Ecuador: elecciones, los temores del regimen crecen

2 octubre, 2012

Ecuador: elecciones, los temores del regimen crecen

Al cierre de esta edición, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ponía en marcha una nueva fórmula para intentar, por última vez, dejar fuera de las próximas elecciones al Movimiento Popular Democrático (MPD). Al menos así lo denunciaron los dirigentes de este partido de izquierda que auspicia, junto a Pachakutik y otras organizaciones políticas, la candidatura de Alberto Acosta a la presidencia de la República.

La estrategia, luego de que el MPD entregó 115.000 afiliaciones (93.000 más de lo que necesitaba), consistiría en procesar las firmas de este partido al final, y no en primer lugar como manda la lógica, pues fue la primera organización de carácter nacional que fue dejada en suspenso por la falta de firmas válidas, durante la reverificación realizada el 1 de septiembre.

La idea habría sido entonces, revisar a otras organizaciones primero, para intentar encontrar repeticiones luego en las revisadas al MPD, o al menos eso decir para justificar la anulación de firmas, según lo denunciaron los dirigentes emepeditas.

Luego de que se había anunciado una posible movilización para rechazar esta acción del CNE, se pudo conocer que la revisión se realizaría al día siguiente, es decir el 29 de septiembre.

En todo caso, la decisión de cumplir con los deseos presidenciales de dejar fuera de la contienda electoral a Alberto Acosta y a las listas de la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas se ratifica a cada instante.

En la concentración del pasado 22 de septiembre, en la avenida de los Shiris en Quito, el Presidente insistió en afirmaciones como: “Prohibido olvidar que los que más protestan son los que más firmas falsas tenían”, e insistió en que será el primero en encabezar las movilizaciones si el CNE permite el registro a partidos que han falsificado firmas.

Recordemos también la campaña sucia que se produjo contra el MPD y Pachakutik durante la etapa de recolección de nuevas firmas, campaña que llamaba a los ciudadanos a no apoyar a estos partidos. Y sumado a esto la serie de insultos y mentiras que el Presidente profiere contra Alberto Acosta y la Coordinadora de las Izquierdas, en cada aparición pública que tiene.

Todo esto es interpretado, según varios analistas, como un síntoma de debilidad y de temor por parte del Presidente, que se siente inseguro de poder ganarle a Acosta en la segunda vuelta. Por otro lado, desde las izquierdas la lectura del escenario es optimista. Las zancadillas que intenta poner el régimen más bien han servido para que las organizaciones se mantengan movilizadas, para que los candidatos recorran el país y promuevan sus tesis, y para que la gente se dé cuenta de que existe una evidente actitud antidemocrática y prodictatorial en el Estado.

Si la tendencia se mantiene, en el Ecuador podríamos asistir a una campaña electoral única en la historia, con un elevado nivel de lucha ideológica y política, puesto que mientras el gobierno se reivindica como izquierda y hace una gran propaganda para ubicar a Correa como el líder de una revolución que avanza, a la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas no les hará falta hacer mucho esfuerzo para demostrar lo contrario, es decir, que se trata de un gobierno de derecha, proimperialista.

La candidatura de Alberto Acosta representa, en ese sentido, un auténtico camino de izquierda, es decir, de un proceso que busque terminar con el capitalismo, sobre la base de un gobierno de los trabajadores y los pueblos, de un Estado plurinacional altamente democrático.

La campaña está por iniciarse oficialmente, y esta vez no puede ser entendida como un problema únicamente de los partidos y organizaciones que postulan sus candidaturas, sino como una nueva lucha social que debe incorporar entusiastamente a todos los sectores, a la gente de a pie, que ha sufrido el autoritarismo en carne propia, que está esperando el momento para levantarse.

El Equipo de OPCIÓN

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: