El Ecuador de Rafaelito y Jaimito

7 agosto, 2013

Imagen-El Ecuador de Rafaelito y Jaimito
“Sr. Presidente Correa, si tanto se le antoja y le quita el sueño la Alcaldía de Guayaquil, láncese a Alcalde de Guayaquil”.

Bien dice el dicho “nunca digas que de esta agua no voy a beber”. Hace 7 años atrás, cuando Rafael Correa, jalado a su hijo Miguelito, y haciendo seguir a unos compas del MPD, hacía campaña en la plaza de papas en Saquisilí, el discurso central era terminar con los herederos del poder que estaba en manos de la derecha socialcristiana y la izquierda democrática. En su discurso, casi rogando que voten por él, se comprometió a cambiar la Constitución y prohibir las reelecciones para que nunca más el poder sea eterno para los gobiernos de turno.

No solo al Presidente Correa ha fastidiado el eternecer de los políticos en un cargo público, también ha sido el sentir de todos los ecuatorianos, y particularmente, la participación, la democratización y la alternabilidad del poder, han sido los principios políticos planteados por el Movimiento Indígena del Ecuador, y como tal, todos los ecuatorianos vimos con buenos ojos que la Constitución de Montecristi establezca una sola reelección para todas las autoridades de elección popular.

Dicen que el poder es como la droga, que una vez que se prueba gusta y que es difícil dejarla. Han pasado tan solo 6 años, y resulta que también al Presidente Rafael Correa ya le gustó, y ahora, a pesar que falta 4 años de su ejercicio como Presidente, ya piensa en la REELECION INDEFINIDA, para lo cual pretende reformar la Constitución en un acuerdo entre dos ÑAÑITOS: Rafaelito y Jaimito.

Realmente necesitamos ser tan ingenuos o tan idiotas como para no interpretar las añoranzas del Presidente Correa, que con tal de eternecer en el poder, ahora le convoca al Alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, que los doscitos firmen un acuerdo de REELECCION INDEFINIDA, y que se dé por hecho la reforma a la Constitución.

¡Bonita la cosa! Ósea que, el destino de los Ecuatorianos está en manos de dos políticos empedernidos? ¿No será que el destino político, democrático, participativo y alternativo, esta delineado por una norma suprema que es la Constitución de la República? La Constitución es un instrumento jurídico, que precisamente establece ciertas limitaciones para garantizar el funcionamiento de un Estado democrático y constitucional de derechos, donde las instituciones y los gobiernos de turno sepan cuáles son sus roles y hasta donde llegan sus atribuciones.

Tal vez para la ciudadanía no está claro el tema de la reelección del Presidente y la reelección de los Alcaldes, pero cabe aclarar, que a partir de la vigencia de la Constitución del 2008, todas las autoridades de elección popular tenemos una sola posibilidad de reelección. Así: en las elecciones del 2009, tanto el Presidente Correa como los Asambleístas, fuimos elegidos por primera vez, y en este febrero del 2013, tanto el Presidente como algunos Asambleístas hicimos uso de nuestra única posibilidad de reelección. Mientras tanto, los más de 200 alcaldes y prefectos que hoy están en funciones, recién están terminando su primer periodo desde la vigencia de la Constitución, y en estas elecciones de febrero 2014 todos los alcaldes y prefectos, sea de Guayaquil o sea de Saquisili, Sigchos, Yacuambi, o de cualquier otro territorio, tienen pendiente la única posibilidad de optar por una reelección. Entonces, para ejemplificar, ni el Presidente Correa ni yo como Asambleísta, tenemos chance de otra reelección, pero todos los alcaldes y prefectos todavía tienen el último chance constitucional de ser reelegidos o rechazados en las urnas.

Sr. Presidente de la República, el Estado ecuatoriano, no es una HACIENDA ni tampoco es una MONARQUÍA para que por voluntad de un caudillo dictócrata se firme una cartita, de amor a la reelección, entre el Rafaelito y el Jaimito y cambien una norma constitucional que prohíbe la reelección indefinida de las autoridades de votación popular.

Por último Sr. Presidente Correa, si tanto se le antoja la Alcaldía de Guayaquil, acabe la Presidencia y láncese a Alcalde de Guayaquil, que si gana ahí tendría otros dos periodos más, pero no hipoteque la democracia y la alternancia del poder en el Ecuador ¿o acaso de tantos “revolucionarios” no hay uno solo que pueda remplazar al único caudillo de alianza país? ¡Joder!

¡ECUATORIANOS Y ECUATORIANAS DESDE YA LES INVITO A TRABAJAR NO A LA REELECCION INDEFINIDA DE NINGUNA AUTORIDAD!

Lourdes Tiban

ASAMBLEÍSTA NACIONAL POR LA UNIDAD PLURINACIONAL DE LAS IZQUIERDAS

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: