“Cerebros” exiliados subempleados

7 junio, 2012

Imagen Cerebros exiliados subempleados

¿Quiénes son los emigrantes latinoamericanos? ¿Qué hacen en sus países de acogida? El nuevo observatorio MICAL (1) coordinado por los investigadores del IRD, permite seguir al día los movimientos de esta diáspora en todo el mundo. Gracias a estos datos, los sociólogos describen la masiva fuga de “cerebros” que ha marcado la primera mitad de la década del 2000 en Latinoamérica. Entre 2000 y 2006, se duplicó el porcentaje de diplomados de carreras superiores expatriados, hasta superar actualmente los 3 millones de personas. Una pérdida que puede ser perjudicial para el país de origen y también una pérdida general de competencias, ya que esos exiliados cualificados están en la mayoría de los casos subempleados. El porcentaje de ingenieros, investigadores y otras profesiones que ejercen una actividad subcualificada ha aumentado por tanto de manera importante. Esto, por ejemplo, era válido en 2006 para las tres cuartas partes de los emigrantes bolivianos o ecuatorianos.

Actualmente, la crisis que sufre en particular España modifica o incluso invierte la tendencia migratoria. Los regresos hacia los nuevos eldorado latinoamericanos son cada vez más numerosos. Su incidencia en la situación de los graduados merece un atento seguimiento.

A comienzos de la década del 2000, los países de Latinoamérica sufrieron una oleada de emigración masiva de sus ingenieros, investigadores y otros diplomados de la enseñanza superior. El fenómeno se conoce con la expresión de “fuga de cerebros”. Se expatriaron tres millones de personas, esencialmente a España y Estados Unidos. Entre 2000 y 2006, se duplicó el porcentaje de latinoamericanos emigrados para trabajar en el extranjero, alcanzando hasta el 50 % de los diplomados en el caso del Caribe.

Estas salidas iban asociadas a los problemas de desarrollo en los países de origen (2). Pero, como muestran los datos del nuevo observatorio MICAL (1), ese éxodo representa también una pérdida general de competencias, ya que esa élite intelectual y técnica están en la mayoría de los casos subempleados en los países de acogida. Hasta ahora, su emigración estaba mal documentada por falta de datos precisos, fiables y actualizados. El observatorio de las diásporas, financiado por la comisión europea y coordinado por investigadores del IRD(1), permite conocer y seguir mejor, día a día, la compleja movilidad que afecta o por la que atraviesa Latinoamérica. Su objetivo es intentar aclarar las decisiones que deben tomar al respecto todas las partes afectadas, desde los emigrantes hasta los gobernantes, pasando por las asociaciones.

Una “fuga de cerebros” confirmada

Aunque muy variable según los países, la proporción de científicos y especialistas latinoamericanos afincados en el extranjero era globalmente moderada a comienzos de los años 2000. Pero, entre 2000 y 2006, el porcentaje de expatriación (3) de personas cualificadas aumento considerablemente, pasando del 5 % del total de diplomados de la enseñanza superior a valores de entre el 10 y el 20 % en Sudamérica. En el año 2000, en Centroamérica y en el Caribe los emigrantes representaban el 17 % y el 43 % respectivamente de esa élite. Seis años después, la proporción ascendió a entre 20 y más del 50 % en esa misma zona. Los países insulares y los más pequeños (Guatemala, Salvador, Uruguay y Paraguay) son los que presentan la mayor propensión al exilio. Su exposición a las dinámicas migratorias se debe probablemente en parte a su dependencia del exterior. En comparación, el índice de expatriación global, incluyendo a todos los inmigrantes, aumentó de manera moderada durante esos seis años en Latinoamérica.

Competencias desperdiciadas

En el mismo período, la pérdida general de competencias, denominada “brain waste”, también se agravó. El porcentaje de emigrantes empleados en actividades subcualificadas aumentó considerablemente. Esto es válido para las tres cuartas partes de ciudadanos bolivianos, ecuatorianos o dominicanos diplomados.

Si bien es cierto que los expatriados diplomados sufren menos situaciones de paro que sus compatriotas no cualificados, la inadecuación entre el nivel de competencia y el de los trabajos conseguidos en los países de acogida demuestra que esta mayor tasa de empleo se consigue a costa de una desvalorización de la cualificación.

Las mujeres son las más afectadas

Globalmente, el paro afecta a una décima parte de la población activa emigrante, con un índice ligeramente mayor en las mujeres con respecto a los hombres. Esta diferencia aumenta claramente en el caso de las personas diplomadas; entre las personas con alta cualificación, el índice de inactividad y de paro es mucho mayor en mujeres que en hombres. Mientras que los cuadros superiores y los autónomos son en la mayoría de los casos masculinos, las mujeres están sobrerrepresentadas en el sector educativo, en trabajos de oficina y de venta y en aquellos sin cualificación.

Estos trabajos aportan dan una nueva perspectiva de las diásporas de personas instruidas y ponen de manifiesto rasgos desconocidos. El observatorio también ha permitido ver una nueva tendencia, provocada por la crisis económica que sufre actualmente por ejemplo España. Asistimos ahora a regresos cada vez más numerosos (e incluso a la partida de ciudadanos de la Península Ibérica) hacia los nuevos eldorado de los países emergentes latinoamericanos, como Brasil. La observación y la interpretación de estos fenómenos requieren toda la atención de la cooperación coordinada alrededor de MICAL.

(1) www.observatoriodiasporas.com. El observatorio MICAL (Migración internacional de las diásporas y los profesionales latinoamericanos) surgió del proyecto CIDESAL, realizado en colaboración con el CNRS, el Centro Redes de Argentina, la Universidad de la República y la Fundación Polo Mercosur de Uruguay, el ministerio colombiano de Asuntos Exteriores y la Organización Internacional para las Migraciones.
(2) El desarrollo económico, social y cultural de un país depende en particular del potencial humano formado disponible.
(3) El índice de expatriación es el número de expatriados comparado con el número total de personas pertenecientes a esa nación.

Fuente: es.ird.fr

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: