Ecuador: El grito de democracia vencio la prepotencia en la UCE

21 enero, 2014

Imagen-Ecuador: El grito de democracia vencio la prepotencia en la UCE

Por: Xavier Andocilla

Cuenta la historia que un profesor de farmacología de la Universidad Central del Ecuador, era tan intolerante, pero tan intolerante que un día cuando uno de sus alumnos le preguntó sobre la materia- y él no supo cómo contestarle se arrojó de la ventana.

Ese mismo catedrático, años más tarde fue rector de la Casona Universitaria y al ver que la lucha de los trabajadores, estudiantes y docentes de la UCE tomaba forma y rechazaba su proyecto, volvió a arrojarse de una ventana del segundo piso, para luego reprimir al movimiento universitario, impulsar una gran campaña de sumarios para expulsar de la vida y el quehacer de la Central a destacados dirigentes y luchadores sociales.

Ese personaje es Edgar Samaniego, muy probablemente uno de los rectores que más ha perjudicado a la alma máter, ya que su gestión no ha permitido desarrollar una universidad democrática, científica y de calidad que necesita la sociedad ecuatoriana y, más bien, ha propiciado un claustro académico en el que se prohíbe cualquier indicio de debate científico y político, y en donde la mediocridad y la incapacidad han sido característica fundamental y principal factor para que la UCE descienda de categoría a la B.

Se podría señalar cada uno de los problemas que han llevado a que la Central padezca una gran crisis. Solo para demostrar cuál ha sido la gestión de Samaniego nos vemos obligados a plantear que no fue capaz de aprovechar el importante talento humano de la institución, ni los ingentes recursos económicos que, incluso, se llegaron a devolver al Estado 128 millones de dólares, con los cuales -según la SENECYT- se pudo haber desarrollado 20 proyectos de investigación, dar 125 becas a estudiantes, equipar 4 laboratorios de nanotecnología, mejorar la infraestructura necesaria en aulas y equiparlos con computadores y proyectores, actualizar las bibliotecas de las facultades, entre otras cosas.

En estas condiciones llegó la Universidad Central  a las elecciones del 16 de enero, en las que se eligió al nuevo rector que dirigirá el futuro de la casona, en las que se enfrentaron por un lado de Edgar Samaniego y, por otro lado, una alternativa democrática que busca cambiar la situación actual de la UCE encabezada por Fernando Sempértegui.

En horas de la noche la comunidad universitaria se enteró que la victoria fue alcanzada por los sectores democráticos que apoyaban la propuesta de Sempértegui. La diferencia fue considerable: Edgar Samaniego obtuvo 754 votos y Fernando Senperteguí 888 votos. El movimiento estudiantil aportó mucho para esta victoria, pues Sempértegui sacó una diferencia de 3 a 1 entre los estudiantes.

Estos resultados expresan los anhelos que tiene la comunidad universitaria por cambiar las actuales condiciones en las que se desarrolla la Universidad Central del Ecuador y se lograron con la unidad de diversos sectores que apoyaron una propuesta programática que defiende la democracia e impulsa una universidad científica, de calidad que promueva la investigación,  vinculada a las necesidades que tiene la sociedad ecuatoriana.

Los docentes, estudiantes y empleados festejaban este gran triunfo bajo la consigna “hay que seguir trabajando por la unidad.” En medio de la celebración hicieron una pausa para regresar a ver a Samaniego y solo encontraron una ventana vacía.

.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: