Ecuador: Proyecto de Correa, apuntalar el capitalismo y profundizar el autoritarismo

7 mayo, 2013

Imagen-Ecuador: Proyecto de Correa, apuntalar el capitalismo y profundizar el autoritarismo

Por Valentina Morales

El correísmo es un proyecto funcional que busca el reacomodo del capitalismo; pretende remozarlo y legitimarlo con el sugestivo nombre del “socialismo del buen vivir”

El programa de gobierno del correísmo para el período 2013-2017 es perseverante en su discurso sobre la supuesta profundización del cambio, sobre su meta de construir el “socialismo del buen vivir” expresado en una “sociedad radicalmente justa”; con “trabajo liberador y tiempo creativo”; igualitaria y equitativa; solidaria; corresponsable y propositiva; en armonía con la naturaleza; pluralista y participativa; soberana; democrática; y, en ese orden, una interminable retahíla de pomposas proclamas llegando incluso a aseverar que impulsa la más importante transformación del país desde los tiempos del Viejo Luchador. No ha tenido reparo alguno en aseverar que se propone “acabar con el estado burgués”.

Sin embargo, a la luz de los hechos y más allá de su hostigante verborrea queda clara una realidad: el correísmo es un funcional proyecto que busca el reacomodo del capitalismo, pretende remozarlo y legitimarlo con el sugestivo nombre del “socialismo del buen vivir” en tiempos en los que su consustancial naturaleza concentradora profundiza la brecha entre pobres y ricos. Es la versión que apunta a lograr la sobrevivencia del sistema, el imperio de la gran propiedad privada.

No de otra manera podemos entender el contrabando ideológico que subyace detrás de expresiones consignadas en el documento oficial aprobado por PAIS, cuando asevera: “La sociedad debe estar centrada en el trabajo pero no asentada en la propiedad estatal de los medios de producción, sino en un régimen de propiedad mixto, en que coexisten la propiedad privada regulada, el patrimonio público, las comunidades y las asociaciones colectivas”, en tanto, en otro momento, exalta “la participación de un sector privado emprendedor, propositivo, creativo y con una visión de progreso colectivo”. Como si en medio del interés supremo de aplicar la ley de la mayor ganancia que impulsa al capitalista pudiera caber la posibilidad de la búsqueda del interés colectivo.

Pero, más allá de las palabras engañosas impresas en su programa de gobierno están los hechos que demuestran el doble discurso; Correa funge de demócrata y patriota mientras ejerce un gobierno autoritario y entreguista; mantiene inalterable la estructura económica y social; las prebendas y millonarios beneficios de los grandes empresarios están garantizados. Ejemplos al canto: de la propia información oficial se sabe que los banqueros han logrado las más altas ganancias en los años 2011 y 2012; similar o mejor situación gozan las transnacionales que operan la telefonía móvil, las que se benefician de la prestación de un servicio con tarifas extremadamente caras. Está entregado a las fauces de los capitales chinos al concesionarles los yacimientos mineros y la producción petrolera, en tanto, clama por sus préstamos con intereses chulqueros.

Mientras esto ocurre, gracias a los grandes recursos que le provee el precio alto del crudo, hace uso y abuso de una política asistencial y demagógica con la que cosecha la simpatía de importante sectores poblacionales, lo que le permite asegurar una clientela electoral para sus propósitos de gobernar por treinta años o más. Obviamente, todo esto acompañado de una poderosa maquinaria publicitaria y una, sin duda, efectiva propaganda que es capaz de vender la idea de que es noche en un diáfano día de verano.

El haber captado el control de todos los organismos del Estado le ha permitido enseñorearse en su actitud prepotente, antidemocrática y autoritaria con la cual pretende sembrar miedo y cosechar silencio frente a las arbitrariedades y corrupción innegables y sin precedentes. El control de la Asamblea y la justicia constituyen el paraguas de impunidad con el que se protege la camada de nuevos ricos que ha engendrado el correísmo.

La perspectiva del gobierno de Correa está clara: afianzar su proyecto capitalista sobre la base de perseverar en el asistencialismo, la demagogia populista y la política antidemocrática, autoritaria y represiva.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: