Ecuador: Incertidumbre por repatriacion de cadaveres

14 noviembre, 2012

Imagen-Ecuador: Incertidumbre por repatriacion de cadaveres

En Malal, comunidad del cantón Cañar, Eduardo Calle ha comenzado a construir una bóveda con la esperanza de recibir el cuerpo de su hijo Luis Ariosto. Es el padre del migrante que el 4 de noviembre último murió ahogado en el río Bravo, departamento de Tamaulipas, México.

Junto a Ariosto murió también su vecina María Muñoz. Una amiga de los dos, Aidé Flores, se salvó milagrosamente cuando los tres intentaron cruzar la frontera norteamericana nadando en el río.

Al hombre lo acompañan seis personas, tres parientes y tres vecinos, que con tres caballos acarrean arena, bloques y cemento hasta el panteón de la comuna, situado a un kilómetro del caserío.

“Ya han pasado ocho días de la tragedia, debo apurarme para terminar la bóveda que debe ser más alta debido a que el ferretero en el que vendrá Luis será más grande, según me han dicho en la Senami”, aseveró Eduardo.

Un kilómetro más abajo, Tránsito Inga, esposa de Eduardo y madre del migrante, pelaba papas para el almuerzo. “Si hubiera muerto aquí, ya lo habríamos enterrado, pero por la pobreza en que vivimos decidió ir a tierras lejanas, donde encontró la muerte, dejando a su esposa Teresa Flores embarazada de ocho meses y a su hijo de tres años”, refirió Tránsito.

En la Regional de la Secretaría Nacional del Migrante, no se entregó información sobre el caso. “Es Hugo Castillo, director encargado de la oficina, el único que puede dar declaraciones”, informaron.

Mientras que en México, el Ministerio Público solicita que los cuerpos de los compatriotas sean sepultados en una fosa común, debido al avanzado estado de descomposición, según el representante de la Funeraria Las Capillas Valdez, José Luis Lugo. JMJ

Fuente: expreso.ec

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: