Ecuador: Recomendaciones peligrosas

17 octubre, 2013

Imagen-Ecuador: Recomendaciones peligrosas

William Sanchez Aveiga

Ají Picante para el Alma No. 154

“Cierto día en tiempos que los hombres y los animales podían comunicarse verbalmente, en un boscoso y lejano país había un feroz tigre que recomendó a un ingenuo labrador que se adentrase con él en el bosque para buscar leña, pues él lo protegería ante posibles peligros…”.

Desde la antigüedad, la literatura ha utilizado personajes ficticios para ilustrar un mensaje o inducir a los lectores a determinadas actitudes; griegos, hindúes, chinos, judíos, etc., han echado mano de este mecanismo, ya sea en novelas, narrativas épicas, fábulas infantiles, y aún en literatura pseudo-religiosa, logrando mejorar la comprensión de lo que se desea comunicar. No es extraño, por tanto, que los políticos de ayer y de hoy también hagan uso de estos recursos para tratar de influir en quienes con apresuramiento e ingenuidad dan por verdadero toda información o lectura que ponen ante sus ojos.

Después de todo, no olvidemos que en la pirámide de la manipulación, los políticos -particularmente los populistas- ocupan la cúspide de ella, y en nuestros tiempos en que la tecnología de las comunicaciones es capaz de convertir un presunto testimonio en toda una bomba noticiosa de gran impacto e influencia, ¿cómo no iban a provechar los gobiernos populistas una herramienta tan efectiva como la de utilizar testimoniales fabulosos?

Más allá de conjeturar acerca de la autenticidad del artículo titulado “Hasta hoy fui opositora” e incluso sobre la existencia de quien aparece como su autora, escrito por una presunta ex-opositora al chavismo en Venezuela, un ligero vistazo al texto del mismo, revela su intencionalidad apoyada en mecanismos de manipulador sentimentalismo, lo cual ha causado una considerable cantidad de lecturas. Quienes han creído tales afirmaciones seguramente no se han fijado que relatos de esta índole abundan a nivel universal desde hace tiempo, ni del contraste de lo escrito con la triste realidad de un país como Venezuela que teniendo enormes recursos petroleros, no tiene en sus supermercados ni papel higiénico suficiente para sus angustiados ciudadanos. Pero, claro, siempre habrá gente que crea que existieron el Quijote de La Mancha y el Cid Campeador.

Sin embargo, no es de extrañar que con gran entusiasmo el presidente del Ecuador ha recomendado la lectura del polémico artículo, tratando de establecer una similitud entre lo expuesto en relación a la prensa independiente venezolana y la prensa independiente ecuatoriana que él ha llamado muchas veces “corrupta”; pero, la verdad es que si pidiésemos a quienes fueron seguidores y colaboradores de estos gobiernos autodenominados “revolucionarios”, que escriban artículos en torno al tema: “Hasta hoy fui simpatizante de este gobierno”, tendríamos material suficiente para llenar una enciclopedia de unos doce tomos, al menos.

Sin perjuicio de lo anotado, considero que la prensa privada no es inocente, claro que no, pues ha tenido y siempre tendrá imprecisiones, sesgos e intereses; pero con todos sus “pecados”, la prensa independiente es apenas un insignificante resfriado comparado con el terrible cáncer que es la prensa subordinada a cualquier régimen populista y caudillista.

Fuente: William Sánchez Aveiga

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: