Lo que todos sospechabamos: La inmigración en España no ha provocado más delincuencia

3 julio, 2012

Lo que todos sospechabamos: La inmigración en España no ha provocado más delincuencia

La percepción social de que el aumento de población inmigrante tiende a elevar la delincuencia ha sido desmentida por una investigación desarrollada en la Universidad Carlos III de Madrid, que sostiene que no se puede inferir una relación causa-efecto entre inmigración y delincuencia.

El estudio ha sido realizado por César Alonso Borrego, profesor del Departamento de Economía de dicha universidad y coautor del estudio junto a Pablo Vázquez, de la Universidad Complutense de Madrid, y Nuno Garoupa, de la Universidad de Illinois (EEUU).

En un artículo sobre el estudio publicado en la revista American Law and Economics Review, Borrego explica que se han centrado en analizar si la correlación entre el leve incremento de la delincuencia en España en los últimos años y la llegada de inmigrantes supone la existencia de una relación causal entre inmigración y delincuencia. La conclusión es que no.

El estudio comprobó que tiende a haber más delitos en lugares con mayores oportunidades económicas, que son precisamente donde tiende a concentrarse un mayor número de inmigrantes. Aunque ello daría como resultado una correlación positiva entre inmigración y delincuencia, los datos longitudinales –valores de cada variable a lo largo de varios años–, mostraron que la inmigración no es la causa.

Los colectivos que presentan menos problemas de delincuencia son los de habla hispana, seguidos de los procedentes de la Unión Europea. ‘Asimismo, el nivel de educación de los inmigrantes, relativamente elevado respecto a los nativos, explica también que el efecto de la inmigración sobre la delincuencia sea moderado’, afirman los autores.

Como el fenómeno migratorio en España es reciente y se ha incrementado desde el año 2000, los resultados del estudio están en línea de la conocida como ‘paradoja latina’ en EEUU, donde a la inmigración procedente de México le siguió una reducción de la delincuencia en algunas áreas. Esto se explicó porque los inmigrantes mexicanos en ese país eran una ‘selección virtuosa’ de individuos cuya propensión a cometer delitos era inferior a la de la población nativa, recuerdan los investigadores.

Por otro lado, tal y como ocurre en otros países, la proporción de varones jóvenes se asocia con una mayor tasa de delincuencia, dado que es el colectivo de la población responsable de la mayor parte de los delitos. El experto incide en que ‘la proporción de varones jóvenes es mayor entre la población inmigrante que entre la nativa’.

Fuente: burbuja.info

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: