Tras retornar de Espana por la crisis, migrante desaparece al intentar entrar a EE.UU.

19 abril, 2013

Imagen-Tras retornar de Espana por la crisis, migrante desaparece al intentar entrar a EE.UU.

En Lluillín, comunidad de la parroquia Chorocopte en el cantón Cañar, desde agosto del 2012 una familia llora la desaparición de uno de sus hijos,

Hace tres años, Segundo Hernán Calle retornó de España con su esposa María de Lourdes Espinoza y sus dos hijos, hoy de 6 y 4 años de edad. Habían residido en ese país durante 7 años pero la falta de trabajo los obligó a volver.

“Solo con la ropita puesta y otro poquito en la maleta volvimos, porque allá no había trabajo y yo debía pagar el cuidado de mis niños que nacieron allá”, dijo Lourdes, la joven esposa de 31 años que ahora lamenta la desaparición de Segundo, quien decidió emigrar nuevamente por la falta de trabajo.

El 5 de agosto del 2012 partió con destino a Estados Unidos. Lo último que supieron sus familiares fue que dos semanas despúes llegó a México. “Llamó para decirme que ya iba a cruzar el rio Bravo por Nuevo Laredo, Texas; yo le dije que no se vaya pero no me hizo caso”, dijo la esposa.

Para obtener el dinero hipotecaron la vivienda de sus padres en 12 mil dólares. “Cuando la cooperativa nos dio la plata, mi hijito llegó una noche y me dijo me voy mañana”, comentó Tomás Calle, el padre del desaparecido.

Según Calle, su hijo salió solo, sin coyote y con 10 mil dólares en sus bolsillos. Nunca más supo de el. “Me voy solo porque ya me enteré como llegar; llegaré solo para volver solo también”, fueron las últimas palabras de Segundo, recuerda su padre.

Con la ayuda de su nuera Calle paga 500 dólares mensuales a la cooperativa para no perder la casa. Deberán seguir pagando durante 3 años más. Sus  ingresos provienen del trabajo de la esposa del desaparecido cuando logra que la contraten en labores agrícolas por 10 dólares diarios.

Don Tomás, quien ya cumplió los 70 años, tiene tres vacas y la leche que obtiene de ellas es parte de la economía de los siete miembros de la familia que viven con él: su esposa, su nuera, los tres hijos de la pareja; y otros dos nietos, hijos de una hija que también emigró a España, pero que según Calle, no tiene trabajo en ese país.

Hasta hace dos meses el bono de 200 dólares que cobraba María Narváez, madre del desaparecido, también se sumaba a la economía del hogar. Sin embargo dejaron de pagarle luego de dos años. “Usted si tiene, me dijeron”, asegura la mujer, de 63 años de edad.

Entre los guineos verdes que sirven de alimento a sus vacas y que están regados a la entrada de la pequeña casa, todos lloran y suplican ayuda para encontar a Segundo.

Sus tres hijos preguntan constantemente por su progenitor. “En donde está mi papito, cuando va a venir, que le pasó” son las constantes preguntas que Lourdes no sabe responder.

Luego de la última llamada de Segundo, presuntamente desde México, la familia pidió ayuda a la Senami. Allí les pidieron documentos de nacimiento del emigrante desaparecido y una muestra de sangre de los padres para ADN, pero hasta ahora no hay resultados ni información, aseguró don Tomás.

Otros desaparecidos en Azuay y Cañar                

En los últimos dos meses la oficina 1-800migrantes, con oficinas en Cuenca y Gualaceo, recibió denuncias sobre cuatro desaparecidos en Azuay, dos mujeres de Paute y dos mujeres de Gualaceo. El mismo número de desaparecidos de Cañar.

“Las familias acuden desesperadas porque ya han ido a instancias de Gobierno como la Senami, pero no encuentran apoyo y por eso acuden a organismos no gubernamentales como nosotros suplicando ayuda”, aseguró William Murillo, vocero de la oficina.

Según Murillo, las oficinas de migración de México reportan que desde hace una década ubicaron 800 cadáveres en las fronteras hacia Estados Unidos, sin identificar; y que Derechos Humanos de ese país cuenta con 2.600 carpetas de familias de diversos países de centro y sudamérica que piden ayuda para encontrar a sus seres queridos que emigraron en viajes clandestinos,

“La situación de las familias que se quedan, en la mayor parte de casos, hijos menores de edad requieren apoyo sicológico y ayuda económica”, dijo Murillo.

Fuente: eluniverso.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: