Organismos transgenicos: aspectos biologicos y sociales

24 octubre, 2012

Imagen-Organismos transgenicos: aspectos biologicos y sociales

Por: Oswaldo Báez Tobar

Transgénico es la denominación genérica para cualquier tipo de organismo genéticamente modificado por la ingeniería genética, puediendo ser una bacteria, una planta o un animal.

La agricultura convencional opera mediante el cruzamiento entre variedades de la misma especie con fines de mejoramiento genético; en cambio las técnicas de ingeniería genética permiten introducir genes extraños en el genoma de un organismo para añadirle el carácter deseado.

Luego de la experiencia no muy alentadora de la “revolución verde” que implicara el uso extensivo e intensivo de agroquímicos en la agricultura – y cuyos efectos fueron negativos para el medio ambiente- se desarrollaron nuevas tecnologías agrícolas basadas en la ingeniería genética, con la esperanza de aumentar la producción de alimentos y combatir el hambre en el mundo.

La FAO reconoció que los organismos vivos genéticamente modificados, OVGM, podrían ser un medio para luchar contra el hambre; pero después de diez años se vio que no es- Referencias (1) Viollat, P. L., El caballo de Troya transgénico. Le Monde diplomatique, abril 2006. (2) Perdiere & Prat., El encaño de la coexistencia. Le Monde diplomatique, abril 2006. (3) Proyecto: Marco Nacional de Seguridad de la Biotecnología (Bioseguridad) PNUMA-FMAM-MAE. www. ambiente.gov.ec están siendo utilizados con ese propósito altruista, sino con fines lucrativos.

Las investigaciones y promoción de los cultivos transgénicos en su mayor parte son obra de las firmas transnacionales privadas, lo que ha determinado la orientación de las investigaciones y el tipo de productos elaborados. “Las plantas y los aspectos de interés para los pobres son desdeñados”. (1)

Posibles beneficios y riesgos

Los cultivos transgénicos podrían ofrecer beneficios importantes si reunieran un conjunto de atributos como los siguientes: mayor resistencia a las plagas y mayor rendimiento (con lo cual podrían contribuir a mejorar la producción y cubrir las demandas de alimentos a las poblaciones subalimentadas), resistencia a condiciones extremas como las sequías o inundaciones y menor costo de producción.

Estos potenciales beneficios contrastan con los riesgos potenciales derivados de la inserción de genes en las especies cultivadas, afectación a la biodiversidad al traspasar genes a plantas no transgénicas, producción de toxinas o alergenos…

Existe mucha incertidumbre sobre el comportamiento de los OVGM en condiciones ambientales diferentes, ya que los transgénicos han sido desarrollados en el laboratorio para después ser comercializados. Es posible que lleguen o no a cumplir con las expectativas de su modificación, pero es incierto el efecto sobre otros organismos, pues existe riesgo de que puedan conducir a la uniformidad genética, lo cual sería muy negativo para la diversidad agrícola y la biodiversidad silvestre.

Efectos negativos potenciales

En este tiempo ha resurgido la preocupación ciudadana respecto de los riesgos de consumir alimentos elaborados a partir de organismos transgénicos, así como por los efectos ecológicos potenciales. En el ser humano se ha reportado que producen alergias y resistencia a los antibióticos, pero se teme que a largo plazo puedan producir mayores daños en el organismo y por lo tanto afectaciones a la salud. Al respecto, hay más interrogantes que certezas.

Los riesgos a la salud humana podrían deberse al ingreso de proteínas extrañas, substancias tóxicas, vectores de genes: plásmidos, virus, bacterias, marcadores; genes resistentes a los antibióticos, genes silenciosos; no degradación del ADN transferido que podría ocasionar inestabilidad genética de impredecibles consecuencias futuras.

Cabe recordar que el cultivo de plantas transgénicas conlleva el uso de herbicidas como el glifosato más otros ingredientes para potenciar el efecto del agroquímico, con lo cual los riesgos para la salud de agricultores y procesadores de alimentos son muy altos. En el medio ambiente los efectos nocivos del cultivo de OVGM derivan del uso de agroquímicos que forman parte del paquete tecnológico asociado, lo que produce contaminación del suelo, el agua y el aire, y en toda la comunidad biótica a través de la cadena alimenticia.

En los ecosistemas y la biodiversidad es inocultable el efecto negativo por la conversión de áreas con cubierta de vegetación nativa en grandes extensiones de monocultivo, como ha ocurrido en Argentina y Brasil con la soya.

La comunidad científica internacional está profundamente preocupada por los efectos de los OVGM en la biota mundial, porque podrían ocasionar transferencia horizontal de genes, lo que constituye una verdadera contaminación genética que podría alterar los procesos ecológicos y evolutivos en forma irreversible.

La contaminación genética pone en peligro las fuentes de diversidad en el seno de una misma especie, como en los centros de origen y domesticación localizados en ciertos lugares del planeta. En México (centro de origen y diversidad del maíz) investigadores de la Universidad de Berkeley revelaron en 2001 la contaminación de variedades locales de maíz con variedades transgénicas comerciales estadounideneses.

En países de Europa y Asia han ocurrido accidentes similares. Pero más grave aún es la contaminación a lo largo de toda la cadena de producción: desde el banco de semillas a los campos de cultivo, esto último ocasionado por cruces en la polinización entre parcelas vecinas y entre especies de la misma familia. En etapas de poscosecha la mezcla de semillas durante el transporte y almacenamiento se ha vuelto masiva en la soya en Brasil y el maíz en España.

Esto implica la introducción incontrolable de genes modificados en las especies silvestres y cultivadas lo que puede tener consecuencias negativas en la composición genética de la flora en escala continental y planetaria.

La ingeniería genética y el cultivo de transgénicos pueden incidir en la evolución futura de la vida en la Tierra. La afirmación de que los transgénicos podrían vivir sin ningún efecto sobre las variedades no transgénicas y otras especies vegetales, es una seudo explicación que carece de base científica y que tiene el propósito de confundir a los agricultores y a la opinión pública para que no se deje de cultivar semillas transgénicas ni consumir sus productos.

Si lo descrito es alarmante, las semillas “terminator” causan horror. Es una creación perversa de la biotecnología, la cual, por manipulación genética, ha obtenido “semillas suicidas” es decir que mantienen la vitalidad por una sola generación, luego dejan de ser viables; esto constituye un atentado contra la naturaleza.

En este panorama tienen plena justificación iniciativas como la del gobierno de Noruega que está reactivando un proyecto para construir una gruta artificial con el fin de “resguardar la diversidad genética de las semillas de las plantas cultivadas”. Esta caja fuerte del fin de mundo tendrá el objetivo de proteger dos millones de muestras de semillas de todas las variedades cultivadas que se conocen”(2).

Fuente: nodo50.org

 

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: