Espana: “No denuncian porque estan en situacion ilegal”

5 junio, 2013

Imagen-Espana: "No denuncian porque estan en situacion ilegal"

Marian Arias, responsable de la asociación Askabide, lamenta la situación de desprotección en la que se encuentran las mujeres que trabajan en la calle.

Hoy todas somos Ada, porque estamos muy desprotegidas y nos puede pasar a cualquiera”. Lo decía ayer Jacqueline, compañera de noches de la joven nigeriana víctima de la brutal agresión y con la que ha visto pasar a Juan Carlos Aguilar más de una noche de acera a acera en la calle Cortes mientras ejercían la prostitución.

El perfil de la persona que ejerce la prostitución en Bilbao sigue siendo mayoritariamente el de una mujer de 35 años e inmigrante -el 60% de las cuales proviene de América Latina-, en situación de irregularidad administrativa y con cargas familiares en sus países de origen.

En estos momentos, entre treinta y cincuenta chicas ejercen la prostitución en las calles de Bilbao, fundamentalmente en General Concha y Cortes. Precisamente, esta situación de precariedad en la que se encuentran hace que “el riesgo con el que conviven sea bestial”. “Hay un montón de situaciones adversas que se producen y que ellas ocultan por miedo”, dice Marian Arias, psicóloga y responsable de Askabide, asociación que desde 1985 trabaja en apoyo de las mujeres que ejercen la prostitución.

Su preocupación en estos momentos se encuentra en Basurto, donde Ada lucha entre la vida y la muerte. Marian Arias conoce bien a estas mujeres, por eso está convencida de que “si alguna de ellas ha sufrido algún tipo de agresión, ya sea por este hombre o en otra circunstancia, no lo va a decir”. Sabe que “tienen miedo debido a que están en situación ilegal”, así que su postura es la de callar.

Las compañeras de Ada están preocupadas por si aparecen restos que evidencien otros asesinatos. La consternación de las mujeres nigerianas es extensible a toda la sociedad, pero descubrir si hay denuncias o desapariciones es muy complicado. La psicóloga de Askabide explica que “estas mujeres cambian de ciudad con facilidad, por eso es difícil pensar que les ha podido pasar algo si de pronto dejas de ver a una de ellas. Diría que incluso entre las compañeras muchas veces desconocen incluso dónde se encuentran”.

A Marian Arias lo que verdaderamente le duele en este momento es “la situación de desprotección en la que se encuentran estas mujeres” y recuerda que además “sufren las protestas vecinales y cambian de calle sorteando la polémica”.

Ada solía frecuentar el local que tiene Askabide a disposición de las mujeres que les ofrece la posibilidad de tomar un café o estar un rato por la noche cuando están trabajando. La joven nigeriana solía pasar habitualmente y charlaba con las educadoras que suelen estar en el centro donde está en marcha este programa subvencionado por el Ayuntamiento de Bilbao.

EL AGRESOR FRECUENTABA CLUBES

Al parecer, Ada, al igual que otras chicas que ejercen la prostitución por estas calles, conocían al maestro shaolín de vista, según dijo una de estas mujeres, compañera de la agredida, puesto que el experto en artes marciales era un hombre al que le gustaba frecuentar los clubes de alterne de la zona, aunque no debía contratar servicios en el domicilio. Un vecino del agresor dijo que “era un hombre muy noctámbulo, que solía llegar a casa acompañado por dos rubias”.

Miribilla, el último foco de prostitución que existía en Bilbao, dejó de ser un problema para los vecinos hace un año, después de que la Policía Municipal intensificara los controles tras ser aprobada una nueva ordenanza de espacio público que penalizaba este trabajo en las calles. Las prostitutas volvieron a la calle Cortes, barrio que históricamente ha albergado la práctica sexual a cambio de dinero, y también se trasladaron a zonas próximas como Iturriza o General Concha.

Fuente: deia.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: