Espana: Ecuatoriana dice que la solucion a las hipotecas es la dacion en pago

19 noviembre, 2012

Imagen-Espana: Ecuatoriana dice que la solucion a las hipotecas es la dacion en pago

La única solución es aprobar la dación en pago”, dijo enfáticamente la quiteña Blanca Sangucho, al conocer la moratoria de los desahucios aprobada el jueves por el gobierno español.

“No hablan de los avales cruzados y tampoco de retroactividad”, según Sangucho, quien a sus 40 años de edad ha tenido que ver cómo su hermano menor intentó suicidarse cuando no pudo pagar la hipoteca.

Pero ella ya no llora como lo hacía en el pasado, aunque cada día soporta la angustia que le genera el problema de las hipotecas. Hipotecas en plural, porque tiene dos: la suya, que la mantiene al día gracias a un acuerdo al que llegó con el banco, y la de su hermano, el que trató de quitarse la vida, al que su esposo y ella sirvieron de aval, y por la que todavía debe $ 270.000, sin sumar las costas procesales.

El banco ya se quedó con el departamento que su hermano compró en el 2007. Cinco años atrás, él trabajaba en la construcción, ganaba $ 2.100 al mes y pagaba una cuota de $ 1.600. En el 2008 se casó y en el 2009 ambos se quedaron sin empleo.

Sangucho dijo que su hermano, a partir de ese momento, comenzó a retrasarse en el pago de las cuotas. Cobraba $ 1.200 por seguro de desempleo, dinero que destinaba íntegramente a la hipoteca. El problema es que con esa cantidad no cubría la cuota y en un año ya tenía un saldo negativo de $ 14.000.

“Mi hermano vino desesperado a hablar con nosotros”, dijo Sangucho, tras recordar que él estaba muy preocupado porque sabía que al no pagar, también los perjudicaba a ellos.

A partir de ese momento, contó, su hermano comenzó a beber, quiso suicidarse en tres ocasiones. Por las noches caminaba por las calles y ella salía a buscarlo por temor a que le ocurriese algo.

A su hermano trataron de desahuciarlo seis veces del departamento, pero se evitó gracias al apoyo de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas de Barcelona. Finalmente, el desalojo se consumó en octubre pasado y en enero volvió a Ecuador, donde ingresó a un centro de rehabilitación.

“Ahora él está bien”, dijo Sangucho con cierta alegría, porque su hermano, que tiene 28 años, ha recuperado la salud e incluso ha vuelto con su esposa e hijo.

Pero el asunto no está solucionado, aunque el banco todavía no ha iniciado acciones legales para cobrarle la deuda. “El abogado me dijo que no me preocupara, que el banco, cuando no tiene de dónde cobrar, no persigue la deuda”, señaló, luego de advertir que eso no la tranquiliza porque el proceso sigue ahí, latente, con el riesgo de reactivarse.

Pero los problemas de Sangucho no terminan ahí, pues su esposo está desempleado desde hace dos años y ya no puede pagar los $ 1.200 por su hipoteca, porque ella gana más de $ 1.000 al mes.

En vista de las circunstancias, en marzo solicitó al banco la condonación de la deuda, porque en los últimos diez años ha pagado cumplidamente las cuotas. El banco le ha contestado que analizará su petición.

 Entre tanto, la entidad ha llegado a un trato con ella: le fijó por un año una cuota de $ 600 mensuales. Pero una vez que concluya el plazo, la cuota subirá a $ 1.300.

La medida del gobierno español de paralizar por dos años los desahucios no alivia el problema de miles de familias que ya perdieron sus viviendas y siguen endeudadas con las entidades financieras, pues la disposición no es retroactiva. Ellos piden la dación en pago (dar la vivienda para saldar la deuda). Jaime Cevallos.

Fuente: eluniverso.com

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: