Ecuador: Zamora, peligra el Condor Mirador

30 mayo, 2013

Imagen-Ecuador: Zamora, peligra el Condor Mirador

LA CORDILLERA DEL CONDOR SOLO PUEDE QUEDAR PARA LA HISTORIA.

Uno de los sitios  escogidos para la explotación minera, especialmente del cobre es Cóndor Mirador, ubicado al Noreste de la provincia de Zamora Chinchipe, límite con el Perú , a donde acudimos para conocer el proyecto que tanto pregona el Presidente Correa, que arrojará millones de dólares para el desarrollo del país, proyecto concesionado a la minera Ecuacorriente, que sin duda devastará miles de hectáreas de montaña virgen de la Cordillera del Cóndor.

Alrededor de cuatro horas nos tomó el viaje desde Cuenca hasta Chuchumbleza, pasando por Loja, la Ciudad de Zamora, Zumbi, Yantzaza, y El Pangui. Desde la entrada (Chuchumbleza) aguas arriba del Río Zamora a 15 minutos en el sector Kimi, se encuentra construyendo por parte de  los Chinos el puente sobre río , que unirá con la Parroquia Tundayme, sus comunidades y  la mina de cobre.

La gabarra que muy pronto desaparecerá hace el traslado de nuestro vehículo al otro lado de la orilla del Río Zamora, su conductor nos cobra dos dólares. Ya en tierra partimos hacia Tundayme, parroquia que queda a veinte minutos de distancia. Nuestro guía Geovanny, nativo de El Pangui, nos va indicando los sectores del recorrido.

Nos preocupa ver en todo lado letreros que indican que las propiedades son privadas, que pertenecen a Ecuacorriente. Pero lo más sorprendente fue cuando llegamos a la comunidad de San Marcos, donde no hay nadie, abandonada la capilla, su cancha deportiva y sus casas. Geovanny, dice’’ Los habitantes tuvieron que abandonar el lugar obligados, no sé si les pagaron de sus tierras o les ubicaron en otro lado”.

Ya en Tundayme, un pueblo desolado, a más que es Domingo, son las 10H15, no hay personas haciendo deporte o caminando en sus calles, lo que si hay letreros en todas las esquinas de los beneficios de la minería y de la  Revolución Ciudadana.  Se ve una sola tienda abierta con unos cuantos compradores. Un infocentro cerrado, así como el dispensario médico.

En diez minutos más de recorrido encontramos el destacamento militar Cóndor Mirador, donde hay pocos militares que cuidan el recinto. Dos kilómetros adelante se ubica el campamento de Ecuacorriente, al frente la Cordillera del Cóndor que al parecer se niega ser afectada por la explotación  minera a cielo abierto, sobre él hay niebla, páramo y un arco iris.

Intentamos entrar al interior del campamento, fue imposible, los guardias se alertaron de nuestra presencia, nosotros rápidamente tomamos otro rumbo.  Al otro extremo y fuera de las mallas pudimos ver a un buen número de obreros trabajando en la adecuación de las instalaciones, al mando de personal de nacionalidad China, quisimos dialogar con uno de ellos pero se negó rotundamente.

Ya de regreso y en la orilla del río, mientras esperamos la llegada de la gabarra para que nos traslade al otro lado, dialogamos con un agricultor que llevaba en sus hombros un racimo de plátano, se lamenta de lo que está ocurriendo en su tierra, dice: “ Aquí nos quedamos unos cuantos viejos que vivimos de la agricultura y ganadería, hasta que Dios nos lleve, unos cuantos hombres jóvenes están trabajando en la minera y otros con lo poco que les pagaron se fueron a vivir a otro lado”.

Termina citando los productos que ahí se cultivan: cacao, café, maíz, plátano, yuca, frejol, limón dulce y agrio, verde, chonta, caña de azúcar, mandarina, naranja, piña, guabas, papaya,  guayaba, mango y  la crianza de todo tipo de animales, aves y el pescado. Agrega: “Mi tierra es rica en todo, para qué minería, eso no queremos, Dios protégenos”.

Ya  de vuelta, nos despedimos de nuestro amigo y guía Geovanny, para tomar la ruta Gualaquiza- Plan de Milagro- Gualaceo, Cuenca, porque la Gualaquiza- Chigúinda- Sigsig había sufrido un derrumbe.

Para terminar este pequeño relato, decir que si los moradores de San Marcos ya no viven ahí y ver colocados letreros en sus territorios de la compañía minera Ecuacorriente, como propiedad privada, ya es violar los derechos humanos, desplazamiento de sus comunidades antes que exista explotación hace reflexionar mucho.

 Texto y foto: Lizardo Zhagui P.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: