Espana: Extranjero rico, inmigrante pobre

20 noviembre, 2012

imagen-Espana: Extranjero rico, inmigrante pobre

Con su propuesta de regalar el permiso de residencia a los extranjeros que se compren un piso en España, el Gobierno redondea un año de gloria en materia de inmigración.

Primero, aplicar a los irregulares las tesis del Partido Republicano sobre ‘auto-deportación’: convertiré tu vida en tal infierno que desearás volver a casa. Ahora, reducir el derecho a vivir en nuestro país a una especie de perrito piloto por la compra de un apartamento de veraneo. ¿Varios años trabajando de sol a sol cuidando de nuestros mayores? ¿Una vida establecida en nuestros barrios, escuelas y comunidades? Olvídese: adquiera un buen piso en La Manga del Mar Menor y España se le abrirá de brazos.

Los partidos de la oposición han tachado la medida de “mercantilista”. Francamente, creo que se quedan cortos. Un Gobierno decidido a excluir del derecho a la salud a decenas de miles de seres humanos (sobre la base de unos números que ni nos han explicado ni nos explicarán jamás), pero que está dispuesto a transar esos mismos principios a cambio de vender unos cuantos pisos, se acerca peligrosamente a una idea ‘berlusconiana’ de la política: esta es mi moral, pero si no le encaja apruebo otras leyes. Evasores, especuladores, jugadores y plutócratas del mundo… ¡España es la nueva tierra prometida!

Lo único que lamento verdaderamente es que la comunidad inmigrante no tenga la organización e iniciativa electoral que hemos visto en las recientes elecciones de los EEUU. Entonces veríamos si la cuadrilla de hooligans verbales que rodea al Gobierno justifica esta medida como justificaron las anteriores.

Es un discurso que ignora los hechos y aleja a nuestro país de la idea de una sociedad algo más pobre pero siempre decente. Hasta que eso ocurra, es muy fundamental que quienes sí podemos expresarnos lo hagamos de manera firme: esta política migratoria es tan inmoral como idiota.

Ninguna crisis justifica el grado de crueldad que despliega el Partido Popular con uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, mientras vende al mejor postor sus normas sobre inmigración. Como diría Don Mendo, “pues aunque el nombre te asombre, quien obra así tiene un nombre, y ese nombre es el de… chulo”. Por: Gonzalo Fanjul

 

Fuente: elpais.com

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: