Acuerdo en Senado de Estados Unidos sobre ley de inmigracion

12 abril, 2013

Imagen-Acuerdo en Senado de Estados Unidos sobre ley de inmigracion
Cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos llegaron a un acuerdo sobre los principales elementos de un proyecto para reformar las leyes que regulan la inmigración en Estados Unidos, el cual esperan dar a conocer la semana próxima, dijeron el jueves legisladores y asesores.

Esta legislación, una de las prioridades del presidente Barack Obama en su segundo período, implementaría los cambios más profundos a las leyes estadounidenses sobre inmigración en más de un cuarto de siglo.

La denominada ‘Cuadrilla de Ocho’ integrada por los legisladores Chuck Schumer, Dick Durbin, John McCain,  Jeff Flake, Marco Rubio, Lindsey Graham, Robert Menendez y Michael Bennet ha discutido el formar una alianza para repeler intentos de enmienda que puedan alterar significativamente la iniciativa.

Tras meses de arduas negociaciones a puerta cerrada, a los senadores no les quedaban temas por resolver que requirieran su presencia, por lo que ya no había más sesiones de negociación programadas. Los detalles restantes les fueron dejados a los asesores, que seguían trabajando para completar los borradores del proyecto de ley.

El último día se alcanzaron acuerdos en torno a un nuevo programa sobre jornaleros agrícolas y de visas para trabajadores altamente especializados, con lo que se eliminaron los últimos obstáculos que quedaban en torno a la legislación.

Durbin dijo que el proyecto de ley probablemente será presentado el martes.

La histórica legislación reestructuraría los programas que regulan la inmigración legal, penalizaría a los empleadores que contraten a personas que se encuentren en Estados Unidos sin autorización, impulsaría la seguridad fronteriza y pondría a 11 millones de inmigrantes que carecen de permiso para estar en el país en camino a la naturalización.

Detalles filtrados

Algunos detalles significativos sobre la iniciativa ya se han hecho públicos mediante comentarios de los legisladores o de sus asesores, por filtraciones o en comunicados de grupos externos.

Se contempla un mecanismo que tras 13 años otorgue la ciudadanía a personas que viven en el país sin autorización, pero sólo después de que se haya implementado un nuevo plan de seguridad en la frontera con México, los empleadores hayan adoptado un sistema electrónico de verificación de estatus migratorio de sus empleados y esté funcionando un nuevo sistema electrónico en puertos aéreos y marítimos para chequear entradas y salidas de personas con visas temporales.

El proyecto exige la vigilancia de 100% de la frontera Estados Unidos-México y la aprehensión de 90% de las personas que traten de cruzarla de manera ilegal en ciertas zonas de alto riesgo.

Seis meses después de la eventual promulgación del proyecto, la gente que vive en el país ilegalmente podría solicitar la regularización provisional de su estatus migratorio, siempre y cuando el Departamento de Seguridad Nacional haya desarrollado nuevos planes para la seguridad en la frontera.

Para obtener el estatus legal provisional, los inmigrantes tendrían que pagar derechos, multas e impuestos, someterse a un chequeo de antecedentes penales y cubrir ciertos requisitos para demostrar que han estado en el país, a fin de que los recién llegados no puedan beneficiarse de la medida, dijo el jueves César Conda, jefe de personal de Rubio, en Twitter. No dio más detalles.

Una vez aseguradas las fronteras un nuevo programa de visas para trabajadores poco especializados permitiría regular la entrada de hasta 200.000 personas al año para cubrir vacantes de conserjes, obreros de la construcción y asistentes en casas de retiro, entre otros empleos similares.

Los jornaleros agrícolas que ya se encuentran en el país de manera ilegal tendrían que recorrer un camino más corto que otros inmigrantes hacia su naturalización, y otros programas de visa permitirían la entrada al país de decenas de miles de nuevos trabajadores para laborar en el sector agropecuario.

El cupo máximo del programa actual de visas para trabajadores del sector tecnológico, que otorga 65.000 visados al año, casi se duplicaría, y los extranjeros que obtengan títulos avanzados en matemáticas, tecnología, ciencia e ingeniería de instituciones estadounidenses recibirían más fácilmente su residencia permanente.

No obstante, muchos detalles aún se desconocen. Los activistas desean saber en particular cuánto tendrían que pagar las personas en multas y derechos para obtener su naturalización. También quieren detalles sobre otros posibles requisitos, como el nivel de dominio del idioma inglés.

Menéndez prometió el jueves que el mecanismo para obtener la ciudadanía estaría al alcance de los millones que lo deseen. “No lo firmaría” si no fuera así, dijo.

Batalla pública

Ahora se avecina la fase pública, la cual se vislumbra incierta. En ella los electores y otros legisladores examinarán la medida. Algunos ya han dejado claro que se opondrán con vehemencia.

Una vez que se difunda la iniciativa, será considerada por la comisión de asuntos jurídicos del Senado, que tiene programada una sesión para el miércoles y que comenzaría a enmendar y votar la propuesta en la semana del 6 de mayo.

Después, la iniciativa pasará al pleno del Senado.

Tanto en comisiones como en el pleno, la iniciativa podría cambiar de maneras impredecibles debido a que los senadores tratarán de enmendarla hacia la izquierda o la derecha.

Aún más incierta es la Cámara de Representantes, donde un grupo bipartidista elabora su propia iniciativa de reforma migratoria. Muchos conservadores de la cámara baja se oponen a permitir la naturalización de personas que han vivido sin permiso en Estados Unidos.

Fuente: eluniverso.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: