El cuento de los Benefits

27 marzo, 2013

Imagen-El cuento de los Benefits

“Érase una vez un inmigrante muy feo y vago que llegó a nuestro anhelado reino para aprovecharse de nuestros maravillosos beneficios sociales sin dar palo al agua.”

Así comienza uno de los cuentos favoritos de la derecha europea. Repetido hasta la saciedad cuando la situación se pone fea y es necesario buscar culpables. Combatir contra el creciente endeudamiento, la recesión, la evasión de impuestos, los paraísos fiscales u otros problemas reales, es muy complicado. Es mucho más rentable echar otro hueso a los perros. Divide y vencerás.

En Reino Unido, ayer mismo, el Primer Ministro David Cameron, volvió a desempolvar el viejo cuento y anunció nuevas medidas para que los inmigrantes europeos tengan que “probar de forma genuina que buscan empleo” si pretenden cobrar el Jobseeker’s Allowance (la ayuda por desempleo de aquí) durante más de 6 meses.

Al parecer todo viene por el miedo a una hipotética llegada en masa de rumanos y búlgaros, cuyos ciudadanos podrán entrar libremente al país a partir del año que viene. Pero en realidad es una simple bomba de humo para distraer al personal de los problemas gordos y de paso frenar la sangría de votos que pierden por el lado derecho en favor del UKip y su polémico líder Nigel Farage, que tiene dos únicos propósitos: frenar la inmigración y salir de la Unión Europea.

Por supuesto, el gobierno no se ha respaldado en ningún dato que demuestre que los inmigrantes son unos gorrones sociales. Pero los datos existen, aunque se pretendan ignorar, y podemos echar un vistazo al pasado y ver que ocurrió en la última apertura de fronteras, allá por 2004, cuando se incorporaron a la Unión 8 países: República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia y Polonia. La BBC publicaba ayer unas estadísticas muy esclarecedoras sacadas de un exhaustivo estudio del Centre for Research and Analysis of Migration.

El estudio en cuestión, tras 40 páginas de análisis, concluye lo siguiente:

Nuestros hallazgos sugieren que los inmigrantes de esos 8 países tienen un alto nivel de formación: alrededor del 35% tienen formación superior (por un 17% de los nativos británicos) y solo el 11% abandonaron los estudios antes de los 17 años (por un 56% de los nativos). A pesar de esto, los inmigrantes reciben salarios mucho más bajos, particularmente en el periodo inicial al llegar a UK.

Los inmigrantes tienden también a participar más en el mercado laboral y tienen mejores tasas de empleo que los nativos. El perfil del inmigrante es un joven, altamente preparado, que entra a UK principalmente para trabajar, con subsecuentes contribuciones positivas netas para el sistema de impuestos.

Sobre todo, nuestro estudio muestra que las ayudas del gobierno recibidas por los inmigrantes son substancialmente menores que su participación en el grupo de población, por lo que en el balance final los inmigrantes han hecho una contribución significativa al sistema fiscal británico. Desde un punto de vista fiscal, los inmigrantes de estos 8 países, no han sido para nada un lastre para el sistema de bienestar, sino que en realidad han fortalecido la posición económica.

Querido Primer Ministro, la medida de exigir que los que cobran paro prueben “de forma genuina que buscan empleo” me parece estupenda, pero debe ser aplicada a toda la población, no solo a los inmigrantes.

.

.

Fuente: guirilandia.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: