Una tragedia ocultada en Ecuador

28 octubre, 2013

Imagen-

Miguel Ángel Cabodevilla, misionero capuchino

Ante el reciente anuncio del Gobierno ecuatoriano de extraer el petróleo del bloque ITT en la amazonia ecuatoriana, teníamos previsto realizar una serie de entradas al blog explicando la razón de ser de la propuesta que mantuvo en vilo a parte de la comunidad internacional, enlazando algunas entrevistas y reflexiones de misioneros capuchinos en la provincia de Orellana y hablando de los Pueblos Indígenas Aislados y del trabajo que la misión capuchina ha realizado durante más de cuarenta años por la defensa de los derechos de esta minoría.

Sin embargo la realidad suele atropellar los deseos y las intenciones y las últimas semanas hemos vivido una secuencia de acontecimientos terribles y fantásticos en torno a la presentación del informe “Una Tragedia Ocultada”, escrito por Milagros Aguirre, directora de la Fundación Alejandro Labaka, y por Miguel Ángel Cabodevilla, misionero capuchino y vicepresidente de SERCADE.

No renunciamos al deseo de contextualizar la publicación en los proyectos que hemos y seguimos llevando a cabo, haremos el resumen de la iniciativa ITT, y sobretodo os hablaremos de los Tagaeri y los Taromenane. En Orellana casi todo tiene que ver con el petróleo pero quedarse ahí también nos puede llevar a reducir los temas a clichés y a no salir de los lugares comunes.

El 30 de Marzo de 2013, alrededor de 30 miembros un grupo de indígenas en aislamiento murieron de la forma más cruel que uno pueda imaginar. Casi seis meses después seguimos esperando una respuesta contundente por parte de quienes tienen la obligación de proteger a este grupo. La matanza es el fracaso de todos quienes hemos estado implicados en el desarrollo de un contexto de paz y convivencia en aquel lugar.

La justicia ecuatoriana prohibió el miércoles la distribución de la publicación alegando que una fotografía que ilustraba la portada vulneraba los derechos de la infancia. La fotografía de portada hacía referencia al secuestro de dos niñas a manos de los asesinos de sus familias y es la mayor evidencia de lo que ocurrió, de que los pueblos aislados no son fantasmas, de que si no se actúa suceden desgracias como la que ocurrió en plena selva, y de que el mayor peligro para esa niña no es aparecer en la portada de un informe que denuncia lo que le ocurrió a su familia sino permanecer bajo el arresto de sus captores por más de seis meses, sin que nadie ni nada lo remedie.

El libro tiene otra portada. Es un árbol al que le llega el otoño. Un otoño que en la amazonia nunca ocurre, al menos si las miserias humanas no lo provocan.

Podéis descargar la publicación completa desde estos enlaces.

UNA TRAGEDIA OCULTADA parte 1 (Prólogo de Massimo de Marchi)

UNA TRAGEDIA OCULTADA parte 2 (La masacre… ¿qué nunca existió?, Miguel Ángel Cabodevilla)

UNA TRAGEDIA OCULTADA parte 3 (Fotografías centrales)

UNA TRAGEDIA OCULTADA parte 4 (Ocultados, la bitácora de una muerte anunciada, Milagros Aguirre / Anexos).

.

Fuente: sercade.org

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: