Dictaduras del siglo XIX, el caso ecuatoriano

21 marzo, 2013

Imagen-Dictaduras del siglo XIX, el caso ecuatoriano

El expresidente del Ecuador, el sociólogo Osvaldo Hurtado presentó Dictaduras del siglo XXI. El caso ecuatoriano (Paradiso Ediciones), en Books & Books, auspiciado por el Instituto Interamericano por la Democracia que dirige Guillermo Lousteau, quien presentó al autor. También dijeron unas palabras Carlos Alberto Montaner y Carlos Sánchez.

Lousteau explicó que el proceso de estas dictaduras ya existe, y es exacto, es una franquicia para apoderarse del poder. Antes era a través de los golpes militares, ahora se corrompe la democracia desde adentro. Son caudillos que quieren destruir lo anterior reformando la constitución.

“Rafael Correa es presidente de todo, no solo del poder ejecutivo, no tiene la menor idea de lo que es una República”, comentó Montaner, leyendo el exergo del libro. “No sabe que debe ceñirse al cumplimiento de la ley escrita”. El problema ha sido que los anteriores gobernantes tampoco acataron las leyes. Hubo robo, nepotismo y venta de influencias. “El resultado es el divorcio paulatino entre la sociedad y el estado”, dijo. Y se vio al estado como un surtidor de privilegios. Sánchez alabó el libro como fundacional para todos los países, y a Hurtado por vivir en Ecuador y escribir desde allí.

La intención de Hurtado fue destacar que las dictaduras en América Latina han cambiado su narrativa y su imagen, confundiendo a los votantes con unas elecciones amañadas. Estos creen que están operando dentro de una república democrática, simplemente porque hay votación, pero les está fallando lo principal. “La democracia más que un concepto es una urdimbre de instituciones para garantizar las libertades”, explicó Hurtado.

“El único propósito de Chávez y ahora de Correa ha sido servir a un poder personal autócrata”, continuó. “Detrás de estos regímenes políticos se esconden las dictaduras del siglo XIX y el fascismo [de Benito Mussolini] y el nazismo [de Adolfo Hitler] del siglo XX. Los partidos democráticos de América Latina no supieron defenderse”.

Es una modificación del estilo de Fidel Castro, quien acaparó todos los poderes enseguida, sin elecciones, sin compensación a los dueños originales de las compañías, sin juicios antes de prender o fusilar a los que creyó enemigos. Ahora se sigue un proceso más lento.

“Son ‘minigolpes’ hasta que se ocupan del poder plenamente”, afirmó Hurtado. “Controlan los órganos electorales, y los inspectores internacionales no toman esto en cuenta”.

“Sin ciudadanos, sin republicanos, no puede haber democracia ni república”, expresó Hurtado. Pero los hay en Chile, Costa Rica y México, y se empiezan a conformar en Brasil. Todos éstos avanzan en el sentido tradicional de la democracia.

Hurtado cataloga como parte de este movimiento del siglo XXI, a los que Hugo Chávez inspiró y patrocinó con el dinero del petróleo venezolano. Los países que incluyó en esta comparsa fueron Venezuela (se puede suponer que si gana Maduro seguirá las mismas opciones); Nicaragua, con Daniel Ortega; Bolivia, con Evo Morales; Ecuador, con Rafael Correa, y posiblemente se incluirá Argentina, si Cristina Kirchner sigue su curso actual. OLGA CONNOR

Fuente: elnuevoherald.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: