Ecuador: Homenaje a un digno y valiente tuberculo

19 septiembre, 2013

Imagen-Ecuador: Homenaje a un digno y valiente tuberculo
El verde que le gusta y por el que lucha la “revolución ciudadana”, según lo han expresado los defensores del Yasuní, es el de los billetes norteamericanos.

Y ello se demostraría no solo en la obsesión de explotar los campos ITT – que se mantiene aunque lo que le reporte al Estado en millones de dólares esta actividad no altere de forma significativa el presupuesto-, sino también por el reciente acuerdo al que el gobierno llegó con el régimen de Juan Manuel Santos en el tema de la demanda que nuestro país presentó ante la Corte de La Haya por las fumigaciones con glifosato en la frontera norte.

Según declaraciones del vicecanciller, Marco Albuja, “hemos obtenido muchos más recursos para la reparación social que lo que hubiéramos obtenido en la Corte (de la Haya)”. Es decir, el Ecuador renuncia a la demanda que exigía una disculpa del gobierno colombiano y un reconocimiento internacional de que se agredió la soberanía nacional, por la cantidad de dólares que significa retirar la demanda. ¿Patria, tierra sagrada?, valdría preguntar- se. ¿O será que en este caso podría interpretarse el asunto como que los afectados por las fumigaciones estaban sentados sobre un saco de dólares?

El nombre mismo del movimiento político del Presidente parece perder sentido frente a hechos como el afán del régimen de firmar un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, o de abrirles todas las puertas a las transnacionales mineras para que exploten los minerales a cielo abierto, destruyendo el ambiente, o los compromisos cada vez más voluminosos y profundos con el imperialismo chino, en el tema del endeudamiento externo, o los compromisos para la construcción de proyectos como la Refinería del Pacífico.

La desesperación por obtener más recursos cambia el perfil profundamente asistencialista que tenía el gobierno, puesto que ahora se recortan beneficios a los trabajadores del sector público, se recorta presupuesto para las universidades, lo que ha hecho que cientos de profesores se queden sin trabajo, no se atiende la crítica situación de la infraestructura educativa, que suma un ingrediente grave a la ya crítica situación generada por el caos en los cupos de las escuelas y colegios fiscales, sobre lo cual presentamos un reporte en esta edición.

Y en términos democráticos, de debate político, el gobierno está debilitado, tanto que se ha visto obliga- do a ampliar su presencia en los medios explicando que no quiere terminar con el Yasuní, que la Policía no reprime violentamente las manifestaciones pacíficas de jóvenes activistas por el ambiente; que sus ganas de meterle un trompón y una patada “en salva sea la parte” a un querido cantautor popular: Jaime Guevara, se justifican por un yucazo que recibió al pasar en su caravana presidencial.

La yuca ahora se ha vuelto un símbolo de la rebeldía de la juventud y los pueblos que no renuncian a defender la vida y los derechos humanos. La yuca ahora es un emblema de la dignidad y valentía de los ecuatorianos, actitudes a las que el gobierno parece tenerles cada vez más miedo, por ello intenta penalizar la opinión en las redes sociales, y perseguir al periodismo honesto y democrático, con funcionarios como Carlos Ochoa en la Superintendencia de Comunicación.

Por ello, por ser la yuca un tubérculo que alimenta el espíritu rebelde de los ecuatorianos en todo el país, y porque además se produce y se consume de manera importante en las zonas donde ahora quieren abrir “pequeñas trochas” para destruir el patrimonio ambiental de la humanidad, en esta edición le rendimos un sentido homenaje.

SERVICIO INFORMATIVO OPCIÓN

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: