Ecuador: Como salvamos al Yasuni

17 septiembre, 2013

imagen-Ecuador: Como salvamos al Yasuni

Indio Huancavilca, Yasuní significa tierra sagrada, intocable, virgen. El Creador nos la entregó para que toda la humanidad aproveche su vida, entorno y medio ambiente.

Sus frutos, la caza, pesca, plantas medicinales y demás, son para sus cuidadores y guardianes, los respetables habitantes que no se han contaminado con los salvajes seres civilizados. Cada objeto, animal o cosa tiene vida intrínseca. Un carbón mineral se transforma en diamante. El fuego también se transforma cuando está encendido, el agua no contaminada, un huracán y su gran poder. ¿Quién podrá detener el ciclo de vida en la naturaleza? El hombre y su ignorancia, maldad, perversidad.

Hasta el día de hoy son muy pocos los gobiernos que respetan lo creado, el ser humano quiere someter o juzgar la Tierra de una manera como la Tierra no lo trata. Nuestro entorno está diseñado para favorecernos. Nos alimenta y nos entrega todo lo necesario para que vivamos miles y miles de años de la manera mas cómoda. ¿Es indestructible el planeta Tierra? El mismo jamás se destruiría. Parece que al dar a luz, la Pacha Mama o Naturaleza, da ciertos hijos que mal nacen y le hacen mucho daño.

Los científicos lo han dicho, estamos advertidos, no podemos profanar estas tierras. Considero que al ser tan perversos con quien nos dio sus elementos, porque del polvo de la Tierra hemos sido creados, significa que, al destruir a nuestra propia madre, merecemos la expulsión total del Jardín del Edén. ¿A dónde iremos a vivir, y de qué modo o forma?

Se calcula que la emisión de 400 millones de toneladas de CO2, al explotar los campos petroleros del Yasuní, irán viajando rumbo al ambiente mundial, permitiendo que este gas pase por los pulmones de toda la humanidad, colaborando también al calentamiento global.

El resultado ya lo vemos. Sólo basta mirar los nevados del mundo. Queda muy poca nieve en sus copas, y de eso, nada más que desde hace 50 años atrás. Solamente recordemos el volcán Pichincha, esta “peladito”.

Dicho esto de manera rápida, daremos una recomendación lógica, real, oportuna, científica, y así evitar que nuestra sagrada Tierra sea profanada, desvirgada. El Yasuní debe permanecer como tierra virgen para que nos otorgue a la humanidad todos sus encantos, dones, atractivos, de manera pura, limpia, sin que nadie introduzca sus manos sucias, llenas de planes perversos. Ella debe estar lista para que su Creador la siga amando como una doncella que sólo fue creada para uno solo, El Ser.

Para nadie es extraña la diversidad de plantas medicinales que existen en su medio. Los nativos tienen la más grande farmacia del mundo, ellos son doctores que nacen con el don de la investigación, sin microscopios, reactivos, instrumentos de alta ciencia. Conocen qué planta cura tal enfermedad, se curan de todo lo que la mismanaturaleza los ataca.

Conozco y he tomado pastillas que ayudan al sistema inmunológico cuya materia activa sale de nuestro Oriente. El nombre no lo escribo, no me han dado permiso. Son fabricadas en Ecuador para tratar el cáncer, es más, lo cura. Se usan también para prevenirlo.

Muchas raíces, ramas, hojas o frutos, etcétera, se usan para determinadas enfermedades e infecciones, para curar el asma, artritis, enfermedades del corazón, riñones, hígado. El laboratorio natural esta ahí, es real, no es un invento, existen miles de personas que han seguido la recomendación de los doctores del Yasuní con enfermedades que, al ser tratadas por los doctores convencionales, no han podido con ellas, y al ser tratadas por nuestros héroes del Yasuní, se han sanado.Pues bien. ¿Cuánto daríamos por tener salud? Millones.

Cada persona que va a los parques en Orlando, a California, o a las pirámides de Egipto, los que buscan volcanes, los que hacen turismo extremo, etcétera, ¿cuantos billones de dólares se gastan anualmente?

¿Podríamos cuantificar la cantidad de dinero que se obtendría solamente en proveer la medicina que el mundo requiere para encontrar y sanar sus dolencias?

La aspirina, una pastilla que quita los dolores y ayuda al corazón a trabajar mejor, se comercializa en el mundo entero. En España solamente se consumen mas de 650 millones de pastillas al año. En el mundo entero, la venta supera los 216 millones al día. Si cada aspirina cuesta, mas o menos, 0,026 dólares, por 216 millones de pastillas, son alrededor de 5,6 millones de dólares diarios , en 3 meses son más de 505 millones de dólares. El sagrado Yasuní, al ser explotado, busca 600 millones al año, no hay punto de comparación. Una sola medicina es el producto que sobrepasa centenas de veces lo que se requiere para no atropellar, abusar, avasallar, un lugar tan bondadoso y puro.

El turismo también es otra fuente de ingresos. El presidente Rafael Correa dio la idea de que el puerto de Guayaquil debía ser para cabotaje y recibir a los grandes buques turísticos. Para Guayaquil es una pésima propuesta, pero para el Yasuní, como lugar para turismo controlado, la aplaudimos.¿Podemos ser tan insensatos, indolentes, perversos, malvados? Tenemos una extrema riqueza que explotar sin causar ningún cambio ambiental, solamente con el parque biológico mundial podemos sustentar al país de recursos para eliminar la pobreza total en el Ecuador.

No se puede trastornar la biodiversidad en donde existen más de cien tipos de árboles por hectárea, millones de animales en su vida natural, ríos con aguas benditas, aire sin contaminación.

Para ser estadista, lo único que se requiere es saber de estado y el estado está fallando, sólo piensan en lo que hoy deben cubrir como necesidad y el mañana poco o nada les interesa.

Les toca a los ecologistas, economistas y demás cuantificar toda la riqueza que arrojaría sólo el rubro medicina y el atractivo turístico controlado.

Hermano wao, shuar, taromenane, tagaeri, no te conocemos personalmente, pero en nombre de la humanidad, los amamos, los defendemos.

A ti, Pacha Mama o Madre Naturaleza, te protegemos, admiramos y le pedimos al Creador que maldiga al que te maldice y que bendiga al que te bendice.

Nosotros, los que propugnamos el Suma Causai, el Buen Vivir entre los seres humanos, o sea, el “Amar al prójimo como a ti mismo”, oh sagrado parque Yasuní, te proclamamos libre de todo atropello.

Nosotros, unos seres creado como tú, que compartimos un lugar en la tierra.

Fuente: unetecuador.com

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: