Los Derechos Humanos ¿son parte de la agenda de los gobiernos?

14 junio, 2012

Imagen Los Derechos Humanos ¿son parte de la agenda de los gobiernos?

Por Amparo Sigcha

Una de las iniciativas más importantes del gobierno fue la visibilización de las violaciones de los Derechos Humanos desde el periodo 1984 hasta el 2007 -claro que lo ideal hubiera sido realizar investigaciones de períodos anteriores y de casos emblemáticos como los de Milton Reyes, la profesora Rosita Paredes, Jorge Tinoco y otros desaparecidos en las dictaduras-.

A León Febres Cordero (LFC), la historia le juzgó, la Comisión de la Verdad creada por orden del presidente Rafael Correa mostró el carácter sanguinario de ese período gubernamental, y los “excesos” con los representantes sociales ecuatorianos por parte de los distintos grupos policiales especiales creados en su momento, y revivió en la retina de los sobrevivientes involucrados así como en los familiares el dolor y la crueldad de ese régimen; sin embargo, creo que mostrar la crueldad del pasado, o terminar con el poder del antiguo dueño del país, o mostrarse como el gobierno (RC) más fiel y respetuoso de los Derechos Humanos, no fue el objetivo principal de esa iniciativa, sino la captación del poder en forma paulatina, con un maquillaje distinto, pues las estadísticas de los informes no gubernamentales (2007 a 2012) hablan de más de 40 casos judiciales que involucran a más de 220 personas, que opinan distinto al régimen, y ese es el principal “delito”.

En este contexto, Diego Delgado Jara, diputado socialista de 1984 a1988, sobreviviente a un acribillamiento propinado por miembros de la policía en el régimen de LFC, manifiesta que el objetivo del gobierno de Correa es proteger el sistema capitalista y anular las fuerzas sociales que pueden generar un proceso de acumulación de fuerzas y poner en riesgo el sistema, igual que los anteriores gobiernos.

A criterio de Delgado, el régimen de LFC y este han desarrollado mecanismos de represión, control político y sojuzgamiento social, de represión focalizada y dirigida, que se expresan a través de normas jurídicas; añade que cada gobierno redobló el control social y creó grupos policiales de élite para estos fines, como fueron los escuadrones volantes, el GOE, GIR y UNASE.

“El irrespeto a los derechos humanos tampoco ha cambiado, la presunción de inocencia no existe, el encarcelamiento por administraciones de justicia atemorizadas que atropella el debido proceso no ha cambiado, más bien se ha agravado; incluso los asesores de LFC, son los actuales encargados de todo el manejo jurídico del gobierno de Correa”.señala.

De ahí se puede entender, dice, la adulteración de los textos de la Constitución previa a la Consulta Popular del 2008, algo ilegal e inaudito, y el incumplimiento de la Constitución para tomar por asalto las cortes mientras el Art. 168 de la Constitución menciona, la autonomía del sistema judicial”.

Para este jurista ex socialista, lo único que ha cambiado es el discurso y los métodos, pues en el pasado Hitler no tenía el chip que actualmente tiene la cédula de ciudadanía de los ecuatorianos, como parte del nuevo orden mundial; la represión hoy utiliza la tecnología, pero sobre todo esta la voluntad política para violar los derechos humanos y las garantías constitucionales, un ejemplo es el Plan Libertador que pretendía la intervención en todas las líneas telefónicas celulares. El fascismo nazi al llegar al poder se llamaba el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes. “La palabra socialista es solamente para encubrir las políticas antiobreras, antipopulares antinacionales de sojuzgamiento, políticas utilizadas por Hitler y Musolini.

Según Delgado el gobierno del Ecuador se empeña en salirse de la Comisión interamericana de Derechos Humanos para que el mundo no conozca las atrocidades legales, las barbaridades jurídicas cometidas, para tapar casos como el del gran hermano, del ministro come cheques, mientras con acusaciones completamente inconsistentes están detenidos, muchos ciudadanos no se trata solo de una disputa inter oligárquica, se trata de la creación de un nuevo tipo de Estado, represivo y policial, y el gobierno es fiel a esa política.

Wilman Terán, experto en Derechos Humanos, señala que la metodología de violación de estos ha cambiado y ante esas nuevas formas de represión también se debe pensar en nuevas formas de protección; la criminalización de la protesta y coartar la libertad de expresión, es amordazar a un pueblo; según el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, así como las Naciones Unidas, la libertad de expresión es la esencia de todo sistema democrático de derecho, y si esta expresión es acallada, la médular social es afectada y obviamente ocurre una reacción en cadena.

Quincenario Informativo Opción.

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: