Ecuador: 10 de Luluncoto, 12 kilometros de un viacrucis para reclamar justicia

11 enero, 2013

Imagen-Ecuador: 10 de Luluncoto, 12 kilometros de un viacrucis para reclamar justicia

Alrededor de 12 kilómetros recorrieron hoy, ocho de “Los 10 de Luluncoto”, en lo que llamaron el “viacrucis de la injusticia”. Reclamaron libertad para Cristina Campaña y Abigail Heras, así como una actuación transparente de los jueces en la audiencia de juzgamiento que se realizará el próximo 21 de enero.

El punto de partida fue el conjunto residencial Inmocascales San Pedro, en Luluncoto, donde está el departamento en el que fueron apresados estos jóvenes. “Aquí se inicio todo, fue aquí donde mientras nos reuníamos, la Policía allanó el departamento, sin orden judicial, violentaron nuestros derechos humanos, nos maltrataron y forjaron pruebas”, dijo Pablo Castro.

Luego, él y sus compañeros se taparon la boca y encabezaron la marcha hacia la Corte Nacional de Justicia.

Royce Gómez, Santiago Gallegos, Pablo Castro, Luis Merchán, Héctor Estupiñán, César Zambrano, Víctor Hugo Vinueza y Fadua Tapia se reunieron desde las 09h00 en los alrededores de la Pasteurizadora Quito y se colocaron cadenas en las manos y el cuerpo, simbolizando, según dijeron, las cadenas que los ecuatorianos tienen en los actuales momentos, por una justicia que no es independiente. “Nosotros no estamos realmente libres, ningún ecuatoriano lo está. Estas cadenas tienen que ser rotas por todos y todas, si queremos un país en democracia y donde se respeten los derechos humanos”, dijo Luis Merchán.

El recorrido estaba acompañado de gritos que exigían libertad y de la entrega de hojas volantes a los peatones, que se solidarizaban con los jóvenes a su paso. “Es injusto, porque son estudiantes y se los trata como vulgares delincuentes. Son personas que luchan por sus propios ideales. ¿Por qué el Presidente debe tenerlos presos, mientras a quinees debe encerrarlos no los tiene ahí? Señor Correa, a los delincuentes los tiene libres”, sostuvo Servio Stalin, uno de quienes miraban la marcha. “Son gente joven, gente del pueblo.

Esto es una injusticia, las autoridades tienen que investigar quiénes son. Son gente que se merece vivir y tener libertad”, decía una de las expendedoras de una de las tiendas de abarrotes en el sector de La Marín.

El primer punto donde la marcha se detuvo fue el ex Palacio de Justicia, lugar en el que, el 10 de diciembre pasado, no se realizó la audiencia de juzgamiento a estos jóvenes, como había estado previsto, por la ausencia de uno de los jueces que argumentó afecciones en su salud.

Luego de atravesar la Avenida 10 de Agosto y Patria, los manifestantes llegaron a la Fiscalía de Pichincha, donde hicieron una nueva parada y Héctor Estupiñán dijo: “Es en este lugar donde se forjaron supuestas pruebas para inculparnos de terrorismo, como si alguien pudiera preparar bombas o cualquier explosivo simplemente con papeles e ideas”.

La marcha continuó por la Reyna Victoria y llegó a la Policía Judicial de Pichincha, donde el turno de hablar fue de Fadua Tapia. “Aquí quisiéramos decirles a los policías que nos capturaron ese día, que actúen y digan nuevamente lo que nos dijeron ese 3 de marzo del año pasado, que le digan a la gente cómo introdujeron cosas en nuestras mochilas, mientras nos mantenían fuera del departamento”.

El recorrido se dirigió, esta vez, hacia el Tercer Tribunal de Garantía Penales, donde habló Royce Gómez: “No dejaremos la lucha hasta que se declare nuestra inocencia”.

El último punto: la Corte Nacional de Justicia, donde los jóvenes, a través de Santiago Gallegos, dieron su mensaje final. “Nos hemos dado cuenta que este gobierno nos ha traicionado. Ahora la realidad es que vivimos un gobierno de derecha, que nos persigue. Señor presidente, su gobierno es de derecha, policíaco, que persigue a los maestros, estudiantes, trabajadores. Todo lo que ha hecho ha demostrado que no vivimos en un Estado de Derecho.

“No podemos decir que tenemos trabajo digno, que se respeta la libertad de expresión. No podemos decir que se respeta la tranquilidad de nuestros hogares, sin tener el temor a la persecución. Nos hemos levantado en este viacrucis, como jóvenes, como profesionales y como entes sociales que hemos defendido siempre a nuestro país. Contra este gobierno y contra todos los gobiernos tiránicos nos hemos de levantar.

“Nos encontramos más vivos que nunca. Nuestro anhelo ha sido servir a nuestro país, desde nuestro trabajo, desde nuestro estudio. A cristina y Abigail les decimos que no desmayen, que nosotros entregaremos si es posible nuestras vidas, no como los que están huyendo en Miami o como los que ahora son candidatos y han falsificado sus títulos”.

Al final, Cecilia Chérrez, de Acción Ecológica, entregó una alcancía en forma de vaca que, según dijo, hace parte de la acción de diversos colectivos de jóvenes que quieren aportar materialmente para las familias de Cristina y Abigail, así como de todos los chicos que han tenido que pasar por esta dura situación y se han quedado sin empleo y sin lo necesario para mantener a sus familias.

REDACCIÓN OPCIÓN

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: