Cine indigena del Ecuador va ocupando su espacio en la industria

21 octubre, 2013

Imagen-Cine indigena del Ecuador va ocupando su espacio en la industria

Por: Producciones Pachamama y Fotos Mitimae Film


Para las comunidades indígenas del Ecuador y por qué no decir de los andesa la hora de hablar de CINEMATOGRAFÍA INDÍGENA es un mundo completamente nuevo en los últimos años se viene desarrollando una revolución de directores y realizadores indígenas que dentro y fuera del país vienen ya apareciendo con propuestas de sumo interés ya que retratan la vida milenaria de sus comunidades, con todas sus tradiciones dejando entre ver el nacimiento de una manera diferente de hacer cine nativo.

Ya sean en formatos de cortometraje, documentales o largometrajes como es el caso de los directores de cine más conocidos a nivel indígena Alberto Muenala de la comunidad de Otavalo quien rodo este año pasado su opera prima KILLA ( luna)  y el Emigrante SalasacaAmarukKayshapanta quien reside en España y tiene ya una amplía filmografía muchos de sus trabajos han sido galardonados en festivales del mundo incluyendo una nominación al Goya 2013 como actor dentro del film La Boda . Y que ahora nos presenta una película titulada “KAÑARIS LOS HIJOS DEL LA SERPIENTE” proyecto que según Kayshapanta director y guionista nace a pedido de Manuel Choro indígena de la comunidad Cañari, quien obligado por la necesidad urgente de inmortalizar las historias reales de su comunidad ya que hasta  la actualidad nadie ha realizado nada en materia audiovisual sobre su gente, la cual según sus propias palabras están muriéndose los abuelos,abuelas y con ellos la sabiduría ancestral de los Cañarisasí que el decidió proponer a AmarukKayshapanta que se solidarizara con esta causa humanitaria, por la que es conocido el director Salasaca quien acepto de inmediato  y desde hace más de 2 meses que vienen rodando en la provincia del Azuay son testimonios reales con  un interés educacional antropológico e históricoy están culminado ya la producción de dicho filme gracias a la aportación altruista de Kipa Films y Pachamama Produccioneses su manera de marcar una forma cinematográfica , de vivir, incluso de pensar, resulta imprescindible para entender la idiosincrasia de las culturas y sociedades indígenas del Ecuador y de los Andes.

La industria cinematográfica del Ecuador, que ahora cumple 93 años, con la aparición de  directores contemporáneos como Sebastián Cordero “Rabia” “Crónicas”,Tania Hermida “Que tan lejos” entre otras , que ya son una referencia de éxito por sus películasinfluyen muchísimo más en la forma de vida de buena parte de las comunidades indígenas y no indígenas en algunos países los emigrantes ya van dejando huellas de cine ecuatoriano.

Pero el cine indígena del Ecuador ya está abriendo sus  puertas y ocupando su lugar, aunque también tenga un sello muy marcado de forma de hacer las cosas, como dice Kayshapantaes ya es un estilo propio un cine pobre igual que en Cuba, aunque también tenga un análisis claro donde vivenciamos todos los grandes problemas de esta industria. Una de las características esenciales de este cine indígena es la diversidad de historias, localizaciones y música, que siempre mezclan con bailes tradicionales con coreografías ancestrales. Con canciones que cuando el público va a ver a las salas de cine ya se sabe de memoria porque la banda sonora de la película suele comercializarse antes que el filme y es una manera de saber si tendrá éxito o no. Si incluye un tema que engancha, el triunfo está asegurado. De hecho, la elección del compositor de las canciones es casi tan importante como la del director o la de los protagonistas manifestó el director de “KAÑARIS LOS HIJOS DE LA SERPIENTE”

Hollywood y su manera de marcar formas de vestir, de vivir, incluso de pensar, resulta imprescindible para entender la idiosincrasia de la cultura sociedad occidental. Pues bien, Bollywood, la industria cinematográfica india, que ahora cumple cien años, influye muchísimo más en la forma de vida de buena parte de Asia y algunos países de oriente medio, muchísimo más que la americana en nosotros.

Sus estrellas son casi dioses, sus bailes se imitan por toda la juventud de India, sus escenarios se convierten en destinos turísticos y el rito de ir al cine, a ver una película de Bollywood es casi algo iniciático que forma parte de la evolución de cualquier joven hindú. En la adolescencia los grupos de chicas y de chicos van por separado al cine, que es un lugar de encuentro, como las discotecas en los países occidentales. Cuando se comprometen en las primeras citas es obligatorio el binomio cine y cena… ir al cine es un acto social, como lo era en España hace años o como ocurría con el teatro. Por eso la piratería ha afectado tan poco a esta industria que comenzó en 1913 con la película muda en hindi Raja Harishchandra. Esos fueron los inicios de uno de las grandes fuentes de ingresos de India; Bollywood actualmente tiene una producción de 800 películas al año y vende 15 millones de entradas al día.

Música, romance y finales felices

Pero si Hollywood es un lugar, aunque también tenga un sello muy marcado de forma de hacer las cosas, Bollywood es ya un estilo, aunque también tenga una sede clara, a las afueras de Bombay, donde viven todas las grandes estrellas de esta industria. Una de las características esenciales de este cine son sus números musicales, que siempre mezclan bailes tradicionales con coreografías de pop occidental. Con canciones que cuando el público va a ver a las salas de cine ya se sabe de memoria porque la banda sonora de la película suele comercializarse antes que el filme y es una manera de saber si tendrá éxito o no. Si incluye un tema que engancha, el triunfo está asegurado. De hecho, la elección del compositor de las canciones es casi tan importante como la del director o la de los protagonistas. Andrew Lloyd Weber o NusratFatehAliKhan han trabajado para Bollywood.

Pero si la música es importante, a partir de los años 80, la temática lo es más. La comedia romántica de final feliz se convierte en el gran género. Y actores y actrices como ShahRukhKhan y Kajol (una de las parejas más conocidas, una especie de Angelina y Brat Pitt a lo hindú) o la Miss Mundo SushmitaSen son auténticos dioses que protagonizan cortes de tráfico, escenas de desmayos e incluso suicidios, como en la época de dorada del Hollywood de los años 50. Pero aunque ahora las películas románticas y de acción son las que más éxito tienen y ocupan buena parte de la producción de esta industria, no siempre fue así.

 En los años 30, en el 31, se hizo la primera película sonora «Alam Ara», pero cuando realmente se hicieron filmes que llegaron al público e hicieron crecer a esta industria fue de los años 40 a los 60, con filmes mas cercanos a las grandes historias épicas hindúes, con directores como GuruDutt o Kapoor. La temática histórica con trasfondo moral y los asuntos sociales son los protagonistas en un cine que va evolucionando, hasta que en los 70 llega la época de las películas de acción, para casi todos los públicos, especialmente el más joven, y es cuando empieza a haber grandes estrellas, al estilo de las de rock casi más que las de Hollywood. Sharmila Tagore o HemaManili son algunas de ellas. La estética de las películas de Bollywood ha ido modificándose con el tiempo.

De Bollywood para el mundo

Por supuesto que el brillo, las sedas y el lujo son elementos esenciales, pero sus protagonistas visten con ropa de diseñadores occidentales, usan marcas de lujo que pagan lo que haga falta por aparecer en esos filmes que dictan la moda de toda aquella región y se han occidentalizado de una manera gradual, llegando incluso a plantearse en los últimos años exportar un cine que durante algún tiempo se pensaba que sólo podía ser de consumo local. Esto está haciendo que algunos directores decidan salir a rodar fuera. España es uno de esos destinos, el éxito de Solo se vive una vez, una película en la que tres jóvenes celebran su despedida de soltero viajando por India ha influido decisivamente. En Bollywood España está de moda. Pero Suiza es otro de esos destinos, básicamente porque la mayoría de los filmes de amor se ruedan en Cachemira, que tiene un paisaje y una arquitectura muy similar a la Suiza o la Alemana y algunas producciones están buscando esa realidad.

Pero para explicar la verdadera dimensión que está teniendo Bollywood más allá de India, no hay más que ver la cantidad de escuelas de baile que empiezan a enseñar las coreografías de ese estilo. Y también está claro que Hollywood está reaccionando ante el potencial del subcontinente indio. Si bien Bollywood ha plagiado al cine americano en centenares de películas (durante los 90 era muy normal que hicieran la versión Bollywood de grandes estrenos de Hollywood modificando ligeramente el guión), ahora son muchos los actores americanos que empiezan a pensar en trabajar en esa industria. Recientemente Penélope Cruz, que para ellos es casi americana, estuvo en India y declaró que le encantaría trabajar en Bollywood y que admiraba a la súper estrella ShahrukhKhan, por supuesto, la prensa hindú les atribuyó un romance inmediatamente, algo que ella desmintió.

Cuando la piratería empieza a hacer temblar los cimientos de Hollywood y ya no digamos de la industria cinematográfica europea, Bollywood parece para algunos la gran esperanza del cine. En un país donde el cine sigue siendo magia e ir a una sala a ver una película, un acto social importante y para la clase media-baja casi una fiesta.

.

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: