Notas sin fronteras: De una mente blanca, una mente negra

15 agosto, 2012

Notas sin fronteras: De una mente blanca, una mente negra

Por Ricardo Picó

De una mente blanca, una mente negra.

Aquel niño extraño besaba a su madre.

en esa feliz y tierna inocencia,

cuando todo pasa y todo se acepta

cuando nada importa y nada avergüenza.

 

Aunque él y la doña eran diferentes,

esa edad temprana ocultaba el hecho

de que el niño extraño siendo hijo de negra,

su piel era blanca cual la nieve eterna.

Al pasar el tiempo e ir ya creciendo

fue viendo en las manos…en las manos negras,

una diferencia que antes no había visto

o no quería verla.

Porque ya de niño, un niño en la aldea,

le gritó “so blanco”siendo hijo de negra.

Los años transcurren y el pálido joven

creció confundido queriendo quererla,

queriendo amar siempre a su madre negra,

a aquella mujer que le dio la vida,

que le dio mil besos en su cara blanca

en su cara blanca cual la nieve eterna.

Pero algo en su mente  lo aleja de ella

algo que sentía al ver que era el hijo

de una madre negra. de una madre buena

pero negra, negra.

Al  verse ya viejo se preguntó un día por qué estaba solo

por qué vive triste, por qué no es feliz

y por qué su vida es  vida tan negra.

Para sus adentros exclama en respuesta: “que es justo castigo

porque un día cualquiera sintió gran vergüenza

al saberse que era, de piel diferente, de mente brillante

pero madre negra”

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: