Ecuador: El presidente candidato

23 enero, 2014

Imagen-Ecuador: El presidente candidato

Por: Amparo Sigcha / QUINCENARIO OPCIÓN

A un mes de las elecciones la ciudad de Quito, hace 5 años era verde; en la actualidad cientos de trabajadores de AP visten de ese color a barrios y avenidas sin conseguir que esas banderas permanezcan más de un día visibles, esta realidad palpable en muchas ciudades obligó al presidente a dejar su puesto por 2 días y medio para afirmar su “influencia” y a sus candidatos en su proyecto político.

Sin embargo de estas acciones el descontento se generaliza entre los ecuatorianos que ven que sus ciudades han quedado como un apéndice de Carondelet; mientras a las autoridades que piensan distintos se les limitan los recursos y se recurre al desprestigio para boicotear sus labores.

En lo laboral, Nelson Erazo dirigente nacional de la Unión General de Trabajadores del Ecuador, UGTE, manifiesta que la política aplicada por Augusto Barrera en el municipio metropolitano ha vulnerado los derechos laborales, como es la estabilidad y la jubilación; se irrespetan las normas básicas de seguridad industrial (ropa y materiales de trabajo); y se congelan los sueldos y salarios; no se respetó el mandato 8 ya que se afecta a otro grupo de trabajadores, que no reciben una remuneración acorde a sus compañeros que realizan las mismas labores; también se ha denunciado la persecución, maltrato y despidos a los trabajadores al interior de la institución. Lo que contrarresta con la millonaria publicidad municipal en los medios de comunicación.

Para Erazo se evidencia que Correa es el candidato en cada provincia, en cada alcaldía; y trata de asegurar la aplicación del Código Orgánico de Organización Territorial Administrativo y de Descentralización, COOTAD, y el despliegue una serie de políticas antipopulares; aplicadas por sus sumisos acólitos.

Esa visión también se irriga a otros sectores, Carlos Castellanos Presidente de la Confederación Unitaria de Comerciantes Minoristas y Trabajadores autónomos del Ecuador, CUCOMITAE, comenta que la política impuesta por Correa permite que los alcaldes violenten la Constitución y se decomise los productos de los pequeños comerciantes, en el caso de Quito añade, se implementó la ordenanza 0280 que le faculta al municipio medidas cautelares para confiscar los productos y herramientas de trabajo, lo que conlleva al maltrato y persecución por parte de la policía metropolitana; a esto se añade que Barrera es el único alcalde que cobra impuestos a los comerciantes minoristas: patente y regalías por la utilización del espacio público, y otros rubros cuando se realizan estas actividades en ferias, todo esto en contra de la vida y el trabajo, asegura.

Viviana Bonilla candidata a alcaldesa de Guayaquil, manifestó que su administración será amigable con el trabajo autónomo, algo que es desmentido por Castellanos, ya que esa política demagógica de Alianza País “impidió que este sector con cerca de 3 millones de comerciantes no tenga acceso a la seguridad social. Solo vemos el garrote de Nebot y la demagogia de Correa en Guayaquil se han unido al resto de candidatos de la derecha”.

Ricardo Buitrón del colectivo  “Yo me apunto por Quito”, dice que las administraciones locales no tienen planes acorde a las necesidades y se amparan en una imagen presidencial en la posibilidad de conseguir recursos del Estado y no en gestionar su propio modelo urbano. Los candidatos no hablan de temas fundamentales como el déficit en saneamiento ambiental que no se logra resolver ni de las poblaciones que aún no tienen agua potable.

El presidente mencionó de la deficiente entrega de agua potable en Guayaquil, sin embargo, quien renovó por 20 años el contrato con Interagua fue el mismo gobierno. En las ciudades más grandes se promociona la necesidad del metro, pero sin un plan nacional de movilidad que establezca claramente un sistema de transporte que pueda homogenizarse o estandarizarse a un costo accesible. En Quito se ha perdido el control sobre las obras fundamentales, dice Buitrón, se derrocan edificios y se crean plazoletas que no tienen el menor sentido o relación con la historia de reconstrucción del centro histórico, no se permitió poner un nombre al aeropuerto a pesar que los quiteños voten, todo por orden de Carondelet, afirma.

Fuente: nodo50.org

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: