Ecuador: Trafico de firmas en el CNE. Deben renunciar de sus miembros

7 agosto, 2012

Ecuador: Trafico de firmas en el CNE. Deben renunciar de sus miembros

Por: Ma. Antonieta Ugarte F.

La credibilidad del Consejo Electoral está en duda y por el bien de país, deberían renunciar los encargados de esa función y deberían ser sancionados los partidos involucrados en este ilícito, de no ser así, quedará como historia más de escándalo en la historia del país.

El trafico de firmas y cobros de hasta $ 300.000 para la inscripción de un movimiento o partido político en los registros del Consejo Nacional Electoral (CNE) se denunciaron días pasados en la Asamblea Nacional.

La coordinadora del bloque PAIS, Paola Pabón, dijo que sin lugar a dudas el CNE es el custodio, y que PAIS presume que toda la información que entregaron los primeros partidos que fueron calificados fue traficada desde algunos funcionarios del CNE. Además, que hubo intención de hacer negociado con la base de datos y se entrego a empresas inescrupulosas; y, obviamente, organizaciones políticas inescrupulosas cayeron en este delito, por lo tanto, aceptaron la falsificación de firmas.

El escándalo desatado por la falsificación de firmas en la inscripción de movimientos y partidos políticos revela las falencias evidentes en el seno del Consejo Nacional Electoral, integrado con la nueva Constitución aprobada en Montecristi, a través de supuestas veedurías y de un proceso de selección a cargo del Consejo de Control Social y Participación Ciudadana, llamado pomposamente como el Quinto Poder, aunque sea una instancia con evidente dependencia de Carondelet. Es que todo el levantamiento de la nueva estructura del Estado, a partir de la Constitución de Montecristi, solo fue un círculo vicioso primero desde la integración del Quinto Poder a cargo de un Consejo Electoral que estaba en sintonía con el Gobierno.

Ese supuesto Quinto Poder a su vez nombró a los nuevos vocales del organismo electoral. Todos afines o allegados al Gobierno.

El Consejo Electoral no ha podido con la inscripción de los partidos y movimientos políticos. Sus filtros han fallado; por la magnitud de las denuncias es fácil entrever que no hubo ni verificación automática ni manual.

El Código de la Democracia le obligaba a verificar la autenticidad de los datos entregados por los actores políticos. No hubo nada de eso. Se permitió que hasta menores de edad pasaran como adherentes a un determinado grupo.

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: