Ecuador: ¡Jueza de facto condena a asambleista! ¡macondo se va quedando corto!

18 abril, 2013

imagen-Ecuador: ¡Jueza de facto condena a asambleista! ¡macondo se va quedando corto!

Asambleista Andrés Páez


La inmunidad parlamentaria es una institución propia de casi todos los Parlamentos del mundo y garantiza el ejercicio de la función legislativa sin que los congresistas sean intimidados ni presionados.

La inmunidad corresponde al Parlamento y a sus integrantes y si la Constitución señala que no se aplicara a los actos ajenos al ejercicio de las funciones de un Legislador, es a la propia Asamblea a la que le corresponde determinar si tales actos son o no ajenos a ese ejercicio. ¿Cuando lo hace? Pues cuando recibe el pedido de que se autorice el enjuiciamiento penal de un congresista.

Tan elemental reflexión no ha sido realizada por la cuestionada y supuesta jueza Lucy Blacio quien por sí y ante sí ha decidido anticipada y arbitrariamente que los actos del asambleísta Kléver Jiménez son ajenos a su función de Legislador. ¿Alguien le pidió su opinión a esta jueza? Nadie lo hizo. Ella prevalida de la protección que le ofrecen sus designantes ha procedido en contra de ley expresa.

¿Es facultad de un juez el determinar si los actos de un Legislador son o no ajenos a sus funciones? No lo es. Por lo tanto, la jueza de facto ha violado el Art. 226 de la Constitución que consagra el principio de legalidad: un servidor público puede hacer solo lo que está fijado en la Constitución y la ley. Eso, solo eso.

Blacio se burla del Parlamento, ante el silencio cómplice de su Presidente, se pasa por sobre la inmunidad parlamentaria y condena a prisión a un Asambleísta porque, según ella, se ha injuriado al Presidente por sostener una tesis contraria a la que él, a conveniencia, ha postulado. Tamaño despropósito de la jueza de facto.

Para condenarlo, parte del supuesto de que la tesis del Presidente de la República es una verdad absoluta a inalienable y concluye que todo aquel que disienta con su enfoque de la realidad, con su parecer, con su particular interpretación de un hecho, no solamente que está equivocado sino que, además, su criterio constituye injuria y debe ser encarcelado.

Con esto, los sustentos de la institución parlamentaria han sido demolidos ante la complacencia de sus autoridades que guardan silencio para no ser expulsados del paraíso correísta.

Con esto empieza una dolorosa etapa para el Ecuador en la cual el solo hecho de proponer una tesis distinta a la del Presidente, es objeto de juicio penal y de condena a la cárcel.

Sin duda Macondo se ha quedado chiquito frente a semejante barbaridad. El propio García Márquez debe estar buscando la parte de imaginación que se le extravió tiempo atrás cuando describía un lugar insólito.

Que una jueza objetada por una veeduría internacional y a la que le obsequiaron puntos para ocupar esa función, condene a un Legislador con argumentos insostenibles y violando la Constitución, es un síntoma de descomposición institucional sin precedentes en el Ecuador.

Dr. Andrés Páez Benalcázar
Asambleísta

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: