Ecuador: Las izquierdas enfrentan a una derecha dispersa y en desgaste

20 noviembre, 2012

Imagen-Ecuador: Las izquierdas enfrentan a una derecha dispersa y en desgaste

Ha concluido el proceso de inscripciones e impugnaciones a las candidaturas presentadas por las diferentes organizaciones políticas y se ha configurado el cuadro electoral en el que, de manera clara, se evidencian tres tendencias:  Un segmento de la derecha expresada en el gobierno de Correa y su propuesta de reelección con una adhesión que ha tocado techo y con una marcada proyección a la baja; la derecha que está fuera del gobierno cuyo rasgo característico es la total dispersión y que se expresa en binomios como los de Lasso, Noboa, Gutiérrez, Bucaram, Rodas y su variante la socialdemocracia a través de la candidatura de Norman Wray de Ruptura; y, por otro lado, la auténtica izquierda expresada en el binomio integrado por Alberto Acosta y Marcia Caicedo que, en forma histórica, ha consolidado un proceso unitario de la tendencia lo cual genera importantes expectativas y posibilidades de crecimiento y victoria electoral.

En efecto, la candidatura de Correa sostenida por una avasallante campaña mediática y el uso demagógico, clientelar e inescrupuloso del poder y los recursos públicos, se ha concretado en medio de fuertes discrepancias internas y disputas por la integración del binomio y las listas para asambleístas, al respecto de lo cual cabe una digresión para señalar que, con el típico estilo de los viejos partidos de la derecha, ha recurrido a la imagen de deportistas, cantantes, modelos para aprovecharse de su prestigio y sostener una votación.

Fruto de todo esto, lo más destacado ha sido el impacto y trauma que causó en sus huestes la designación, de última hora, del binomio en la persona de Jorge Glas, personaje sin ningún carisma ni ascendiente público, eso sí, con su nombre puesto en la picota por el tráfico de influencias con el cual se ha dilatado el proceso de juzgamiento a su padre, Jorge Glas Viejó, responsable de la violación y embarazo de una menor de 13 años, en un claro ejemplo de manipulación de los organismos de justicia.

Al respecto, cierto es que nadie puede escoger a los parientes y, por ende, es válido el argumento de que Jorge Glas hijo no es el culpable de los delitos de su padre, sin embargo, revisado el proceso judicial, es más que evidente que Glas hijo movió los hilos de su influencia en el gobierno para manipularlo y pretender dejar el caso en la total impunidad.

El binomio oficialista lleva como lastre la falta de aceptación de Glas lo que le ha generado fisuras e inconformidad entre sus propios coidearios, pero, el mensaje que queda claro es que la naturaleza prepotente y autoritaria de Correa es de tal magnitud que, a la hora de definir la candidatura vicepresidencial, de manera desafiante, impone a Glas con el convencimiento de que ganará porque ganará -seguro como está de tener preparado el tinglado en el CNE para un eventual fraude-. Ni bien anunció a su binomio también explicó las funciones que asumiría; y, claro, ahí se entiende su tozudez: necesita un hombre de su estricta confianza para que le maneje los negocios de la explotación minera y su política extractivista.

Por su parte, la derecha que está fuera del gobierno también acusa dificultades a más de su total dispersión; ahí están las vicisitudes de Lasso para conformar el binomio; la aceptación y luego la declinación de la candidatura de Tituaña para, finalmente, atraer a Solines del Movimiento Concertación resquebrajando aún más a esta organización. Está también el ridículo caso del binomio Noboa-Azín, que entra a la contienda para aumentar la dispersión de la tendencia y hacerle el favor a Correa; Gutiérrez – Boyes y la presencia del binomio de Bucaram-Cevallos, como vivas expresiones del populismo más grotesco.

En este contexto, las expectativas de las candidaturas de la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas crecen exponencialmente. Primero porque es el resultado de un histórico proceso unitario con posibilidades ciertas de ampliarse a sectores democráticos, progresistas, patriotas que quieren recuperar su voz y dignidad acalladas y vapuleadas por el autoritarismo del régimen; y, segundo, porque es la auténtica opción de un cambio que siente las bases de transformaciones estructurales e ideológicas para abrir brechas hacia una sociedad socialista

Fuente: ecuadorlibre.tk

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: