Ecuador: Defensa de la Plaza de San Francisco de Cuenca

31 julio, 2013

Imagen-Ecuador: Defensa de la Plaza de San Francisco de Cuenca

Cuenca, 11 de Julio del 2013

Señor Doctor

Paúl Granda López

ALCALDE DE LA CIUDAD DE CUENCA

Ciudad.-

 

Señor Alcalde y Señores Concejales:

Luego de haber conocido y analizado la más reciente propuesta municipal de intervención en la Plaza de Francisco, ICOMOS del Ecuador, organismo de la UNESCO dedicado  al estudio, la documentación y protección de sitios patrimoniales,   presenta a Usted y al Concejo Cantonal de Cuenca las reflexiones y observaciones realizadas a dicha propuesta.

1.       Conviene tener presente que el Patrimonio Cultural debe ser comprendido a través de una visión holística y no como la suma de sus partes; al ser una construcción social, éste se comporta como una unidad y es esta unidad la que determina el funcionamiento o comportamiento de sus partes. De allí la importancia de tener claro el concepto de plaza y la relación con los usos históricos que en estos espacios se desarrollan.  El tratamiento patrimonial a la Plaza de San Francisco, está íntimamente ligado a la interdependencia formal, funcional, social e inmaterial de sus componentes y no a la sumatoria de ellos. Son precisamente esas relaciones e interdependencias las que posibilitan la continuación de valores patrimoniales, generan nuevas construcciones sociales que refuerzan, diluyen o hacen desaparecer el espíritu patrimonial de este espacio tan simbólico para los cuencanos y de gran valor patrimonial para la ciudad.

2.      La intervención en la Plaza de San Francisco anunciada por la I. Municipalidad es, fuera de toda duda, obra necesaria, imperativa, impostergable; la dignidad de la Ciudad y la degradación de que ha sido objeto este espacio público, especialmente en las últimas décadas, lo exigen.

3.      La Plaza pertenece a la Ciudad, pero está tomada por un grupo de personas que la usa y abusa de ella como si fuese de su propiedad. La Plaza forma parte de la Ciudad y  de su historia, lo cual se remonta a la fundación española de 1557.  Los estudios históricos, antropológicos y arqueológicos, efectuados como parte del proyecto son de apreciable valor para definir la concepción del mismo, reafirman sus valores patrimoniales así como los valores de su entorno simbiótico de lo cultural aborigen, colonial y republicano.

4.      Los proyectos urbanos, especialmente al tratarse del Centro Histórico y, en el presente caso, de la Plaza, deben realizarse, sin duda alguna, en función exclusiva de los caros intereses de la Ciudad  toda, de su patrimonio tangible e intangible,  mas no, ni de ningún modo, en función principal de  intereses particulares de grupos o personas.

5.      Consideramos que la intervención en la Plaza debe concebirse y ejecutarse dentro de un estricto concepto de recuperación física integral, recuperación de sus valores y su autenticidad, sin obras formalmente agresivas que desvirtúen las características ni el concepto de plaza. Debe mantenerse su articulación con la trama vial del centro histórico, su horizontalidad y superficie plana que den continuidad total hasta sus cuatro lados y sus cuatro vértices o esquinas, así como su característica rectangular circundada por las cuatro calles de la trama patrimonial.

6.      Empero, el análisis del más reciente proyecto de la M. I. Municipalidad de Cuenca, nos lleva a la convicción de que contradice en forma palmaria el concepto de recuperación de un espacio público patrimonial que, a nuestro juicio, debe primar como solución singular, única, en la intervención propuesta. El proyecto municipal tal como está concebido, lejos de recuperarla de la crisis que soporta, convertiría a la Plaza en un híbrido urbano que no será ni plaza ni parque.

He aquí algunas de sus contradicciones.

a)     Construcción de un centro comercial subterráneo (obra nueva, de lenguaje funcionalista), en dos niveles, en el lado oeste de la plaza, para dar cabida perenne a los comerciantes hoy asentados en ella.  La excavación prevista para esta construcción y la construcción misma crearían circulaciones verticales, romperían con la horizontalidad de la plataforma histórica y alterarían las cualidades físicas de la plaza,  su integridad y autenticidad, que justamente deben preservarse so pena de comprometer la declaratoria de Patrimonio Cultural de la ciudad.

b)     La colocación de unas casetas cilíndricas rescatadas de proyectos ideados cuando no se pensaba aún en el valor patrimonial de los sitios históricos, perturbarían, igualmente, la horizontalidad de la Plaza y su riqueza patrimonial multisecular.

c)      La arborización y los graderíos, del lado oriental, interrumpirían igualmente la horizontalidad de la plaza y alterarían sus cualidades físicas y su fisonomía.

7.      Debiera considerarse la posibilidad de conservar y recuperar, como un agregado a su materialidad, el piso de piedra de canto rodado en la Plaza, tal como los estudios arqueológicos y los usos republicanos han caracterizado al mismo, o en todo caso, mantener el uso de adoquines según los diseños tradicionalmente usados en el centro histórico.

8.       La M. I. Municipalidad puede, con sentido social, procurar una solución coherente para los comerciantes que ocupan este espacio público, desde luego,  sin poner en riesgo la integridad de la plaza ni el inalienable derecho de la Ciudad a recuperarla sin restricciones.  Podría crear en la  “Casa Ullauri” y en el “Pasaje León”,  de su propiedad,  la infraestructura fija  para la reubicación digna de los comerciantes de artículos industriales que  ocupan la Plaza y los comerciantes de ropa (de Otavalo) que ocupan el portal de la Calle San Francisco.

9.      La recuperación de la Plaza en términos patrimoniales requiere que aquellos comerciantes de artículos con algún valor patrimonial intangible, ligados por tanto a la construcción social de la cultura popular de la ciudad actual, se mantengan en la Plaza y realicen sus actividades con equipamientos móviles y dentro de un horario y calendario acorde a otros usos igualmente temporales que la ciudad requiera dar al espacio abierto.

El ICOMOS considera que la intervención en los términos anotados,  devolverá a esta Plaza sus condiciones de integridad y autenticidad, mantendrá su horizontalidad, su articulación tradicional con la trama urbana histórica y permitirá que las actividades de valor cultural, ciudadano y popular, como conciertos, reuniones cívicas, ferias, exposiciones, ventas ocasionales de artesanías, se realicen libremente en ella. Obras, como el centro comercial contemplado en el proyecto y emplazado en el subsuelo, resultan no solamente ajenas a la cultura de la Plaza y su entorno, sino contrarias a la arquitectura patrimonial del sector y al valor simbólico e histórico de sus formas.

Las consideraciones anteriores muestran la necesidad de que, sobre la base de  los estudios ya realizados, se elaboren los ajustes necesarios considerando nuestras observaciones o, mejor dicho, un nuevo proyecto que cumpla las exigencias de conservación del patrimonio cultural integrando la Plaza de San Francisco a la vida de la Ciudad que, desde hace siglos, le ha asignado la doble función plaza-mercado y plaza-uso múltiple.

 

Atentamente:

 

Oswaldo Páez Barrera, Arq. PhD.

Presidente del ICOMOS-Ecuador (Organización Consultora de la UNESCO Categoría A).

Arq. Lourdes Abad

Lcda. Lucia Astudillo
Presidenta del ICOMM-Ecuador

Arq. Edmundo Arízaga

Dra. Ana Luz Borrero

Lcdo. Rene Cardoso

Arq. Lucia Espinoza

Dr. Manuel Neira

Arq. Mónica Pesántez

 

CC:

Dra. María Cecilia Alvarado,  Ing.  Juanita Bersosa,  Lcda.  Ruth Caldas, Lcda. Norma Illares,  Sr.   Julio León,  Ing. Lauro López,  Coronel   Angel Montero,  Dr.  Fernando Moreno,  Dr.  Jaime Moreno,  Dr. Wilson Muñoz,  Dr.  Carlos Orellana,  Dr. Tarquino Orellana,  Ing.  Joaquín Peña,  Sr. Lauro Pesántez,  Lcda.  Monserrath Tello.
.
.
Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: