Ecuador: Un acuerdo comercial de desarrollo para las transnacionales

5 febrero, 2014

Imagen-Ecuador: Un acuerdo comercial de desarrollo para las transnacionales

POR: REDACCIÓN OPCIÓN

El 17 de enero de este año terminó la mesa de negociaciones del Acuerdo Nacional para el Desarrollo, o Acuerdo Comercial entre la Unión Europea (UE) y Ecuador, con muy buenos resultados para las dos partes, según el ministro de Comercio Exterior, Francisco Espinoza, quien aseguró que “se obtendrá más beneficios que los que tuvieron Colombia y Perú”, y que “los acuerdos se adaptan a los planes de desarrollo del país”.

Según los voceros de la Comisión Europea, las negociaciones se encaminan a la reincorporación de Ecuador en el TLC birregional entre la UE y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), del que Ecuador y Bolivia se apartaron en el 2009, porque consideraban que no obtenían beneficios para sus países. Sin embargo, el año pasado Colombia y Perú concluyeron las negociaciones con la suscripción del convenio.

El analista Carlos Alvarado manifiesta que este “acuerdo” no es más que un TLC, similar al que se pretendió firmar con los Estados Unidos, y que fracasó por la presión del pueblo. “Este nuevo tratado, que violenta la Constitución de Montecristi, es similar o está bajo las mismas condiciones a las que se sometió a Colombia y Perú; favoreciendo a los grandes empresarios que tienen negocios con la Unión Europea”, señaló.

De lo que lo se prevé, la esperanza del régimen es terminar con las negociaciones en el transcurso del segundo trimestre de este año y poder suscribir el convenio, y dar el ejecútese en el 2015 para oficializar el sistema general de preferencias arancelarias que otorga la UE a los países como el Ecuador, y del que se beneficiarán en forma prioritaria los exportadores bananeros, floricultores, cacaoteros y algunos otros.

Para Alvarado, uno de los inconvenientes para los negociadores representaría lo referente a la propiedad intelectual, ya que las farmacéuticas, con todas las atribuciones que el tratado les confiere, podrán apropiarse de los saberes, de los recursos narurales (plantas, medicina ancestral) en detrimento del pueblo.

“México es el peor ejemplo, ha perdido soberanía en la producción de maíz, porque no estaba en condiciones de competir con los subsidios que reciben las transnacionales. El libre comercio anunciado es proteccionista, defiende a las millonarias empresas extranjeras, blindadas por las cortes de justicia internacionales”, añade Alvarado.

Los acuerdos son secretos para la sociedad, pero por las condiciones del mercado, asegura el analista guayaquileño, no se puede cambiar la matriz productiva con tratados donde condicionan al país a la exportación de productos primarios y a la importación de servicios y tecnología. “Es una competencia desleal”, afirma.

Propuesta:

Alvarado plantea que se debe negociar en condiciones iguales con cualquier país del mundo, tomando en cuenta las diferencias económicas y tecnológicas, buscando políticas arancelarias similares, sin ataduras ni sometimientos.

Este TLC es el mismo acuerdo regional que fue suscrito por los países vecinos, que solo condiciona y permite la pérdida de soberanía en todos los ámbitos, y se complica aún más por la economía dolarizada que mantiene el Ecuador; mientras que Colombia y Perú pueden tomar medidas devaluatorias si se ven afectados sus exportadores. “Esta es una manifestación del neocolonialismo al que combatimos los ecuatorianos demócratas”, concluye.

Paulina Muñoz, vocera de Ecuador Decide, menciona que el presidente Correa continúa con su discurso de no firmar un TLC, y habla de líneas rojas, sin embargo el Art. 329 de ese convenio plantea la “adhesión”; y plantea que los países de la Comunidad Andina que deseen firmar ese TLC con la Unión Europea deberán adherirse al convenio ya firmado por Colombia y Perú, bajo las mismas condiciones. También están las declaraciones del ministro Rivadeneira de que sería un TLC análogo al de Colombia y Perú. Por lo tanto el discurso del Presidente Correa es una mentira, es un doble discurso del régimen, manifiesta Muñoz.

Para el Ecuador no va a ser diferente, es un tratado de sumisión, que se está negociando a espaldas del pueblo, igual que se lo hizo en el 2006, asegura la entrevistada.

Sobre la propuesta del ex candidato presidencial Guillermo Lasso, acerca de negociar conjuntamente para “obtener un gran acuerdo para el país”, la activista dice que es un perverso discurso del sector de la derecha empresarial y exportadora que pretende insertar en la gente la idea de obtener más beneficios al país, cuando el único riesgo para ese sector es la rebaja de sus ganancias.

Las farmacéuticas nacionales también manifestaron su descontento por el tema genéricos; ya que la Unión Europea demanda una serie de protecciones (patentes, datos de prueba, dobles usos) para los medicamentos de sus empresas con el fin de extender su monopolio en el mercado, algunos por más de 30 años, y durante este tiempo no tienen competidores en el mercado, menos por parte de las empresas nacionales.

La publicidad engañosa del gobierno sobre el apoyo al producto nacional que se difunde en los medios de comunicación, contrasta con la avalancha que significa el libre ingreso de productos europeos con bajos aranceles, que implica que incluso las semillas transgénicas tendrán libre ingreso al Ecuador, violentando nuevamente la Constitución vigente.

La propuesta de Ecuador decide

Desde este colectivo se propone privilegiar la unión latinoamericana, el fortalecimiento e intercambios con los países miembros del ALBA, UNASUR y MERCOSUR para exportar los excedentes de los productos locales, fortalecer a la Comunidad Andina.

Para Muñoz, los acuerdos asumidos por el régimen solo representan una reconquista europea, o en el caso de Estados Unidos una conquista de este país. En ambos casos perdiendo todo.

Irrespeto de la Constitución

Varios son los artículos que constan en la actual Carta Magna ecuatoriana serán violentados por el régimen, que la concibió y la vio nacer con el tratamiento y suscripción de este nuevo TLC.

Art. 417: “Los tratados internacionales ratificados por el Ecuador se sujetarán a lo establecido en la Constitución”.

Art. 281: “La soberanía alimentaria  como un objetivo estratégico y obligación del Estado”…

Art. 334: “del acceso equitativo  a los factores de producción, mediante políticas de fomento a la producción nacional en todos los sectores”…

Art. 421: “La aplicación de los  instrumentos comerciales internacionales no menoscabará, directa o indirectamente, el derecho a la salud…”

Art. 400: “El Estado ejercerá la soberanía sobre la biodiversidad…”

Art. 402: “Se prohíbe el otorgamiento  de derechos, incluidos los de propiedad intelectual, sobre productos derivados…”

Art. 422: “No se podrá celebrar  tratados o instrumentos internacionales en los que el Estado ecuatoriano ceda jurisdicción soberana a instancias de arbitraje internacional…”

Art. 334: “El Estado promoverá  el acceso equitativo a los factores de producción…”

Art. 288. “Las compras públicas cumplirán con criterios de eficiencia, transparencia, calidad…”

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: