Espana: Inmigrantes cambian el perfil del tejido asociativo malagueno

16 mayo, 2013

Imagen-Espana: Inmigrantes cambian el perfil del tejido asociativo malagueno

Hace unos años, podría haber resultado extraño saber que en Málaga existe una asociación de ciudadanos de Ghana o de Costa de Marfil.

Ahora, con 249.423 extranjeros viviendo en la provincia según el último censo del Instituto Nacional de Estadística (INE), la inmigración se ha convertido en uno de los bloques más activos en lo que se refiere al tejido asociativo malagueño. Así se desprende al analizar el listado de asociaciones del Ayuntamiento de Málaga, donde los colectivos culturales y de minorías sociales compuestos por inmigrantes se acercan al centenar solo en la capital.

Los inmigrantes han cambiado el perfil de la participación malagueña, históricamente muy ligada a las peñas y colectivos vecinales, y además está rejuveneciendo el asociacionismo. «Actualmente, estamos intentando atraer a la ciudadanía malagueña para que se implique en acciones de voluntariado y asociativas porque estamos viendo que el 65% de las personas presente en estos movimientos son jubilados y que el 85% de sus líderes tienen más de 65 años», explica Ruth Sarabia, directora del Área de Derechos Sociales y Participación Ciudadana. En este sentido, indica, la llegada de los inmigrantes supone savia nueva para el asociacionismo. «Hace solo cinco años apenas llegaban a la quincena de colectivos y ahora tienen ya una presencia importante en la vida cultural de la ciudad», asegura Sarabia.

En sus inicios, las asociaciones de extranjeros surgieron para dar apoyo a los compatriotas que llegaban, arropándoles para evitar que sintiesen esa temida soledad del inmigrante, fomentando su propia cultura, con bailes autóctonos de su tierra o espacios para hablar en su lengua materna. Pero también aparecieron para facilitar información sobre las formas de vida malagueñas, instituciones y papeleo necesario. Así, algunas de las más numerosas y activas han sido las de marroquíes, paraguayos o bolivianos. Ahora, sin embargo, tratan de abrirse al resto de la ciudadanía y funcionan para canalizar demandas comunes. «Con la crisis económica, están realizando una importante labor social en los barrios donde trabajan, no solo para los compatriotas, sino para todos los vecinos», señala Sarabia.

Fuente: diariosur.es

..

.


Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: