Terraferma. Turistas e inmigrantes: dos mundos

27 julio, 2012

Terraferma. Turistas e inmigrantes: dos mundos

Crialese retorna a los parajes de Lampedusa, lugar en el que filmó Respiro, donde retrataba con descarnado realismo y tono de tragedia griega la rutina de una comunidad de costumbres ancestrales. Las cosas han cambiado en estos nueve años porque la diminuta isla se ha convertido en ejemplo de la tensión migratoria en el Mediterráneo.

Aparte de la actividad pesquera, cada vez más en decadencia, los habitantes de Lampedusa encontraron una fuente de ingresos gracias a la llegada de turistas durante una breve temporada de dos meses al año. Las pequeñas embarcaciones de pesca se reutilizaban para paseos turísticos. Pero la llegada de pateras con inmigrantes procedentes de Túnez y Libia, ponían en peligro tan fugaz pero lucrativo negocio.

Filippo es un joven problemático que se resiste a abandonar la pesca para dedicarse al turismo, actividad que considera una impostura. Aún más cuando, cierto día, su embarcación encuentra una patera llena de inmigrantes y que está a punto de naufragar. Un personaje recreado, precisamente, por Filippo Pucillo, que vive en Lampedusa y tenía apenas 20 años cuando actuó en Respiro. Porque Terraferma está mayoritariamente habitada por no actores, destacando poderosamente Donatella Finnochiaro, que encarna a la en apariencia arisca madre del joven.

Emanuele Crialese evita los clichés en su tratamiento de un tema como el de la inmigración ilegal. Combina un tono documental cercano al neorrealismo italiano con una ficción que adiciona toques de comedia muy aliviadores. Hay momentos en que el interés decae, pero la confrontación de dos mundos tan distintos resulta diáfana. Una confrontación que podemos ver a diario: carritos cargados de chatarra que en el supermercado están repletos de productos no necesarios. Miseria y aparente bienestar.

Fuente: lavanguardia.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: