La salida masiva de inmigrantes evita que Espana alcance los seis millones de parados

24 enero, 2013

Imagen-La salida masiva de inmigrantes evita que Espana alcance los seis millones de parados

Las cifras son estremecedoras. Aunque España no ha alcanzado por los pelos la cifra ‘mágica’ de los seis millones de parados -gracias a la caída de la población activa-, la EPA del cuarto trimestre de 2012 refleja un mercado laboral roto y casi enfermo, que casi cinco años después de estallar la crisis continúa destruyendo empleo a un ritmo extraordinariamente  elevado.

Dos datos ilustran mejor que nada la coyuntura laboral. En los últimos doce meses, la economía española ha perdido 850.500 empleos. Y tan sólo en el último trimestre de 2012, la pérdida de puestos de trabajo asciende a 363.300 empleos. O dicho de otra forma, cada día del trimestre pasado, la economía destruyó 4.036 puestos de trabajo.

¿Y por qué no se ha llegado a los seis millones de parados con estas malas cifras de ocupación? Pues básicamente por el retroceso de la población activa (los ocupados más los parados), afectada por dos fenómenos: la salida de inmigrantes de España y el ‘efecto desánimo’: cada vez son más los nacionales que no buscan empleo porque están convencidos de que no lo encontrarán.

Las cifras que  ha dado a conocer el INE ponen negro sobre blanco este fenómeno. Mientras que en el cuarto trimestre del año pasado se destruyeron algo más de 363.000 puestos de trabajo, el número de parados ‘solo ’aumentó en 187.300. Eso quiere decir que si sólo los que perdieron su empleo lo hubieran seguido buscando, la EPA reflejaría claramente más de seis millones de parados.

De hecho, la población activa está cayendo a un ritmo trimestral del 0,76%, lo que significa que 176.000 trabajadores se han ‘borrado’ del mercado de trabajo. La tasa de empleo, de hecho, baja hasta el 55,37% entre los mayores de 16 años y menos de 65, lo que significa que prácticamente la mitad de los que pueden trabajar no lo hacen.

Según el INE, en estos momentos hay en España 5,96 millones de parados, de largo la cifra más elevada jamás alcanzada, que representan el 26,18% de la población activa. Las cifras son tan negativas que por primera vez desde el primer trimestre de 2003, se ha bajado de los 17 millones de ocupados.

No es de extrañar teniendo en cuenta que el ritmo de destrucción de empleo continúa siendo extremadamente intenso. En los últimos doce meses, se ha perdido el 4,78% del empleo. Y si nos remontamos al momento álgido del anterior periodo expansivo, el resultado es que la economía ha perdido nada menos que 3,5 millones empleos desde que estallara la crisis. Es decir, casi se han destruido uno de cada cinco empleos que existían.

En ningún otro país desarrollado ha sucedido algo parecido, salvo alguna catástrofe.

Lo peor, con todo, es que no se ven luces al final del túnel. Hasta el punto de que la tasa anual de destrucción de empleo, lejos de mejorar empeora. Hoy se destruye el doble de puestos de trabajo que en 2011.

Mercado laboral e inmigración

La salida de extranjeros del mercado laboral se manifiesta en una cifra. En los últimos doce meses, la población activa entre los inmigrantes ha caído un 5%, mientras que la española ha permanecido estable (0,09% de aumento). O lo que es igual, 175.600 no nacionales han salido del país y han dejado de engrosar las listas de paro.

¿Y en qué sectores continúa castigando la crisis en mayor medida? Sin duda en la construcción, donde la ocupación sigue cayendo a un ritmo espectacular. Nada menos que a una tasa anual del 15,9% (el triple que a nivel general). La industria, igualmente, ha perdido el 5,65% de su fuerza laboral en tan sólo doce meses, mientras que la ocupación en el sector servicios cae a un ritmo del 3,64%, por debajo de la media.

La EPA, igualmente, refleja cómo la crisis está golpeando con mayor intensidad a los asalariados, cuyo nivel de ocupación está retrocediendo a un ritmo del 6,09%. Y castiga especialmente a los trabajadores por cuenta ajena con contrato temporal, con una caída del empleo del 13,5%, lo que ahonda todavía más en la conocida dualidad del mercado de trabajo español.

El número de trabajadores por cuenta propia (autónomos), por el contrario, aumenta en términos anuales (1,8%), pero baja en términos trimestrales. En estos momentos hay tres millones de personas con sus propias relaciones laborales.

La Encuesta de Población Activa, igualmente, muestra otro dato estremecedor. En estos momentos hay en España 2,78 millones de parados de larga duración. Es decir, llevan más de un año en situación de desempleo. Eso significa un increíble aumento del 20% respecto al año anterior, lo que pone de relieve el drama, y hasta la tragedia, del mercado de trabajo. El 55% de los parados lleva más de 365 días buscando un empleo.

Una tragedia que todavía es mayor si se tiene en cuenta que el ajuste en el sector privado (más de tres cuartas partes del empleo) no ha concluido. Ni da la impresión de que esto vaya a ocurrir en un corto periodo de tiempo. Según la EPA -que se realiza con la información que suministran más de 60.000 hogares-  tanto el empleo público como el privado presentan variaciones anuales negativas. El empleo público registra una tasa del -6,98%, mientras que la ocupación baja a un ritmo del 4,30% en el sector privado. Y nada indica que el ajuste esté próximo a acabar.

Fuente: elconfidencial.com

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: