Ecuador: Las guarichas, mujeres revolucionarias

20 noviembre, 2013

Imagenes-Ecuador: Las guarichas, mujeres revolucionarias

por Libia Lazo*

En el tiempo de Alfaro las mujeres revolucionarias y combatientes eran llamadas con el nombre de LAS GUARICHAS. No por ser mujeres de mala conducta, sino porque eran mujeres luchadoras en los campos de batalla junto a sus esposos, o junto al hombre que ellas amaban, eran mujeres con coraje sin temor a nada, ni a nadie.

A ellas no les importaba pasar frio, tampoco hambre, lo esencial era luchar y apoyar en todo junto a su compañero, su camarada de compromisos revolucionarios, uniendo fuerzas, no importaba el camino o el peso que tendrían que llevar sobre sus espaldas. Estas mujeres creativas usaron su vestimenta como medio de transporte para abastecer de lo necesario para el combate; mujeres valientes de esos tiempos que no median el sacrificio que tuvieran que pasar, ni lo que tuvieran que sacrificar. Las Guarichas fueron los obreras anónimas de los múltiples combates, siempre fieles a sus principios y honestas consigo mismas.

Dentro de las montoneras Alfaristas, se recuerda a Felicia Solano, mujer y madre que se unió al combate con toda su familia, cuando murió su hijo en el combate de San Miguel, no lamento su muerte sino exclamo “He perdido a uno de mis hijos pero se ha ganado la libertad”. Como Felicia hubieron muchas madres combatientes, transgresoras de la visión estereotipada de género que consideraba a la mujer esencialmente pacífica, mujeres que desempeñaron una maternidad hegemónica sobre la maternidad vista fundamentalmente como esencia tierna, como un hecho biológico e individual.

Joaquina Galarza de Larrea ascendida al grado de CORONELA por su participación en los combates del 9 de Abril al 6 de Agosto de 1895, con Leticia Montenegro de Durango, y Felicia Solano formaron el trío Guarandeño de revolucionarias que son el orgullo de su ciudad natal.

Las Guayaquileñas: Dolores Usubillaga, Juliana Pizarro, Maclovia Lavayen de Borja, Carmen Grimalda de Valverde, María Gamarra de Hidalgo quien junto a su esposo Eduardo Hidalgo Arvelaes convierten la hacienda Victoria en centro de conspiraciones liberales; en cuna de aquel grupo guerrillero que en la historia se ha inmortalizado como chapulas; la revolución de las manabitas Filomena Chávez de Duque y Sofía Moreira de Sabando las azuayas Dolores Vela de Vintimilla y Ana María Merchán Delgado.

Las guarichas fueron mujeres de grandes ideales que no tuvieron miedo ni a la estructura social ni al qué dirán, que soñaron y pensaron un mundo común de igualdad para toda la sociedad en su conjunto, sin distinción de clase, género o raza; fueron mujeres de temple y fortaleza que estaban junto a los batallones que combatían por un sueño de ser libres del Imperio español y su rey. Como ejemplo   tenemos LA BATALLA DEL CHIMBORAZO que fue ganada por la acción heroica de las Guarichas, quienes llegaron cargando a sus espaldas armas y municiones en el momento justo logrando sostener el combate.

Muchas son las mujeres que hicieron historia en los campos de batalla, numerosas son aquellas que a pesar de las dificultades por ser llamadas del sexo débil demostraron que no existe diferencia de género para ser unas EXCELENTES GUERRERAS. Ya desde los tiempos coloniales existían mujeres heroicas que luchaban por un ideal, un claro ejemplo Manuela Cañizares que participo activamente en el golpe libertario del 10 de Agosto de 1810, al alentar decididamente la acción.

Se cuenta también con Manuela Sáenz la amante de Simón Bolívar trabajó incansablemente por la libertad esta acción dio origen para que le llamaran la libertadora del libertador y participó activamente en la batalla de Ayacucho en donde se selló la libertad de las cinco naciones. Otro claro ejemplo tenemos a La Guayaquileña Rosa Campusano amante y colaboradora de lucha del General San Martin que lucho por los ideales de libertad.

Como olvidar a las jóvenes que acompañaron al General Antonio José De Sucre el 24 de Mayo de 1822 en la libertadora Batalla del Pichincha estas jóvenes lucharon palmo a palmo con su líder hasta conseguir la gloria. Las jóvenes eran de Ambato, Riobamba, y Loja.

En 1906 cuando se allana la casa del General Eloy Alfaro, sus opositores recorrieron y buscaron en toda la vivienda, indignada y enfurecida Ana Paredes Arosemena , la esposa de Alfaro exclamo: “al General Alfaro no se lo busca bajo las camas, sino en el campo de batalla, la señora” . Ana los echo fuera como a unos cobardes.

Así como las Guarichas, múltiples mujeres participaron de forma decisiva en las batallas y combates en diversos tiempos y lugares, pero sus actuaciones casi siempre fueron silenciadas o minimizadas, reconociéndoles solo una labor complementaria, nunca protagónica. La intervención femenina se produjo en todos los niveles sociales, desde las del pueblo, indígenas, negras y mestizas en su mayoría, hasta las de las élites sociales. Todas ellas colaboraron en la medida de sus posibilidades en el proceso histórico que vivieron.

Y aun las mujeres siguen siendo unas guerreras que día a día con valentía y coraje luchan para que sus familias no pasen hambre como Las MUJERES MIGRANTES que se vieron obligadas a dejar la familia para salir a otros países en busca de días mejores para sus hijos y su propia persona, por ser muchas de ellas las únicas o las principales proveedoras de recursos para la subsistencia o como las vendedoras ambulantes, las obreras en las fabricas que defienden condiciones laborales justas, las maestras que trabajan por una educación de calidad, gratuita y justa. Las mujeres están combatiendo en las organizaciones para fortalecer sus ideologías y que nadie les robe sus derechos, no olvidemos a las perseguidas políticas que por la defensa de sus ideales han sido encarceladas y perseguidas, tampoco olvidemos a las defensoras del agua y la naturaleza. Toda mujer que lucha por sus derechos es una GUARICHA.

Hoy las mujeres decimos ¡BASTA! de discriminación, ¡BASTA! de violencia, ¡BASTA! de silencio, ¡BASTA! de resignación ¡BASTA! de miedo. Para hacer efectiva estas palabras es necesario que las Mujeres del Ecuador, mujeres del campo, de la ciudad, de la costa, la sierra, la Amazonía, de la Región Insular, mujeres migrantes, indígenas, mestizas, afroamericanas, trabajadoras del hogar, emprendedoras, servidoras públicas, las desocupadas, jóvenes, adultas, niñas y adolescentes, mujeres diversas sexualmente, mujeres políticas, mujeres todas y cada una de nosotras nos unamos, nos organizarnos y formemos una sola fuerza en la lucha por nuestros derechos y conquistas sociales, pero conocedoras de que esto no será suficiente por lo que será necesario desarrollar al mismo tiempo  el combate contra las raíces del mal, es decir, la lucha por la destrucción de esta sociedad injusta y discriminatoria, para reemplazarla por otra solidaria e igualitaria, la sociedad socialista. Una sociedad donde no exista explotación ni opresión. Así que mujeres del Ecuador DOBLEMENTE EXPLOTADAS pero también DOBLEMENTE REVOLUCIONARIAS.

………No tenemos otra vida, mujer,

ni otro sol,

ni otra alternativa.

en todos los rincones de la tierra

alguien lucha por su patria,

por la libertad, por la justicia,

por el pan y por la belleza.

Cantamos y luchamos

y nos reproducimos

en nuestros propios cantos y luchas.

Junto a un hombre,

una mujer levanta el fusil

y nace un nuevo mundo.

 Junto a un hombre,

una mujer levanta al hijo

entre sonrisas.

Junto a una mujer,

el hombre empuja la palanca

del cambio necesario,

obligatorio.

¡Mitad del cielo,

únete a la mitad el mundo que pelea!

Estamos aquí los dos

y el enemigo tiembla.

Los dos tenemos un futuro

claro y sencillo.

 Volveremos a amarnos

una y otra vez,

antes y después de los combates.

En los sueños

nuestros rostros conquistarán la tierra,

porque los dos tenesmos la razón!

porque los dos tenemos la fuerza! (Poema de Rafael Larrea Mujer).

 

* Trabajadora autónoma, CONFEMEC – AZUAY.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: