Notas sin fronteras: Digamos con valor NO al “Borregato”

25 septiembre, 2012

Por: Ricardo Pico Mora

Parece que los tiempos han obligado a evolucionar a los tiranos porque quienes antes usaban las bayonetas y la fuerza de las armas para eternizarse en el poder hoy usan un método diferente pero no por ello menos cruel y peligroso; el camino de los tiranos modernos es el fraude a la voluntad popular, esta intención la vemos reflejada muy claramente en el reciente escándalo de las firmas falsas del Consejo Nacional Electoral, organismo que, en lugar de transparentar un proceso de validación de las mismas se dedicó por medio de sus funcionarios a complicar a toda costa la obtención del registro legal que habilita a las diferentes organizaciones políticas para participar en la próxima contienda electoral.

Es del todo inadmisible que el partido del gobierno haya tenido finalmente seiscientas mil firmas sospechosas y ahí no pase nada, cómo es posible que nadie asuma su responsabilidad política y judicial.

Resulta del mayor desparpajo que se pretenda anular los registros otorgados a partidos y movimientos políticos ya aprobados previamente, tan solo porque ese es el deseo del señor presidente de la República, cuando lo que debería existir es una actitud de vergüenza por todo lo acontecido en este magno lío, recordemos que toda la culpa de este entuerto la tiene el CNE que era el obligado a verificar la autenticidad de las firmas, y, esa responsabilidad es doblemente grave porque es ya conocido que quienes se dedicaban a ofertar base de datos para venderla a las organizaciones políticas, eran personas vinculadas de alguna manera al consejo electoral y si hubiese un afán real de buscar la verdad y castigar a los culpables, muchos empleados de ese organismo ya estuviesen en prisión, porque no hay que ser Sherlock Holmes para concluir que, quienes ofertaban las firmas tenían cómplices dentro del propio CNE que es donde está la matriz de la base de datos.

Todo esto demuestra que estamos ante un autentico golpe de Estado orquestado desde la Presidencia por alguna de las mentes maquiavelistas que suelen asesorar al presidente Rafael Correa Delgado en todos los asuntos turbios que son de dominio público, y, que luego se terminan convirtiéndose en auténticos bomerants para la administración de la Revolución Ciudadana.

 Ante la gravedad de los hechos, los ecuatorianos tenemos la gran responsabilidad de no permitir este atropello tan terrible a las aspiraciones populares, hay que, exigir con valentía un proceso electoral transparente en el cual todas las organizaciones que así los han pedido, puedan participar en él y, que sea el soberano pueblo quien con su voto (tal cual lo propuso el líder de un movimiento político) decida a donde va su confianza o en quien deposita sus ilusiones.

Ha llegado sin duda el momento clave de la historia, el momento de estar alerta y convertirnos los ciudadanos en los auténticos guardianes del respeto a la democracia participativa y de ser necesario en los soldados que defendamos como sea y ante quien sea, el derecho a ser nosotros realmente quienes elijamos en libertad a nuestros gobernantes, sin permitir que ninguna mente oscura y siniestra intente imponer de forma tan soez y burda el “borregato” a todos los ecuatorianos.

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: