Ecuador “avanza” la tercerizacion laboral: el caso de Megagraf

20 septiembre, 2012

Ecuador "avanza" la tercerizacion laboral: el caso de Megagraf

Por Karla Calapaqui Tapia.

El Ministerio de Relaciones Laborales tiene como principio la defensa del patrono, al menos así ha actuado en los conflictos sindicales.

Ya nada nos sorprende.  La tercerización de trabajadores en una empresa incautada por el Estado, con un administrador nombrado por el Presidente, da cuenta del giro a la dere!! hace rato del gobierno.

Desde 1985 funciona esta empresa, un año después fue vendida al Banco de los Andes.  En el 95 pasa a ser absorbida por el Filanbanco ya que los Andes tuvo problemas de lavado de dinero.  En 1997 Megagraf paso a ser parte de la Corporación Maxigraf desde esa fecha los trabajadores fueron tercerizados.  En 2008 la empresa fue absorbida por la AGD hoy Fideicomiso “No más Impunidad”, a propósito dirigido por Pedro Delgado (primo del Presidente Rafael Correa Delgado), y tuvo varias administraciones Juan Carlos Plaza, Kerly Loor, y Robert Andrade hasta la fecha, continuando el abuso y explotación a los trabajadores.

Para explicar de mejor manera la tercerización que sufren los trabajadores, los dirigentes del Comité de Empresa de Megagraf Luis Mejia y Jorge Baculima son concretos: “Megagraf produce y Maxigraf factura y nos paga”. Según ellos las preocupaciones no quedan allí, cómo es posible, manifiestan, que una de las empresas pioneras en las artes gráficas en el país, hoy ha caído en una crisis económica afectado a los más de 350 trabajadores de Megagraf (Quito) y Maxigraf (Guayaquil). Las decisiones se toman sin consultar a los trabajadores, hemos denunciado a todas las instancias gubernamentales y nadie nos escucha, hemos presentado la documentación para el contrato colectivo de Megagraf desde el 2010 y desde entonces el Ministerio de Relaciones Laborales ha dado dilatorias. La patronal, (en este caso el Estado a través del Fideicomiso No más Impunidad y su administrador), se ha negado a negociar ante nuestro pliego de peticiones: Estabilidad laboral, Incremento salarial, Eliminación de la tercerización, Garantía para los trabajadores en caso de venta de la empresa, señalaron.

Las mismas prácticas que se mantenían con los hermanos Isaias cuando regentaban Megagraf, (dueños de Filanbanco y responsables del feriado bancario), hoy cuentan con la venia gubernamental.  Y como no podía ser de otra manera, personal contratado para la administración (cuotas de Alianza País) ganan remuneraciones exorbitantes, mientras salarios precarios para los trabajadores que ni siquiera cubren la canasta básica.  Las irregularidades abundan, según datos de la revista Vanguardia, “en las cuentas de la empresa gráfica no aparecen más de 1.2 millones de dólares de deudas por cobrar y los trabajadores sostienen que ese monto no aparece en los respaldos del Impuesto a la Renta, ni se ha capitalizado a la empresa con la compra de nuevos equipos ni tampoco se ha pagado utilidades a sus más de 60 colaboradores”.

Los trabajadores de la empresa han quedado aislados de todo tipo de decisiones, en inicios el gobierno ofreció solucionar su situación pero a cambio la política del chantaje se hizo presente. Tuvieron que asistir a sabatinas, aplaudir y hasta afiliarse al movimiento de gobierno, ir a contramarchas, es decir, someterse para que su voz sea escuchada, al final las cosas siguen igual o peor.

Un secreto a voces es que la empresa estaría siendo vendida o por lo menos en trámites de ser adquirida por un empresario italiano Salvattore Anza, que ya estaría dando órdenes en Maxigraf Guayaquil, quizá más perverso que la actual administración, se sabe que trata a los trabajadores ecuatorianos como inmigrantes en nuestro país.

El panorama parece desalentador pero no lo es, los trabajadores marcaron su independencia, se organizan mejor y están unidos, ante la realidad quienes titubeaban, decidieron por sus compañeros; las irregularidades en la administración de la empresa son contundentes, y ese es un punto a favor.  A más de las acciones legales, se plantean otras actividades para exigir el respeto a sus derechos. Se vienen vientos de lucha, y del lado de los trabajadores existe un acumulado de indignación que seguro romperá el muro de contención que el gobierno intenta mantener.

Fuente: dayumaecuador

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: