Ecuador: Carta Abierta a Mauricio Rodas, Alcalde electo de Quito

26 febrero, 2014

Imagen-Ecuador: Carta Abierta a Mauricio Rodas, Alcalde electo de Quito

Mauricio Rodas - Alcalde electo de Quito

CARTA ABIERTA A MAURICIO RODAS, ALCALDE ELECTO DE QUITO ECUADOR

Por María Belén Moncayo

Estimado Mauricio: Empiezo esta carta comentándole que mi voto en las elecciones seccionales del día de ayer fue nulo por convicción más no por mandato presidencial. El objetivo principal de estas líneas es notificarle que en adelante me convertiré en una permanente veedora de su gestión como Alcalde de Quito.

Mi gestión inicia hoy con las siguientes demandas que el derecho constitucional me otorga:

Primero: El peor error que podría usted cometer Señor Rodas es convencerse de que la totalidad de la votación obtenida en su favor se ha derivado de una fe ciega de l@s quiteñ@s en sus propuestas de campaña. Usted y todo el Ecuador sabemos que la razón de su victoria se debe en un altísimo porcentaje a la política insultante y anti-derechos aplicada por la administración de Augusto Barrera, quien ha seguido al pie de la letra el paradigma de derecha remozada de la Revolución Ciudadana; por lo tanto mal haría en pretender gobernar la ciudad con el catecismo en la una mano y con la correa en la otra. Notorio es que Quito está más allá de los hemisferios partidistas y que lo único que pide a gritos es una vida digna y en paz.

Segunda: Es imprescindible que su ardua labor de haber peinado la ciudad en esta campaña electoral, motivada por el diálogo con las quiteñas y los quiteños, la canalice a través de su ser integral; con esto quiero decir que las demandas escuchadas por usted y su equipo deben responder directa e inequívocamente al pueblo mandante y no a los grupos de poder económico que auspician su palestra política y con quienes hoy por hoy ha articulado acuerdos. En este sentido otro de los extravíos imperdonables que podría suceder en su gobierno, sería el desconocer esa cantidad considerable de votos nulos que son tales en las presentes elecciones seccionales por obra y desgracia de la política capitalista- extractivista, patriarcal, misógina y narcisista de Rafael Correa; para corroborarlo tiene a las redes sociales masivamente presentando imágenes de sus papeletas electorales, sobre las que hemos hecho nuestras demandas, las que sobre todo reclaman resarcir nuestros pisoteados derechos humanos y los de la naturaleza. Paso a resumirle estas demandas con el ánimo de exigirle su contingente administrativo y político para que se lleven a cabo: Aborto seguro, libre y gratuito, Género y no sexo en la cédula de identidad, Respeto a la familia diversa y opción del Matrimonio Civil Igualitario, clausura total de las clínicas de “deshomosexualización” y adicciones, No aplicación del Decreto 16, No a la criminalización de la protesta, Consulta Popular Yasuní ITT, No a la firma del TLC con Europa, No a la política extractivista y No a los transgénicos, conversión de los actuales contenedores de carne en transporte digno de seres humanos, No a la cosificación de los seres vivos en contenidos de difusión pública. Cierto es que la solución nacional y total a estos graves problemas que nos aquejan no son de su competencia, lo que si es cierto es que Quito constituye el pulso político y moral de los gobiernos que administran el Ecuador; por lo tanto es su deber hacer lo posible y lo imposible para que su Alcaldía sea el reflejo de una ciudad evolucionada, feminista y que viva desde una matriz productiva que favorezca de una manera social y contemporánea la economía de sus habitantes.

Tercera: Queda claro en la demanda anterior que para conseguir una política pública del siglo XXI es preciso, además, abandonar la obsesión por “las ciudades del conocimiento”, las que lejos de proponer el auto-conocimiento del ser humano, glorifican la razón, el enciclopedismo y la tecnología como principales componentes de su existencia; nada más moderno y caduco que este paradigma. Es impostergable reemplazar este modelo malsano por una política del cuerpo como contenedor de la identidad y sobre el que es innegable se impregnan todo tipo de violencias. Hago sobre el tema del cuerpo una demanda por separado en la consideración de que usted cursó su vida estudiantil por colegios regentados por el Opus Dei, habiendo mi persona estudiado en uno, conozco de sobra la satanización y oscuridad que le deben haber inculcado a propósito de la prostitución, el aborto, la diversidad sexo-genérica y la sexualidad. Con lo cual le hago un llamado a que recuerde que el Ecuador es un país constitucionalmente laico y que por ende sus decisiones no pueden -como lo hace el Presidente de la República- supeditarse a sus creencias religiosas ó a las de sus más fervientes allegados socialcristianos; empezando por ejemplos vitales como el no permitir que las mujeres quiteñas sean detenidas por abortar y continuando con ejemplos menos vitales como erradicar el uso de fondos públicos para la elaboración de pesebres navideños, luminosos en la ciudad.

Cuarta: Con la prepotencia que les caracteriza a Rafael Correa y a Jaime Nebot, el primero le ha enviado un mensaje de que la desobediencia por su parte a sus órdenes, significaría para Quito y el país un caso de caos ingobernable. El segundo le ha felicitado y sobra la explicación sobre el guiño político que eso significa. Quienes hemos votado nulo y una gran cantidad de personas que le dieron el voto exigimos que su administración no se someta de manera sumisa a los decretos presidenciales, cuando estos significan la violentación de todos los derechos humanos y del ecosistema antes mencionados; como tampoco queremos que arme usted un compadrazgo con el Alcalde de Guayaquil con la perspectiva de convertir a la derecha en la primera fuerza votante del país que lo lleve en el futuro a Carondelet. No queremos que el Ecuador se convierta en la Venezuela de la actualidad, queremos las quiteñas y los quiteños vivir en una cultura de paz, de respeto a todo lo diferente y de economía soberana y solidaria.

Quinta:  Es de su pleno conocimiento la obra civil que Quito demanda, parte de la misma será una continuación de lo emprendido por el Alcalde en funciones y otra será implementada por su política. Sobre este aspecto quiero insistir en la necesidad imperiosa de que las obras en el espacio público y las ordenanzas para el espacio privado respondan a una política del cuerpo como contendedor de los deseos, los sentimientos, del pensamiento y de la espiritualidad; como dueño de derechos y soberanía; como uno solo con el todo. Teniendo en cuenta esta perspectiva que ha sido posicionada en otras sociedades evolucionadas del mundo, se vuelve necesario botar a la basura el modelo de ciudad funcionalista e industrial y llamada con propiedad por usted “moderna”. L@s disidentes de la política atroz de Augusto Barrera demandamos que sus intenciones privatizadoras o “miamizadoras” sean revisadas antes de su desarrollo y realización. El momento en que usted empiece a convertir a Quito en una ciudad para mentes sin cuerpo, para autos y para ganar premios internacionales será el momento en que deberá retirar sus pertenencias personales de su despacho porque le pediremos la renuncia. Me despido deseándole lo mejor en sus funciones de Alcalde de Quito.

Saludos cordiales,

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: