Espana: El infierno de la inmigracion

15 octubre, 2013

Imagen-Espana: El infierno de la inmigracion
Víctimas de persecuciones políticas, de conflictos armados, o simplemente personas en busca de un futuro mejor atraviesan cada año las aguas del mediterráneo esperando alcanzar el sueño europeo.

Aquí esperan conseguir un trabajo digno, o simplemente paz, pero el escenario que encuentran  –en el caso de sobrevivir a la travesía por mar- está  muy alejado del paraíso que se les había prometido. Mientras se considera a la Unión Europea como un baluarte y uno de los principales promotores de los derechos humanos -recibiendo el nobel de la paz en 2012-, los conocidos como Centros de Internamiento para Extranjero proliferan, y no sólo en España, Italia, y Grecia, si no que son ya instituciones comunes en cualquier país del continente.

Y aunque en la teoría se les conoce como centros de internamiento (CIE) temporal, la realidad dista mucho de ésta definición, éstos centros son en la práctica cárceles para los sin papeles, para personas en situación irregular a las que se les ha impedido la entrada en el país o ha sido ordenada su expulsión o devolución al país de origen, además, y según datos aportados por AMR, la práctica se realiza también con menores inmigrantes. En España existen al menos 8 CIES (Madrid, Barcelona, Valencia, Algeciras, Tarifa, Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife) en los que los internados pueden llegar a estar encerrados bajo custodia policial hasta un máximo de sesenta días, después de éste plazo la autoridad judicial deberá ordenar la puesta en libertad del extranjero siempre que se tenga constancia de que la expulsión del mismo no podrá ser llevada a cabo.

El Comité para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) del Consejo de Europa sacaba a la luz un informe sobre la situación de  los reclusos y personas privadas de libertad tanto en cárceles regulares, como en comisarias o CIEs. En dicho informe aseguraba que en la visita del comité a los CIES españoles observaron como en estos centros “el aspecto y la estructura eran más bien los típicos de un ambiente carcelario, acentuado por el régimen restrictivo y las restricciones en los contactos permitidos con el exterior”. El informe oficial afirma al mismo tiempo que en su visita a los CIES de Aluche y Barcelona recibieron “numerosas alegaciones de malos tratos” y de “comentarios racistas” hacia los detenidos. El CPT insta a las autoridades españolas a que tomen las medidas necesarias para que las fuerzas de seguridad y policía que intervienen en éstos centros de internamiento entiendan que el uso de malos tratos es una práctica “inaceptable” y que deberá ser “sancionada duramente”.

Y a pesar de que se reconoce expresamente entre los derechos de los internados “A que se vele por el respeto a su vida, integridad física y salud, sin que puedan en ningún caso ser sometidos a tratos degradantes o a malos tratos de palabra o de obra y a que sea preservada su dignidad y su intimidad” existen casos de muertes producidas por falta o retraso en la atención sanitaria, como son los casos de Idissa Diallo joven de 20 años originario de Guinea Conakry, que el 5 de diciembre de 2011 saltaba la Valla de Melilla, siendo inmediatamente detenido. El 20 de Diciembre fue enviado al Centro de Internamiento para Extranjeros de Barcelona para proceder a su posterior deportación a su país de origen . Sin embargo un par de semanas después de su traslado, en la noche del 5 de enero de 2012, Diallo era trasladado de urgencia a un hospital donde, a pesar de tener sólo 20 años, moría de una insuficiencia cardíaca. Declaraciones de internos apuntan a una omisión del deber de socorro por parte de los policías que lo custodiaban, ya que al parecer el guineano estuvo supuestamente agonizando durante todo el día, y no fue sino a última hora cuando se le trasladó al hospital. En 2010 Mohamed Abagui, un joven marroquí de 22 años era hallado sin vida en su celda del mismo centro de internamiento de Barcelona.

Otro caso que llamó la atención de activistas y organizaciones defensoras de derechos humanos fue el de Samba Martine. Esta congoleña llegaba a Melilla en agosto de 2011, desde donde era trasladada al CIE de Aluche en Madrid. El 19 de diciembre era llevada al hospital 12 de Octubre donde moría de lo que se creían eran complicaciones derivadas de  una “meningitis”. Sin embargo, el informe del hospital fue cambiado en tres ocasiones hasta que se reconoció que la causa de la muerte podría ser debido a las complicaciones derivadas de una infección del VIH. Enfermedad que no le había sido diagnosticada mientras duró su internamiento en el CIE, a pesar de que desde su detención y hasta en 10 ocasiones, Samba había solicitado asistencia médica –siendo sólo acompañada por un intérprete en una ocasión- .

El Juzgado de Instrucción número 38 de Madrid archivó la investigación penal abierta por estos hechos y presentada por la familia de Martine. Según el auto, no existe atisbo alguno de que se haya producido una conducta negligente o mala praxis por parte de alguno de los sanitarios que atendieron a la fallecida.

Y éstos son sólo tres de los muchos casos registrados de supuestas actuaciones irregulares en los centros de internamiento. La normativa sobre estos centros no penitenciarios sigue siendo ambigua en muchos aspectos (ver ley orgánica 4/2000). La realidad de la inmigración es una pesadilla para muchas de las personas que llegan a nuestro país.

Además, los extranjeros una vez en libertad se ven forzados a soportar continuos controles policiales basados en orígenes étnicos o raciales. En 2011 la ONU llamó la atención a España en lo referente a las “redadas raciales” instando a las autoridades a que dejaran de llevar a cabo controles basados en “perfiles étnicos y raciales” y pidiendo que se educara a los cuerpos de seguridad y policía “en derechos humanos”, pero por desgracia y a pesar de lo que se quiere hacer creer, estas redadas llevadas a cabo por las fuerzas del orden siguen supuestamente teniendo lugar en nuestro país.

Uno de los datos que consideramos más preocupantes es la impunidad con la que actúan la policía y los cuerpos de seguridad de nuestro país. Son varios los organismos internacionales destinados a la protección de los derechos humanos (entre ellos el Tribunal Europeo de Derechos Humanos) que han llamado la atención a España sobre éste particular.

Para saber más sobre los centros de internamiento:

http://www.mugak.eu/revista-mugak/no-57/informe-sobre-centros-de-internamiento-de-extranjeros-en-espana

http://www.boe.es/boe/dias/2003/11/21/pdfs/A41193-41204.pdf

http://www.policia.es/documentacion/no_comunitarios/centro_internamiento.html

http://ciesno.wordpress.com/

Fuente: allmyrights.org

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: