán (presidente de la Federación de Trabajadores Democráticos de Guayas), Estela Mora (dirigente UGTE), Harry Sánchez (dirigente del FDTG), Gladys Veloz (dirigente de la UGTE), entre otros secretarios generales de las filiales a esta central, que no pertenecen ni a las áreas señaladas por este proceso.

Y es que bajo la alcahuetería disfrazada con términos dulces para “tener unas instituciones públicas eficientes” se priva a miles de personas del derecho constitucional al trabajo en condiciones de estabilidad laboral, pero ¿qué estabilidad puede exigir el gobierno a los empleadores si éste es el primero en aplicar la flexibilización laboral?, ya que desde el 2009 no se firman contratos colectivos sino actas transaccionales, sobre la base de incrementos salariales que ha aceptado el Ministerio de Relaciones Laborales y ahora adjudica los servicios hospitalarios a empresas privadas. Para Erazo el asunto es muy claro: “se ratifica la política de eliminación de derechos y también de despidos masivos como forma de chantaje y persecución, en un intento de cooptar al movimiento obrero para los fines del gobierno nacional”.

A pesar de toda esa arremetida se evidencia un hecho que pone a temblar al régimen: hay un movimiento obrero que está dispuesto a defender su trabajo, que se resiste a la política de Rafael Correa, siempre con propuesta en mano: en esta ocasión un Proyecto de Código Laboral elaborado por cuatro centrales sindicales: UGTE, CEDOCUT, CEOSL, CTE, que recogen como principales puntos:

- Respeto a la estabilidad laboral como una necesidad.

- Que el Código del Trabajo sea una Ley Orgánica, para que no pueda ser afectado por ningún Decreto o resolución, como lo han venido haciendo en los momentos actuales.

- Derecho a la libre organización y al sindicato por rama de trabajo.

- Derecho a la jubilación que hoy está siendo anulado por los despidos masivos y la jubilación de la mujer a los 25 años.

- Que el salario cubra el costo de la canasta familiar, como establece la Constitución.

- Eliminación de todas las formas precarias de contratación (la tercerización).

Mientras continúa esta constante lucha en defensa de sus derechos, los trabajadores se preparan para una jornada unitaria en el Primero de Mayo, siempre combativa y optimista, buscando mejores condiciones de vida para el pueblo que es su razón de ser.

Quincenario Informativo Opción

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: