El “bullying” es mas severo en Ecuador

30 octubre, 2012

imagen-El "bullying" es mas severo en Ecuador

Una investigación efectuada durante el período 2009-2011 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (Unesco) afirma que el 51,1% de estudiantes de sexto grado (primaria) de los 16 países de América Latina examinados dijeron haber sido víctimas de maltratos como insultos, amenazas, golpes o robos. A ese fenómeno se lo conoce como ‘bullying’ o acoso por parte de compañeros de escuela.

La agresión más frecuente es el robo, seguida por la violencia verbal y la violencia física. Los niños víctimas de ‘bullying’ tienen un desempeño en lectura y matemáticas significativamente inferior al de quienes no son maltratados. La investigación examinó casos de 91 223 estudiantes de 6º grado en 2 969 escuelas y 3 903 aulas de 16 países latinoamericanos, incluido Ecuador.

En el análisis de eventos violentos por separado, Argentina, Ecuador, República Dominicana y Costa Rica registran las cifras más altas en el rubro de la violencia física entre compañeros, mientras que Colombia encabeza a las naciones con más casos de robos. La violencia entre los estudiantes aumenta en la región y ocurre en escuelas públicas y privadas, pero la Unesco advierte que las formas más sofisticadas de acoso, humillación y exclusión predominan en las instituciones privadas.

Percepciones sobre la discapacidad, la enfermedad, la orientación sexual, la raza y el origen étnico se encuentran entre los pretextos más comunes para excluir a los niños.

Entre los consejos para prevenir esto, la Unesco pone énfasis en la familia. Si los papás sospechan que su hijo es víctima de maltrato, deben acudir de inmediato a los tutores, psicólogos o profesores del colegio para averiguar qué sucede. Si se determina que su hijo está siendo víctima de abuso escolar, en el colegio debe haber una intervención con el grupo, con el abusador, los espectadores y la víctima urgentemente.

Esta debe recibir un apoyo profesional externo, fuera del colegio, para sanar su autoestima y encontrar los recursos para aprender a enfrentarse. En casos extremos, cuando el problema no se resuelve, el cambio de colegio es la solución.

Fuente: elcomercio.com

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: