Casi un millón de nuevos inmigrantes en Alemania

21 mayo, 2012

Imagen Casi un millon de nuevos inmigrantes en Alemania

Alemania tiene una fuerte demanda de personal cualificado. Ahora, está presenciando el mayor índice de inmigración desde hace más de 15 años. Muchas personas provienen de países europeos afectados por la crisis.

Pronto, Pigi Mourmouri se jubilará, pero desde hace un año tiene más trabajo que nunca. Cada semana, hasta 20 inmigrantes llegan a su asesoría social de la diaconía en el barrio berlinés de Neukölln. Es gente que acaba de mudarse de Grecia a la capital alemana y que quiere informarse cómo funciona el mercado de trabajo aquí. Hace un año, solo llegaban cuatro inmigrantes por semana como mucho. “Este número ha aumentado de manera preocupante”, dice la trabajadora social griega, que vive en Alemania desde 1967.

También los datos más recientes de la Oficina Federal de Estadísticas alemana revelan un aumento considerable de personas que inmigran de países europeos en crisis hacia Alemania. El año pasado, aproximadamente 24.000 personas llegaron de Grecia para vivir y trabajar en este país. Esto son 10.000 personas más que en el año 2010, un aumento del 90 por ciento. Asimismo, la inmigración de España creció un 50 por ciento. En total, el número de nuevos ciudadanos aumentó a 985.000. Esto es un incremento del 20 por ciento frente a 2010. Se trata de la tasa más elevada desde el año 1966. Otra razón para ello es que hace un año se omitieron las restricciones para los ciudadanos jóvenes de los países de la UE del suroeste del continente. Por ello, ha incrementado el número de personas provenientes sobre todo de Polonia, Hungría y Rumanía que llegan a vivir a Alemania.

Señales poco claras para los inmigrantes

Más de la mitad de la gente que acude a la diaconía en busca de consejos es muy cualificada: “Frecuentemente, vienen ingenieros, médicos y otras personas de formación académica que ya no tienen oportunidades en su país natal, en muchos casos, es gente joven,” cuenta la asistente social Pigi Mourmouris. La economía alemana debería estar complacida. Debido al cambio demográfico, hacen falta alrededor de 2 millones de personas cualificadas del extranjero, especialmente en el ámbito técnico, estima el presidente del patronato Dieter Hundt. “Es sumamente importante crear una cultura de acogimiento para estas personas, para señalarles que son bienvenidos en Alemania,” dice Hundt.

Pero la asistente social Mourmourios considera que en realidad la integración no es tan fácil. Hasta hace poco, los migrantes de países europeos que llegaban a Alemania en busca de trabajo tenían derecho a prestaciones sociales, con las que también podían pagar sus cursos de idioma y de integración. “Eso me pareció estupendo, porque realmente se invirtió en la inclusión”, explica. Pero desde hace algunos meses, la oficina de empleo ya no acepta este tipo de solicitud, añade la trabajadora social.

La demanda alemana de empleados cualificados ya no se puede cubrir con personal de la Unión Europea. Por ello, ahora el gobierno federal apuesta por la inmigración de académicos provenientes de países fuera de la UE. Así, la “carta azul” ha hecho más fácil la inmigración a la UE y en consecuencia a Alemania.

Desde hace poco, todo aquel que tenga un título académico y pueda comprobar un contrato laboral con un salario de 44.800 euros tiene derecho a trabajar en la UE. Para empleos con mucha demanda, este límite salarial es de 35.000 euros. Después de tres años, el personal cualificado puede obtener un derecho de residencia permanente para si mismo y sus familias. El presidente del patronato Dieter Hundt quiere que esta reglamentación también se aplique a personas sin formación académica. Esta nueva reglamentación es demasiado reciente para reflejarse en los números de inmigración de la Oficina Federal de Estadísticas. Sin embargo, ya se puede registrar una tendencia positiva en cuanto a la inmigración proveniente de países no europeos. El año pasado, llegaron alrededor de cuatro por ciento más personas de estos países a Alemania que en el 2010.

Se podría perder el potencia

Ya sean inmigrantes de países de la UE o del resto del mundo, Pigi Mourmouris de la diaconía de Berlín está convencida de que se tiene que mejorar la oferta de asesoría. Las personas sobre todo necesitan estar informadas: “¿Cuáles son mis derechos, mis deberes, dónde tengo que pedir empleo?” son las preguntas más frecuentes. Muchos ya le hablan por teléfono desde Grecia para saber más de las reglamentaciones alemanas. La cantidad de centros de información para extranjeros no es suficiente. “No es una cuestión de organización”. Ya existen algunos centros de contacto y la Agencia Federal de Empleo también ha empezado a colaborar más con las autoridades griegas, pero en general, Alemania se está adaptando demasiado lento a la nueva cantidad de inmigrantes. “Si Alemania no se apresura, perderá este potencial”, dice la asesora social. Porque de no conseguir empleo en este país, los inmigrantes cualificados buscarán trabajo en otro.

Autor: Nicolas Martin/Violeta Campos
Editor: Enrique López

Fuente: dw.de

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: