Ecuador: Micrófonos dorados

29 junio, 2012

Ecuador: Micrófonos dorados

La plena que da coraje tan de mañanita encender la tele para podrirse de las iras para ver los canales privados y dizque públicos, en los que aparecen esos presentadores de noticias que con sus “sesudos” análisis pretenden aparecer como los dueños de la verdad y erigirse como los portaestandartes de la opinión pública.

¿Qué ha cambiando con el Socialismo del siglo XXI en la forma de hacer periodismo en el Ecuador? La misma m… pero con otras moscas, diría mi abuelita, que a propósito no le gustaba para nada la televisión y prefería escuchar la radio porque al menos no se les ve la cara de jetones que ponen cuando dizque van a dar una primicia.

Antes estaban los Carlos Vera, los Jorge Ortiz, los Diego Oquendo como serviles de la bancocracia y los empresarios, hoy Carlos Chochoa no tiene nada que envidiarles a esos autodenominados caballeros de la información y la alta cultura, pues es este nefasto personaje al puro estilo de “Haga Negocio conmigo” o del payaso Tico Tico, que resulta turro, pero bien turro mismo verle como seguimono de los revolucionarios de cubículo y corbatín.

El mencionado personaje, de ingrata recordación para quienes defendemos la libertad de expresión, antecito de convertirse en la vedette de la mal llamada revolución ciudadana laboró en la “prensa corrugta” pues  fue periodista y corresponsal de medio pelo en los canales Ecuavisa y Teleamazonas, además fue funcionario de la partidocracia en el Gobierno de Lucio Gutiérrez del Partido Sociedad Patriótica, donde fungió como asesor de Doris Solís, Ministra del Dictócrata por tres meses y ahora cuadro político y comodín reciclado del gabinete del Mashi Rafico Correa.

Tiempo atrás, Carlos Chochoa, Jefe de Información de Gama TV, canal de televisión incautado por el Estado, en una entrevista a Salvador Quishpe confirmó que su sueldo es de $ 8.000 dólares mensuales, muchos más que lo que gana el Presidente de Ecuador que sólo gana $ 6.600. Digan lo que digan, a todas luces es un sueldo de micrófono dorado que los ecuatorianos pagamos con nuestros impuestos.

Tan sólo por obtener los favores de su amo que le ordena desde Carondelet, falto de moral y ética, en su programa de noticias se revela  como un periodista sumiso y obsecuente, adulador y permisivo con los chupamedias y borregos del correísmo, a quienes, cual si tuviera la última palabra, da la razón. En cambio denosta contra los militantes de los movimientos sociales y de partidos políticos de izquierda que han demostrado que este gobierno no es de izquierda sino que está desposado hace fechas con la más recalcitrante derecha.

Carlos Chochoa es un asalariado ubicado en lo más bajo de la escala intelectual, y eso sí,  debe rendir cuentas a su jefe, quien le otorga la posibilidad de trabajar a su servicio para recibir sus lisonjas en las condenas sabatinas pues afirma que él, su esbirro, es el mejor periodista del país.

Si le  pagan igual o más que al presidente lo menos que puede hacer este ejemplo de lo que no es un periodista, es alabar lo que hace y deshace la roboilusión ciudadana y con su actuación tapar la corrupción, por ejemplo del Ministerio de Ambiente, pues deja de lado los contratos del gobierno sin fiscalización, la inseguridad y la violencia, el escándalo de la narco-valija, el endeudamiento excesivo con China, etc., además de que sus fuentes (obvio del gobierno) se repiten constantemente.

Similar a esos narradores y comentaristas deportivos que dizque tienen la capacidad de quitarse la camiseta de su equipo y ser “objetivos” e imparciales, que cuando mete un gol el equipo del cual son hinchas se desgarran en el micrófono, bien le valdría a este pseudoperiodista, si tiene un ápice de dignidad, pedir a sus contratistas un set de televisión con el color verde flex de Alianza País y la lista 35, una gigantografía de su patrón que diga “La libertad de expresión ya es de todos” y contratar a ese par de aduladores y bufones que se hacen llamar “Lenguanoticias” o ponerle a Boberto Bonafont y al Cholito como sus corifeos, así como a una tal Geovana Tarssi de Radio Impúdica  Ecuador para que haga el segmento de farándula, entonces el circo de los malabaristas de los micrófonos dorados  estará completo.

Quincenario Informativo Opción

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: