Ecuador: La esencia del poder y el conflicto de la Etica Medica

4 febrero, 2014

Imagen-La esencia del poder y el conflicto de la Etica Medica

Por Tomas Rodríguez León

“La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas.”

Camus, Albert

La reacción de los profesionales de la salud al COIP  y su programa de castigos debe observarse desde un enfoque ideológico. La moda del “trabajo a presión” estructural en los planes de calidad  del post  modernismo, pretende ser aplicada al ámbito sanitario,  desconociendo que los profesionales de la salud no deben  ni pueden  trabajar a presión porque el trabajo implícitamente ya tiene su carga agregada de presión  interna.

El sumar presión-represión; esquema de la lógica de la “calidad” capitalista, afecta la esencia del acto médico y desprotege al operador y su “producto”. El pensamiento rector  es  burgués empresarial.

Pero además, al asumir una lógica moral, la reparación  a los afectados por supuesta negligencia,  la misma  debe ser vigilada monopólica y diligentemente  por el estado. La espesa burocracia gendarme  negligente y mal practicante  con  poder insalubre, asume la guardianía  severa del buen proceder.   La conducta  profesional   es  puesta en sospecha, la  excepción, el error  probable y probado, pasa a ser  definido  con reglas generales comodolo   y no  como culpa y el tema  ubicado en el código penal  totaliza injustamente  a todos los profesionales asignándoles conductas de riesgo atribuible.

En doctrina, no existiendo  intención  de provocar consecuencias,  el delito o es inexistente o no debe recibir sentencia carcelaria (mas en los médicos)  pues no se representa mentalmente como el resultado de su accionar  (buena fe)   la naturaleza del acto de reparación  bastaría ser observada en el código civil. Pero el código arma es el código  de la intimidación y el sistema panóptico requiere posicionar  lo “penal”  por lo que  la figura del dolo es una necesidad de poder.

Lo doloso es intención de cometer el acto  de daño (mala fe) y  causar  malintencionado, en la práctica médica no es este  el factor común porque la representación  mental o premeditación de lesionar no puede estar calculada. El jugar a encontrar en los médicos a muchos Hannibel Lecter es una estupidez y si los hubiese ya existen normas  no solo jurídicas sino éticas, bioéticas y filosóficas para sancionarlos (el código de Núremberg nació castigando los actos de involucramiento de médicos nazis )

Cosa curiosa, en la historia, los sadismos clínicos, todos nacieron de las castas del poder político y económico.  Ejemplos al canto: El proyecto 4.1 en 1954, realizado con los habitantes de las islas Marshall expuestos intencionalmente  a radiación  para  test nucleares en. El experimento  MK-Ultra   estudio de la CIA sobre control de la mente en la década de 1950  que  administro LSD y otras drogas para estudiar su efecto, a diversos tipos de gente. El Proyecto Aversión  del apartheid en África del Sur aplicados a  militares gays y lesbianas  que fueron obligados a someterse a electrochoques, castraciones químicas para erradicar la homosexualidad en el ejército. O el Estudio Tuskegee sobre la sífilis 1932 y 1972 en Tuskegee, Alabama,  donde la sífilis no fue tratada en hombres negros, que afectó a 399 afroamericanos cuyo objetivo era comprobar si la falta de tratamiento producía los mismos efectos que el tratamiento existente contra la sífilis. En todos  estos casos la complicidad de los médicos fue resultado de la sumisión al poder y de su falta de rebeldía  para actuar con  objeción de conciencia

La  actuación  por sospecha y el imperio del temor   imponen como  norma  castigar y vigilar.  La mala práctica médica como delito no es una inocente advertencia, es intimidación,  posibilidad de encarcelamiento y privación  que afecta el derecho al trabajo, aun si no ocurriese sentencia, pues  mientras el caso se ventila, ya acontece  un daño moral irreparable que por judicialización del acto  clínico o quirúrgico desgasta y perjudica.

La axiología  de la practica medica tiene particularidades, el  enfrentar diariamente el dolor,  la enfermedad y la muerte, hace que  los profesionales de la salud  tengan una visión que difiere del que fabrica zapatos o maneja un bus,  la  “infracción al deber objetivo de cuidado” no es una constante, es  una variable sin los esquemas canónicos del poder  y está sujeta a las más diversas expresiones de uso de recursos para salvar resucitar y prolongar la vida. Una pediatra un  día colocó una tabla sobre el pecho de una niña en paro cardiorespiratorio y  saltó sobre la tabla logrando resucitarla. Esto no lo entienden los jueces y menos los políticos.

Las profesiones médicas son altamente probabilísticas  no solo  porque  toman decisiones  diagnósticas o pronosticas   altamente frágiles sino porque  juegan con probabilidades en negativo,  al recibir   sujetos  enfermos y no sanos, pacientes  socialmente desprotegidos en peligro de perder la vida, accidentados y violentados  que hacen que pronostico  no sea  siempre  alentador (aunque los familiares quisiera que lo fuesen). A esto se suma  una realidad lamentable: el poder se ha esmerado en que los pacientes vean a los profesionales de la salud como  escatimadores de un derecho conferido por el estado, creando una  franca ruptura de la alianza   médico paciente. El código y su artículo   aportan a la sospecha de los pacientes  con sus  familias  y los buscapleitos que quieran judicializarlo todo estarán al acecho.

El pre juicio, se instala, el paciente  que llega vivo  no solo busca su diagnóstico sino que insiste en  el buen pronostico (otro efecto de la cultura política mesiánica) La ruptura natural reactiva  por efecto de la mala noticia medica,  llevará  a considerar la eventualidad de “una mala práctica”  en todo mal diagnostico o  mal pronostico y esta valoración  emocional  subjetiva  resultado de la no aceptación del dolor o la fatalidad  puede saturar el ambiente y derivarlo  a la palestra jurídica   donde el juez penal  o los encamadores  en libre ejercicio transformaran lo subjetivo  en objetivo . Se abrirán procesos kafkianos donde la sanción  no siempre será justa, en tanto el peso de la ley hará que se sienta el silencio de los inocentes procesados.

Además, hoy por hoy normas, reglas y herramientas a ser utilizados  son aun invitados de piedra a la judicialización, porque las normas son precarias, las reglas insuficientes y las herramientas escasas en el ejercicio de la práctica  médica. La burocracia sanitaria que gobierna los hospitales  y centros de atención primaria,  mayoritariamente no médicos  retardan la compra de insumos  e instrumental que hacen  que  la respuesta sea vulnerable y de altamente  peligrosa, es decir  son los burócratas administrativos posicionados políticamente, los  inductores de la  infracción al deber objetivo de cuidado.

Entonces digamos, la estrategia del gremio es buena: dialogar sin deponer la lucha porque no son factores excluyentes. La estrategia del estado panóptico es mala y encuentra su primer gran escollo en la falta de razón.

Fuente: lalineadefuego.info

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: