USA: La lucha por la libertad de Informacion

19 diciembre, 2013

imagen-USA: La lucha por la libertad de Informacion

POR SILVIA ARANA

Por segundo año consecutivo los lectores del periódico británico The Guardian votaron a un denunciante de abusos de poder cometidos por el gobierno de EE.UU. (whistleblower) como la persona más destacada del año.

El año pasado fue Manning y este,  Snowden, quien ganó con dos tercios de los votos. En los votos por Snowden, los lectores mencionaron que lo eligieron por su importante accionar en pos de la libertad, la democracia y la  transparencia al igual que  por su valentía para afrontar la persecución desatada en su contra por el gobierno de EE.UU.

Cuesta pensar que hace tan solo seis meses, en junio de 2013, Snowden hizo la primera entrega del material que expuso el aparato de espionaje masivo manejado por la agencia estadounidense NSA. Entonces, se probó la veracidad de las advertencias (desestimadas hasta entonces como paranoicas o exageradas) sobre el control que los servicios de inteligencia ejercen en las comunicaciones telefónicas y de internet. Quedaron expuestos programas de espionaje como PRISM, XKescore y Tempora, y la colaboración de absolutamente todas las grandes empresas telefónicas y de internet al permitir el acceso directo de las agencias de espionaje de EE.UU. a las comunicaciones personales dentro del país y en el exterior.

Al hacer la primera entrega de documentos a The Guardian y The Washington Post, Snowden adjuntó una nota afirmando que quisiera contrarrestar el esfuerzo, que sabe que los medios tratarán de hacer, para personalizar la situación; subrayó que el centro de la noticia deben ser las acciones del gobierno de EE.UU. y el aparato de espionaje masivo contra sus ciudadanos y contra otros países. Dijo que estaba dispuesto a sacrificar su libertad, salario, derecho a vivir en su país con sus seres queridos porque no podía permitir que el gobierno de EE.UU. espíe ilegalmente y atente contra la privacidad, la libertad en el uso de internet y otras libertades básicas de las personas en todo el mundo. El gobierno de EE.UU. ordenó de inmediato la captura del ex analista de Booz  Allen Hamilton, quien terminó asilado en Rusia.

Snowden alertó: “El gobierno va a decir que cometí un grave delito, que violé el Acta de Espionaje, que ayudé al enemigo[1]. La NSA vigila a toda la sociedad mediante los récords telefónicos y de internet de todas las grandes compañías. La NSA miente sobre el alcance de las actividades de vigilancia al Congreso;  a través de programas como PRISM, Google, Facebook, Apple, Microsoft colaboran con la NSA, le dan acceso directo de todos los sistemas que la gente usa. Crecí creyendo que era importante la libertad de comunicación y la privacidad. “

El “problema” de la NSA y las contradicciones internas de la agencia

Según The New York Times (NYT), investigadores de inteligencia y del departamento de justicia llegaron a la conclusión de que quizás nunca logren saber cuántos y qué documentos extrajo Snowden de las computadoras del gobierno antes de irse de EE.UU. Según un alto oficial no identificado por el NYT, la “Comisión Snowden” de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, según sus siglas en inglés) ha pasado “cientos y cientos de horas tratando de dilucidar qué documentos extrajo Snowden, y hasta el momento no tenemos una idea aproximada de cuántos ni cuáles son. Parece una locura pero todo en este caso ha sido una locura”[2].

A causa de esa situación, surgieron posturas antagónicas al interior de la NSA. Rick Ledgett, funcionario de alto rango de la NSA a cargo de la Comisión Snowden, opinó en el programa de televisión 60 Minutos de la CBS que el gobierno de EE.UU. debería considerar otorgar una amnistía a Snowden a cambio de los documentos que aún no fueron revelados por el hacktivista. Por su parte, el General Keith Alexander, Director de la NSA, se pronunció en desacuerdo con la propuesta de Ledgett, diciendo: “[...] No queremos que otros sigan el ejemplo, y escapen a Hong Kong y luego a Moscú llevándose información pensando que luego podrán negociar”.

La inflexibilidad y dureza desproporcionada con la que el gobierno de EE.UU. ha actuado frente a los denunciantes de conciencia -como lo prueban la condena de 35 años para Manning y de 10 años para Jeremy Hammond- indicaría que es improbable que el presidente Obama le ofrezca una amnistía a Snowden.

Glenn Greenwald y Laura Poitras

Cuando el ex analista de inteligencia Edward Snowden decidió entregar la documentación probatoria del espionaje ilegal, hizo contacto con Glenn Greenwald, que entonces trabajaba en The Guardian y con la documentalista Laura Poitras. Tanto Greenwald como Poitras acudieron a Hong Kong para contactar a Snowden. Desde entonces la vida de ambos ha estado enfocada en el minucioso análisis de los cientos de documentos que recibieron de Snowden. A diferencia de WikiLeaks que publica series de miles de documentos, Greenwald y Poitras desmenuzan la información tratando “de armar el rompecabezas pieza por pieza”, como le explicó Poitras al periodista Peter Maas[3]. Siguiendo este método, las publicaciones recientes estuvieron centradas en el espionaje ilegal de la NSA sobre altos funcionarios brasileños, incluyendo la presidenta, en conferencia de prensa con O’Globo. Este modus operandi -revelaciones específicas en conjunción con la prensa del país involucrado- es eficiente por el análisis cualitativo de la información revelada y por la difusión masiva.

El costo a nivel personal pagado por Poitras y Greenwald no es muy diferente al de Snowden. Legisladores estadounidenses amenazaron con enjuiciarlos por complicidad con Snowden en infracciones al Acta de Espionaje. En repetidas ocasiones, ambos fueron detenidos e interrogados durante horas por orden del Departamento de Estado en aeropuertos de todo el mundo. Poitras contabiliza 40 detenciones de este tipo. En cuanto a Greenwald, no solo sufre una persecución personal, sino que su pareja fue detenido varias horas recientemente en el aeropuerto de Heathrow, Inglaterra, y el material electrónico que transportaba fue requisado. Tanto Poitras como Greenwald viven en el exilio para proteger su seguridad personal, en Alemania y Brasil respectivamente. El haber sido elegidos por Snowden para canalizar la información que prueba las actividades ilegales de espionaje de la NSA y la complicidad de las grandes corporaciones de telefonía e internet (Verizon, Google, Facebook, Microsoft, Skype y otros) cambió la vida de ambos.

Mientras la “Comisión Snowden” intenta identificar qué documentos fueron obtenidos para su difusión, y a qué gobierno extranjero pedirle disculpas o presionar para que se quede callado; el dúo Poitras-Greenwald analiza, enmarca y editorializa la valiosa información, y en cuotas va entregándola al público alrededor del mundo. Snowden no solo puso en riesgo su vida para revelar el aparato de espionaje masivo del gobierno de su país contra los ciudadanos, sino que además demostró que a la par de sus habilidades tecnológicas posee una lucidez extraordinaria para escoger a quién entregarle la información.

Snowden, Greenwald y Poitras son tres eslabones claves en la lucha por la libertad de información.


[1] Edward Snowden: ‘The US government will say I aided our enemies’http://www.theguardian.com/world/video/2013/jul/08/edward-snowden-video-interview

[2] http://www.nytimes.com/2013/12/15/us/officials-say-us-may-never-know-extent-of-snowdens-leaks.html?ref=us&_r=0

[3] http://www.nytimes.com/2013/08/18/magazine/laura-poitras-snowden.html?pagewanted=all&_r=0

Fuente:  lalineadefuego.info

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: