Ecuador: El Chucho, los negros y los derechos civiles

6 agosto, 2013

Imagen-Ecuador: El Chucho, los negros y los derechos civiles

Por Tomas Rodríguez León

Nacemos gritando gol y por eso hay tanto ruido en las maternidades… ¿Ha entrado usted, alguna vez, a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie”

Eduardo Galeano
 
“El futbol, este reino de la lealtad humana ejercida al aire libre”
Antonio Gramsci
El futbol  alta expresión cultural  entrega un  enorme aporte al desarrollo de los derechos civiles en Ecuador.  Los  rezagos racistas están fuera de la cancha, en OFF SIDE. Los atletas negros, reciben reconocimiento y  cariño, el éxito  alegría  que supera toda dimensión calculada con el grito de gol y de victoria.
No hay afros ecuatorianos. El término afroamericano  creado en Estado Unidos  no pesa en nuestra realidad,  nuestra  población “afro”  se reconoce como negra ,  una grata auto inclusión  que no externaliza  ni discute el origen y se prende en la tierra  con la misma significación de la población indígena, nuestra raza negra también se siente pueblo originario ¡que bueno¡. Negro de origen, pertenencia y raíz, fija además una identidad   siempre libre, porque en Ecuador, es verdad, nunca hubo esclavitud  en la raza negra. La provincia de Esmeraldas fue territorio liberto, reino  de la Esmeralda con Alfonso de Illescas en plena dominación hispánica.  La colonización española  fue débil y derrotada en más de las veces en territorio de los esmeraldeños y los pequeños nichos de esclavitud tenían otro origen y asentamientos fuera de estos lares. La  manumisión de los negros fue casi un hecho administrativo y no efecto de la lucha social. La raza negra se vinculó  mas bien a las formas de liberación social y nacional en todos los momentos, su  participación en ejercito libertador,  en la revolución alfarista, en la resistencia post alfarista y en las guerrillas marxistas serán  indicadores de  presencia con consignas de libertad y no  anti esclavistas.
Desde los hermanos Sandiford se inicia una carrea impresionante de valoración humana y deportiva en el atletismo y en el futbol: Spencer, Bolaños, Tenorio y muchos más llenaran de gloria al deporte  y al país.  Pero   la selección ecuatoriana de futbol  se llena de triunfos  cuando con mayoría absoluta, la raza negra se toma sus líneas. Casi siempre diez negros y un blanco (obregón, Aguinaga, Urrutia) fueron la escuadra de todos los éxitos y las clasificaciones. Llegaran al máximo de la calidad  no porque haya existido grandes inversiones o procesos, sino porque simplemente nuestros atletas  salieron de la invisibilizacion y digamos bien,  salieron porque no es verdad que los hayan descubierto (expresión colonialista) salieron a pie fundamentalmente de Esmeraldas, tierra de campeones sin canchas, sin  equipos en primera división. Los muchachos buscaron por su propia cuenta equipo para  su  vine vi y vencí. Los Valencia, Ulises, Méndez, Tenorio, Quiñones se multiplicaron. El mercado se abrió, con baja inversión atraparon enormes utilidades.
La selección de futbol es la selección de Esmeraldas reforzada y esta provincia podría ser la zona  geográfica mas futbolizada del mundo, pese a ser la mas desatendida deportivamente ¡no tiene equipo de Futbol¡ y gloria da a toda la afición. Es lindo saber que las gestas libertarias por los derechos civiles  en nuestro país no nacieron del martirio  ni  de la política, aunque con gloria; Martin Luther King, Malcom X (EE.UU.),  Nelson Mandela en Sudáfrica. Los nuestros han derrotado todo racismo posible   con la alegría, la fiesta, el festejo y el grito más contundente de amor a la patria. Solo basta ver cuando nuestros futbolistas  celebran un gol en la selección ¡que amor a la patria carajo¡ ¡que diferente  al amor  condicionado e interesado de los infieles que sabemos¡
Por eso en el futbol,  ser fanático es un merito como ser fanático  en política es una imbecilidad que da asco.  El futbol crea  códigos morales, educación para los niños, democracia  resciliente y cohesión social. El futbol es pasión y voluntad, fraternidad interracial que da cobijo a negros, indios, blancos y mestizos. Ecuador le debe a los negros del futbol lo bueno que tiene, la gloria que edifica, el fin de los racismos y los festejos mas alegres de la vida.
Por eso duele cuando se nos va un campeón. Chucho Benítez era un once y por acá en Guayaquil once significa  mejor que diez. ¡Ponte once gil¡ y en esta congoja, la mas pura muestra de amor es la de los niños. Paisaje  triste pero alentador ver a los niños de todas las razas llorar con ternura, querer ser negro para ser como el Chucho, consolarse la tristeza y superar la escolar pereza con la sonrisa del ídolo.
Y que quede claro: cuando dicen los estúpidos minimizando a los deportistas que  ojala no solo sean triunfadores  en el futbol,  exponen su ignorancia que lastima a la Grecia de los sabios y filósofos. Grecia que  a los héroes del Olimpo dio la misma categoría de pensadores…  solo que más cerca de los dioses.
… los niños  griegos libres cumplían doce años e ingresaban en la palestra, donde se les enseñaba a desarrollar los músculos y a disciplinar los nervios, la primera condición para empezar a pensar y filosofar…. VAMOS CHUCHO UN GOL MÁS.
.

Fuente: lalineadefuego.info

..

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: